Los viajeros quieren hoteles sostenibles (y pagarían por ello)

Mas Salagros se anuncia como primer hotel 100% ecológico y sostenible.

Los viajeros quieren hoteles sostenibles (y pagarían por ello)

Hasta un 90% de viajeros españoles afirma que querría alojarse en hoteles sostenibles. Una tendencia al alza que la industria hotelera no puede obviar

Lejos de ser una moda pasajera, la creciente preocupación por la sostenibilidad es un hecho que va más allá de las estadísticas. Para un alojamiento, ser eco-friendly es también un modo de diferenciarse de la competencia y alinearse con una filosofía pero, también, de mejorar su cuenta de resultados.

Hasta un 79% de los viajeros considera importante reservar un hotel que aplique prácticas ecológicas y sostenibles en su gestión, según la Organización Mundial del Turismo.

Una cifra que se eleva hasta el 90% según datos del Instituto de Turismo Responsable, Global Sustainable Tourism Council y TripAdvisor, quienes añaden que un 34% de los viajeros estarían dispuestos a pagar más por alojarse en estos establecimientos.

Una inversión con retorno directo

Y es que, aunque en ocasiones pueda entenderse como un gasto –es el caso de los hoteles en la Isla del Nido (Filipinas), que contratan guardias de seguridad para impedir la pesca ilegal que destruye el ecosistema marino, su principal riqueza-, la mayor parte de las medidas, como el uso eficiente de la energía y el agua, suponen un ahorro importante en los gastos del hotel.

Incluso en el ejemplo de los hoteles filipinos, el gasto tiene una repercusión directa: contribuye a mantener los más de 6,5 millones de turistas que cada año visitan el país, atraídos por los fondos marinos de peces tropicales.

Los viajeros demandan más compromiso

A pesar de apostar por alojamientos más respetuosos, hasta un 55% de los viajeros españoles asegura que en pocas ocasiones consigue alojarse en hoteles sostenibles, según el Informe Global sobre Turismo Sostenible 2018 de Booking, lo que indica que aún hay un largo camino por recorrer.

La nueva herramienta 'Intant Booking' funciona como aplicación móvil y en versión web
Un 55% de españoles afirma no lograr alojarse en hoteles sostenibles.

Consecuencia de esta inquietud creciente surgen las primeras plataformas que, como Origorooms, incluyen en su catálogo únicamente hoteles 100% ecológicos. Nacida el pasado mes de abril, cuenta hoy con 15 establecimientos en Aragón, Asturias, Canarias, Cataluña y Navarra.

Sus responsables afirman que su objetivo pasa por ofrecer “la experiencia de sentirse uno más del ecosistema al que pertenecemos”. Por eso, además de aportar por energías renovables limpias, sus hoteles deben generar un impacto positivo en su entorno y reinvertir en la comunidad local.

Todos ellos, además, practican la filosofía de Km0, cuentan con proveedores locales para reducir la contaminación que genera el transporte y se basan una arquitectura de bajo impacto.

Una identificación más clara

A medida que la intención de viajar de forma sostenible avanza, se demandan fórmulas más sencillas para identificar las opciones hoteleras más ecológicas. Así, un 41% de los encuestados por Booking en su estudio reclaman un filtro en las páginas web de reservas para buscar opciones respetuosas con el medio ambiente y exige un estándar internacional para identificar alojamientos ecológicos.

En este sentido, el gigante de reservas hoteleras on line trabaja con organizaciones como Green Key, cuya etiqueta ecológica ha sido reconocida a nivel internacional, para clasificar los alojamientos en su web.

Cómo hacer un hotel sostenible

Los suministros, que suponen entre el 10 y el 12% de los costes de operación de un hotel, según el Centro de Conocimiento, Inteligencia e Innovación Turística (Intelitur), y se sitúan solo por detrás del gasto en personal y alimentos y bebidas, ofrecen un enorme potencial de mejora.

Si los hoteles de España redujesen su consumo energético en un 10%, la energía ahorrada equivaldría al consumo anual de una ciudad como Cáceres

Con una edad que supera en su mayoría los 20 años, el parque hotelero español cuenta con construcciones que no han seguido criterios de eficiencia energética y sostenibilidad.

Intelitur estima que si los hoteles de España redujesen su consumo energético en un 10%, la energía ahorrada equivaldría al consumo anual de una ciudad como Cáceres. Traducido al impacto sobre el medio ambiente, se evitaría la emisión de centenares de toneladas de CO2 a la atmósfera.

Pese a los claros beneficios económicos que conlleva la implantación de medidas de eficiencia energética, un estudio de Endesa calcula que solo el 21% de los hoteles españoles ha puesto en marcha este tipo de medidas, mientras que el 61% muestra un potencial de ahorro en su consumo de hasta un 20%.

Mala decisión si tenemos que en cuenta que por cada euro invertido en la reducción de la factura energética es posible recuperar 6,75 euros, según la consultora energética Aiguasol. La implantación de soluciones de bajo consumo puede ser una buena manera de comenzar, según los expertos.

SUITEROMANI MasSalagro
El compromiso ecológico va desde la gestión de residuos al uso de materiales respetuosos.

Ahorro de agua y luz

El uso más eficiente del agua es otro de los caballos de batalla. Entre las actuaciones más extendidas se emplean dispositivos de ahorro de agua en grifos (que reducen el consumo hasta un 60%) o bien se reajusta la temperatura del agua caliente.

Por cada euro invertido en la reducción de la factura energética de un hotel es posible recuperar 6,75 euros, según la consultora energética Aiguasol

Según una encuesta de PwC, el 72% de los establecimientos implanta soluciones para el uso eficiente del agua que permiten registrar ahorros de consumo de entre el 15% y el 40%.

La renovación de electrodomésticos por otros más eficientes, que permiten un ahorro del 50% de consumo energético, o la instalación de sistemas de ventilación eficades, a través de los cuales se pueden lograr reducciones de consumo de entre el 5% y el 10%, son otras de las medidas a tener en cuenta.

Por el contrario, las renovaciones de calderas o la implantación de energías renovables, eficaces y rentables a medio plazo, son desplazadas por la elevada inversión inicial que requieren, señala PwC.

Los hoteles más eco-friendly

Hoteles como Mas Salagros EcoResort, en Vallromanes (Barcelona) son máximos exponentes de esta tendencia. Ubicado en unas antiguas ruinas romanas, utiliza materiales de construcción reciclados, gestiona sus residuos y realiza un consumo energético eficiente, además de ofrecer amenities ecológicos y ropa de cama de algodón orgánico.

A Quinta da Auga, en Santiago de Compostela, y autodefinido como ‘hotel naturaleza’, ha recibido numerosos galardones por sus instalaciones inteligentes. Además utiliza productos sostenibles y ecológicos tanto en la cocina, como en el spa.

El Hotel Viura, en Villabuena de Álava, practica la filosofía Km0.
El Hotel Viura, en Villabuena de Álava, practica la filosfía Km0.

También en la ciudad se puede ser ecológico: Catalonia Magdalenes, en Barcelona, ahorra agua y la recicla, cuenta con paneles de energía solar térmica, y en su restaurante utiliza productos que provienen de agricultores locales.

Port Blue Club Pollentia Resort, en Mallorca, y Playa de Luz, en Rota, son también destacados por sus prácticas sostenibles, que les han valido el certificado Travelife Gold.

Botánico & The Spa Oriental Garden, en Puerto de la Cruz (Tenerife), Hotel Viura, en Villabuena de Álava, CAEaCLAVELES, en Llanes (Asturias), Mar de Fulles, en Castellón, o Asia Gardens, en Alicante son otros de los establecimientos destacados por su compromiso con el medioambiente.