Todos quieren ser Antonio Catalán

Todos quieren ser Antonio Catalán

La creación de AC by Marriott es la referencia para las nuevas alianzas hispano-estadounidenses, protagonizadas por Tryp by Wyndham, Sheraton o Holiday Inn

Joan Oliva

15/03/2012 - 20:43h

El éxito de AC Hotels by Marriott, la joint venture creada a finales de 2010 por la cadena de Antono Catalán, AC Hotels, y  Marriott International, está siendo un espejo para otras marcas estadounidenses y españolas que imitan la fórmula. A raíz de esta operación, más cadenas norteamericanas aterrizan en España en busca de socio local, señalan los expertos del sector hotelero.

Al proyecto del empresario que ha logrado convencer a J.W. Marriott, le siguen otras fórmulas parecidas como Tryp by Wyndham (53 hoteles de la antigua marca Tryp, de Meliá), u otras alianzas que protagonizan actualmente Holiday Inn con las franquicias de Rafael Hoteles. Sin olvidar las de Sheraton (grupo Starwood) con socios locales.

Sobre este último caso, Starwood Hotels & Resorts ha firmado este año el acuerdo con el Grupo Comercial Mirasierra, para convertir el Mirasierra Suites en el primer hotel Sheraton en Madrid. Será además el sexto Sheraton en España.

Ventajas

Pero, ¿qué  ventajas buscan las cadenas españolas con esta asociación? Los expertos las enumeran: sumar a su gestión la experiencia de una marca líder, apoyos en la comercialización, impulso radical de sus estrategias de marketing y obtención de recursos e, incluso, liquidez para lanzarse a conquistar mercados exteriores. AC by Marriott tiene fuertes planes de expansión en América Latina, Europa y Norte de África

Esta extensión de la joint venture va a desarrollarse en lugares donde no se solape con hoteles de Marriott .

La incorporación a los programas de fidelidad de las respectivas cadenas es una buena jugada para los dos partners. Con AC by Marriott los clientes de la antigua AC Hoteles, hasta el momento uno de los públicos más fieles a una marca urbana española, se han incorporado al Marriott Rewards, el programa de canje de puntos por estancias del que disfrutan millones de clientes de la cadena.

Tarifas mayores

Otra gran ventaja es el incremento en las tarifas de algunos de estos establecimientos que pasan a operar en régimen de gestión bajo una emblema norteamericano. Para muestra un botón: los hoteles céntricos de Madrid y los colindantes con la estación del AVE, en Atocha.

“Los hoteles de cuatro estrellas de la marca AC eran los más consistentes de España. Probablemente la única marca apetecible para Marriott”, resalta a 02B el socio director de PHG Hotels & Resorts, Ivar Yuste, que descarta que pueda haber una absorción total que lleve a la desaparición de la franquicia española.

Todo lo contrario, argumenta el consultor. “Catalán es el presidente AC by Marriott. Ahora te metes en la web de ellos (Marriott) y allí está AC Hotels en un puesto destacado". Si Marriott hubiese querido canibalizar a AC, quedarse con sus hoteles sin más, o adueñarse de la gestión, hubiera adoptado otra estrategia", añade Yuste.

Un ejemplo de ello es que varios establecimientos de la red de AC by Marriott han pasado a ser operados en régimen de gestión bajo una marca totalmente ajena a los dos socios, la cadena H2, que conduce la segunda generación de los impulsores Catalonia Hoteles.

Presentes en España

Para los hoteles estadounidenses, las sinergías son diversas. Principalmente, la proyección por partida doble en un mercado, el español, donde no eran notorios, o también en el europeo. El Grupo Marriott, que sólo disponía de cuatro establecimientos en España, adquirió por 80 millones el 50% de la empresa española, ampliando su portafolio en más de 9.000 habitaciones adicionales.