Soria descarta cierres “definitivos” de paradores

Soria descarta cierres “definitivos” de paradores

Asegura que la empresa entraría en concurso si no se lleva a cabo el ERE planteado

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, contradice a los sindicatos de Paradores en cuanto a la reestructuración y futuro expediente de regulación de empleo (ERE) que se acometerá en su red en toda España. Si bien, ha indicado que sin un ERE la empresa iría a parar a una situación concursal y de suspensión de pagos, ha descartado, como afirman los sindicatos, que se vaya a llevar a cabo cierres definitivos de establecimientos. “Serán temporales”, insistió.

“De momento estamos negociando el ERE con los representantes de los trabajadores con reuniones todos estos días. La empresa estudia el cierre temporal de siete paradores porque quieren evitar el definitivo”, indicó.

La versión de los sindicatos

Las palabras del ministro contrastan con lo anunciado por los sindicatos un día antes, que aseguraban que la empresa planea el cierre de siete establecimientos y el cierre temporal de 27 de los 34 paradores existentes, así como un ERE para la extinción del 14% de la plantilla, 644 trabajadores.

El Gobierno indica que las medidas planteadas --que insiste no pasan por cierres definitivos-- derivan de la insuficiencia del ajuste de gasto de 20 millones de euros que ya llevaron a cabo este año. Los números de Paradores dejan que desear. En 2004 la empresa tenía 45 millones invertidos en Bonos del Estado, mientras que cerró 2011 con números rojos por valor de 113 millones.

Movilizaciones en Teruel

Sea como fuere, la localidades sobre cuyos paradores planea la sombra del cierre definitivo ya han comenzado a movilizarse. Hostelería y ayuntamientos creen que se trastocará al turismo de la zona. En el punto de mira se encuentran los paradores de Albacete, Manzanares (Ciudad Real), Ayamonte (Huelva), Puerto Lumbreras (Murcia), Teruel, y Ferrol y Verín (Galicia).

De momento, los 36 trabajadores del parador de Teruel ya han indicado iniciarán movilizaciones, mientras que el alcalde, Manuel Blasco, ha mostrado su oposición al cierre. Unos y otros sostienen que el parador es rentable y la privatización está detrás de estos movimientos.

Los alcaldes se levantan

En Galicia, el alcalde de Ferrol, el popular Manuel Rey, ha indicado que no concibe el cierre de un establecimiento abierto desde los 60 y que es un “icono turístico” de la ciudad. Mientras tanto, los hosteleros de la zona de Verín, han asegurado que será un duro golpe para el sector turístico.

Si bien en la comunidad gallega la alerta es patente por el posible cierre definitivo de estos dos establecimientos, se da la circunstancia de que un nuevo parador está en marcha: el de Muxía. Este fue comprometido por el Gobierno Aznar tras la tragedia del Prestige y tras muchos años de dilación, fue definitivamente aprobado en los presupuestos este año.

El alcalde del municipio, Félix Porto, indica que no hay inquietud por el futuro de este establecimiento, al que todavía le aguardan obras proyectadas por 36 meses.