Un hostal 'chic' cierra un pelotazo antes del fin de licencias en BCN

Un hostal 'chic' cierra un pelotazo antes del fin de licencias en BCN

Casa Gracia se extiende al edificio contiguo y abrirá un restaurante y lounge

Ignasi Jorro

Barcelona

02/05/2015 - 20:18h

Vista del inmueble contiguo y del interior del Casa Gràcia

Un hostal premium en Barcelona ha conseguido cerrar un pequeño pelotazo en el corazón de la milla de oro barcelonesa. El hostel 'chic' Casa Gràcia se expande al edificio contiguo para abrir un restaurante, cafetería, cocktelería y probablemente, más camas.

El alojamiento boutique ha tenido suerte: el ayuntamiento ha cerrado el grifo de licencias turísticas en la zona por la saturación de hoteles. No obstante, Casa Gràcia se anticipó al bloqueo y ahora ultima la apertura de su segunda unidad de 800 metros cuadrados, que estará acabada a finales de mayo, antes de la campaña estival.

Image and video hosting by TinyPic

"Es básicamente una ampliación. Habrá un restaurante, una cafetería, la recepción y un espacio musical", han señalado fuentes del establecimiento. La operación convierte Casa Gràcia en un rara avis en Barcelona: un hostal elegante para mochileros repartido en dos bloques y situado en una de las calles más caras de la ciudad.

Disgusto

Precisamente, la ampliación de Casa Gràcia disgusta a un colectivo vecinal, que ya ve demasiados hoteles en la zona. "Conocemos el caso, y lamentamos que el ayuntamiento paralizara las nuevas licencias, pero no las ya concedidas", ha valorado Héctor Panizo, portavoz de la plataforma Gràcia on Vas.

No en vano, el hostel ejecuta la operación en una 'zona sensible' por el aluvión de aperturas hoteleras. El fondo Emin Capital ha comprado la sede de Deutsche Bank -situada justo delante del hostel-- para abrir un alojamiento de alto nivel, que gestionará Four Seasons.

Asimismo, el grupo Núñez y Navarro proyecta un alojamiento de cinco plantas y 150 habitaciones en un área cercana.

Inversores

La ampliación de Casa Gràcia la impulsa Encazeshem SL, la firma hotelera de un grupo de jóvenes inversores de ascendencia hispano-israelí. La sociedad abrió el alojamiento de 265 plazas en junio de 2010, y ahora busca "crear un espacio al que puedan acudir los turistas y vecinos de la ciudad".