Room Mate se estrena con sorpresas en Málaga y Milán

Room Mate se estrena con sorpresas en Málaga y Milán

La cadena hotelera inaugurará el próximo marzo su tercer establecimiento en Italia y primero en la capital de Lombardia, y 'Valeria', junto al puerto de la ciudad andaluza

Sonsoles Vázquez

Madrid

03/02/2016 - 14:08h

Una de las habitaciones del hotel Room Mate Valeria, en Málaga

Tras un 2015 récord, Room Mate, la compañía de Kike Sarasola, prosigue su expansión. Para los próximos doce meses ya tiene previstas diez inauguraciones nuevas, que podrían completarse con otras diez si llegan a buen puerto las negociaciones abiertas. Las más inminentes, en Málaga y Milán.

Giulia: con los colores de Italia

El edifico histórico del siglo XIX del Giulia, situado a pocos pasos de la Plaza del Duomo y la Galería Vittorio Emanuele, diseñado por la interiorista Patricia Urquiola, alberga 85 cómodas habitaciones, muy apropiadas para perezosos, con desayuno hasta las 12 del mediodía. Con ganas de sorprender, ofrece todo el diseño que se busca en la ciudad de la moda y las tendencias, y muchas referencias a lo más auténtico de Lombardía y a los colores de Italia.

Todas las estancias han sido concebidas para sentirse en un lugar familiar con cierto aire vintage y elementos de fuerte contraste. Los colores rosa, verde y azul, los materiales tradicionales como el ladrillo de terracota, y la profusión de mobiliario contemporáneo no dejan indiferente a nadie. Esa mezcla de moderno y artesanal se aprecia desde el momento en que se llega a recepción, revestida con 16 paneles del artista Sandro Fabre y el conocido mobiliario de la artista catalana.

Valeria: aires andaluces

El Valeria va a abrir sus puertas en la plaza de la Marina de Málaga, ciudad en la que ya cuenta con el Larios y el Lola, enclavados en pleno Soho. El nuevo hotel ocupa dos edificios unidos que han dado lugar a 57 habitaciones, a las que se sumará una amplia terraza y seguramente un restaurante de renombre.

Fresco, verde, ecléctico y andaluz, está inspirado en el aire artístico, marinero y señorial que caracteriza a la ciudad; en este caso, bajo las pautas estéticas del estudio Melian Randolph. En las habitaciones destacan sus grandes camas con colchones súper cómodos y baños con duchas efecto lluvia; y en la azotea, una piscina para disfrutar de las mejores vistas de la bahía.