Un ex directivo de Caixa Galicia asesora a un grupo hotelero que financió con 35 millones

Un ex directivo de Caixa Galicia asesora a un grupo hotelero que financió con 35 millones

Inversora de Hoteles Vacacionales, gestionada por Iberostar, sigue participada por Novagalicia

X. R. Moscoso

La Coruña

15/01/2014 - 21:18h

José Luis Méndez y Miguel Fluxá
Favor con favor se paga. Y si hay dinero de por medio, razón de más. José Luis Méndez no es precisamente un jubilado al uso tras su marcha de la dirección general de Caixa Galicia justo a las puertas de su fusión con Caixanova, en el otoño de 2010. A determinados consejos de administración que fue abandonando por representar a la caja, y a otros en los que sigue, suma una actividad que le lleva en muchas ocasiones a Palma, donde tiene su base de operaciones el grupo hotelero Iberostar, a cuyo presidente ejecutivo, Miguel Fluxá, asesora, y al que financió vía créditos y participaciones accionariales en determinados proyectos durante su etapa en la extinta caja gallega.

A decir por el dinero destinado a su financiación y a la entrada de Caixa Galicia en su capital como accionista, Inversora de Hoteles Vacacionales fue uno de los proyectos más mimados en la etapa de Méndez en la caja gallega. De acuerdo con la memoria de la propia compañía, los créditos concedidos por la caja gallega a este proyecto, liderado por Iberostar, ascienden a unos 22,8 millones de euros, repartidos en varios tramos de financiación para la firma y sus filiales, con fechas de vencimientos en el calendario de pagos que se prolongan hasta el año 2021. De esos 22,8 millones prestados por la caja gallega a través de tres operaciones de financiación, a 31 de diciembre de 2012 Inversora de Hoteles Vacacionales todavía tenía un saldo vivo con la heredera de Caixa Galicia, es decir, Novagalicia, de unos 17,3 millones.

Inversora de Hoteles Vacacionales es un proyecto con base en Palma que tiene como socio a la propia cadena de Miguel Fluxá, su impulsora y que aporta su know how, y a varias entidades financieras. Sus accionistas actuales son: Iberostar (25%), NCG (25%), Banco Mare Nostrum (25%) y la sociedad de capital riesgo Estrategia de Inversiones Empresariales, con otro 25%.
 
 
Novagalicia mantiene una participación de un 25% en Inversora de Hoteles Vacacionales
 
A cierre de 2012, NCG tenía suscritas, tras varias ampliaciones de capital a las que acudió, un total de 3,2 millones de acciones de Inversora de Hoteles Vacacionales, situando el valor de su participación en 12,8 millones de euros. En síntesis, si se suman estas inyecciones de capital a los préstamos contraídos por la sociedad con la extinta Caixa Galicia, el proyecto de Fluxá obtuvo 35,6 millones de euros de la caja en la etapa de Méndez.

Caixa Galicia entró en el accionariado del proyecto en el 2000, que fue el año de su constitución. La participación se mantiene desde entonces. De acuerdo con el portfolio de participadas de NCG, “la actividad de Inversora de Hoteles Vacacionales se basa en la promoción y realización de los activos inmobiliarios relacionados con el negocio hotelero. De los cuatro socios, la cadena Iberostar es la responsable de la gestión de hoteles promovidos por la empresa”.
 
 
Iberostar es la responsable de la gestión de los hoteles promovidos por la empresa
 
Los otros socios, dice NCG, “contribuyen con su capacidad financiera, que se añade a la capacidad técnica e industrial de Iberostar”. “Esta estructura accionarial”, explica NCG, “actúa como un punto de partida para la creación de un ambicioso plan de expansión diseñado para tener una presencia notable en el área mediterránea”.

Lo cierto es que el proyecto apadrinado por Fluxá y financiado en gran medida por su ahora asesor José Luis Méndez no ha resultado tan prometedor como se pintaba inicialmente. La compañía, que ha llegado a gestionar siete hoteles repartidos por España, Marruecos y Croacia, presentó unas pérdidas explotación de 12,7 millones de euros al cierre de 2012, con una facturación de 28,3 millones de euros.

El resultado consolidado arrojó unos números rojos superiores a los 18 millones de euros. La compañía tiene un fondo de comercio negativo, advertido por sus auditores, Ernst & Young, de 31,7 millones, lo que la sitúa en quiebra técnica. Con esta situación patrimonial, a buen seguro que la participación en Inversora de Hoteles Vacacionales todavía es un quebradero de cabeza para NCG, y para dos de sus ejecutivos que hasta 2013 se sentaban en el consejo de la participada: Miguel Delmas y Noemí Rodríguez Agromayor. La compañía llegó el año pasado a un pacto para refinanciar su deuda, con aplazamientos y el compromiso de desinversiones.