Ya puedes dormir en la Plaza Mayor de Madrid

Solo en este hotel te despertarás en la Plaza Mayor de Madrid. Foto Grupo Pestana.

Ya puedes dormir en la Plaza Mayor de Madrid

Por primera vez en su historia, la Plaza Mayor de Madrid cuenta con un hotel, que recupera además el edificio histórico de la Casa de La Carnicería

Mar Nuevo

Madrid

08/05/2019 - 19:45h

Frente a la Casa de la Panadería, compartiendo una arquitectura y diseño emblemáticos que llevan el sello del mismísimo Felipe III y ocupando otro edificio histórico igualmente icónico, como es la Casa de la Carnicería, abre sus puertas el primer hotel del Grupo Pestana en Madrid. El único establecimiento que te permitirá despertarte en plena Plaza Mayor de la capital.

Historia, cultura, gastronomía, espectáculos, tradición… los viajeros escogen cada vez más Madrid como destino de experiencias únicas pero ¿cómo sería iniciar un recorrido desde su centro neurálgico, bajo las arcadas de la mismísima Plaza Mayor?

Por primera vez en sus más de 400 años de historia, la Plaza Mayor de Madrid, una de las más representativas de España y de Europa, permitirá a los viajeros dormir entre sus arcadas

[Para leer más: Cien eventos confirman a Madrid como ‘the place to be’ en 2019]

Ahora, y por primera vez en sus más de 400 años de historia, la Plaza Mayor de la ciudad, una de las más representativas de España y de Europa, que ha acogido desde espectáculos a mercados, pasando por la actividad de gremios que, como los panaderos o los carniceros, proveían a la ciudad de todo tipo de productos, permitirá también alojarse en una de las 87 habitaciones del flamante Pestana Plaza Mayor.

Pestana Vistas Plaza Mayor. Foto Grupo Pestana.
¿Es o no un lujo despertarse con estas vistas? Foto Grupo Pestana.

Hacer de la necesidad virtud

El segundo hotel del grupo portugués en España -abrió en 2013 el Pestana Arena Barcelona- promete convertirse en poco tiempo en un must para turistas y locales.

No solo por una rehabilitación compleja que ha permitido devolver a la vida un edificio que se degradaba lentamente tras el abandono de sus anteriores funciones como Junta Municipal de Distrito desde 2008, sino también por conjugar una oferta hotelera con servicios que invitan también a los madrileños a traspasar sus puertas.

El Estudio b76 de arquitectura e interiorismo, con la colaboración de Agustín Martínez Gil, fue el encargado de recuperar este impresionante edificio, que sobrevivió hasta a tres incendios a lo largo de su historia, y que el proyecto unió a un parque de bomberos situado en la calle Imperial

El Estudio b76 de arquitectura e interiorismo, con la colaboración de Agustín Martínez Gil, fue el encargado de recuperar este impresionante edificio, que sobrevivió hasta a tres incendios a lo largo de su historia, y que el proyecto unió a un parque de bomberos situado en la calle Imperial.

Pestana Piscina. Foto Grupo Pestana
En la azotea nos espera un oasis (con piscina) entre los tejados y el cielo de Madrid. Foto Grupo Pestana.

“Lo más complicado de la obra” relata el cofundador del estudio, Carlos Hernández Carrillo, que firma también las obras de otros icónicos hoteles como el Only You del barrio de Chueca o el Hard Rock de Ibiza, “fue la adecuación como hotel de un edificio construido obviamente para otros fines”.

Con una dificultad añadida: como un espacio con los máximos niveles de protección, el proyecto tenía que respetar meticulosamente el patrimonio, que incluye espectaculares murales de cerámica o bóvedas y paredes de ladrillo visto con centenares de años de historia.

[Para leer más: De tapa en tapa, la ruta más sabrosa llega a Madrid y Barcelona]

“Un reto”, añade Hernández Carrillo, frente al que -inteligentemente- se optó por hacer “de la necesidad virtud”. Así, ante la obligatoriedad de adaptar el proyecto al edificio y no al revés, así como a respetar su estructura y condicionantes, “podemos decir que no hay dos habitaciones iguales”.

Lo que dificultó la ejecución de la obra, que ha conllevado una inversión de 11 millones de euros, tiene por otra parte una ventaja: “un viajero que se aloja y vuelve al cabo de un año dormirá en una habitación totalmente diferente a la anterior, lo que supone una nueva experiencia”.

En la decoración los colores de moquetas, muebles o sofás recrean los de la propia plaza y las pinturas de la vecina Casa de la Panadería, en rojos, azules y ocres, mientras que mil y un detalles aluden al trabajo de los antiguos artesanos, tejedores, bordadores, herreros, carpinteros y alfareros

Pestana Salon de columnas. Foto Grupo Pestana.
El Salón de Columnas ofrece otro exclusivo espacio con vistas a la Plaza Mayor. Foto Grupo Pestana.

Diseño e interiorismo

Aunque mezcla tendencia y estilos, sí hay una línea conductora en todo el interiorismo del hotel, donde “nada es casual, sino que todo tiene su sentido”, explica el director del establecimiento, Rafael Ramírez.

Así, los colores de moquetas, muebles o sofás recrean los de la propia plaza y las pinturas de la vecina Casa de la Panadería, en rojos, azules y ocres, mientras que mil y un detalles aluden al trabajo de los antiguos artesanos, tejedores, bordadores, herreros, carpinteros y alfareros.

No hay dos habitaciones iguales en el hotel; el trabajo extra de diseñar cada una de las estancias adecuándose a la arquitectura ofrece a cambio una experiencia exclusiva e irrepetible

Las paredes de ladrillo visto originales se combinan con las baldosas típicas portuguesas (la calçada), en un guiño al origen de la compañía; los azulejos presiden algunas de las suites; celosías en el spa que evocan el legado islámico de la ciudad; las pinturas se inspiran en artistas como Goya y Velázquez; y antiguas piezas de madera, como puertas originales del edificio, se utilizan para evocar la sobriedad típica de los Austrias, en alusión al momento histórico de la construcción del edificio.

Spa Pestana. Foto Grupo Pestana.
El spa se ubica en las antiguas carboneras del edificio y mantiene las bóvedas en ladrillo visto. Foto Grupo Pestana.

Un hotel boutique

Todo está a punto para recibir a los primeros huéspedes tras un largo camino de pliegos, requisitos, concesiones y trabas burocráticas que se remonta a 2015, cuando Pestana ganó el concurso del Ayuntamiento de Madrid para convertir en hotel los edificios históricos de la Casa de la Carnicería, del siglo XVII, y el parque de bomberos, hoy perfectamente integrados gracias a una impactante escalinata que los conecta y dota de sentido al conjunto.

Los viajeros más afortunados, sin duda, serán los que ocupen las habitaciones con vistas a la plaza, un total de 34

Ahora, y bajo la marca Collection, la gama premium de la compañía portuguesa, el hotel ofrece un total de 87 habitaciones, diez de ellas suites. Los viajeros más afortunados, sin duda, serán los que ocupen las estancias con vistas a la plaza, un total de 34.

Las calles Toledo e Imperial reciben las ventanas y balcones de las restantes, con un hipnótico trasiego de madrileños y turistas que deambulan entre comercios y restaurantes en la zona más castiza de Madrid, mientras que un coqueto rooftop ofrece un oasis de calma y glamour entre los tejados y el cielo de Madrid. Y sí, tiene también piscina.

Suite con ceramica original. Foto Pestana.
Suite con cerámica original del edificio. Foto Grupo Pestana.

Pero no es el único remanso de paz del hotel. Bajo el suelo se abre un spa que aprovecha las antiguas carboneras de la Casa de la Carnicería y que entre bóvedas de ladrillo visto ofrecerá una piscina interior y los más exclusivos tratamientos estéticos así como un pequeño gimnasio perfectamente equipado.

Un restaurante para Madrid

Completa la oferta, en el apartado de la restauración, el RIB Casa de la Carnicería Beef & Wine, especializado, como no podía ser de otra manera, en carnes, en honor al gremio que desde el siglo XVII, y con Madrid ya como capital del reino, ocupó originariamente el edificio.

Especializado,como no podía ser de otro modo, en carnes, el RIB Casa de la Carnicería pretende alzarse como referente para los amantes de la carne y promete convertirse en el ‘place to be’ culinario de la ciudad

El restaurante ofrecerá de nuevo las carnes más exclusivas, entre ellas las de la sierra de Guadarrama, ahora con un toque ecológico, sostenible y de proximidad, y que busca también contribuir a revitalizar la economía local.

Especializado en cortes vacunos, el RIB Casa de la Carnicería pretende alzarse como referente para los amantes de la carne y promete convertirse en el ‘place to be’ culinario de la ciudad.

Restaurante RIB. Foto Grupo Pestana.
Restaurante RIB. Foto Grupo Pestana.

Cuatro laureles de indias y una celosía de hiedra se acompañan de otras plantas y tiestos que aportan un toque fresco y acogedor al espacio del restaurante, que se completa con mobiliario de roble, latón y piel y se ubica en lo que fuera el patio de la estación de bomberos, hoy con una cubierta acristalada y auténtico corazón del establecimiento.

Para animar a los madrileños a atravesar las puertas del restaurante, cuenta con su propio acceso independiente en la calle Imperial

Para animar a los madrileños a atravesar sus puertas, cuenta con su propio acceso independiente, a través de la calle Imperial, donde se ubica también la recepción del hotel, para facilitar la llegada, ya que esta calle permite la entrada de taxis, coches y autobuses (y que nadie se asuste, a pesar de estar dentro de Madrid Central, también se podrá llegar, y aparcar, gracias a las plazas de parking que el hotel posee en el aparcamiento soterrado).

Además, el hotel dispone también de una coctelería, decorada con guiños al Madrid más canalla de los años 20 y 30, también con entrada independiente, y una cafetería con terraza en la Plaza Mayor, el Café de la Plaza, que se ha propuesto en nada sencillo reto de cambiar el concepto que los locales tienen de la gastronomía en la mítica plaza.

Cocteleria en el Pestana Plaza Mayor. Foto Grupo Pestana.
Cocteleria en el Pestana Plaza Mayor. Foto Grupo Pestana.

Con una oferta diseñada por el chef ejecutivo Pablo Bernal de la Cierva, que firma también la carta de RIB, pretende invitar al público local a compartir mesas con turistas de todo el mundo que caen rendidos a la belleza de este icónico espacio.

El grupo luso Pestana, de origen familiar y presente en 15 países con 11.425 habitaciones, se prepara ahora para abrir su segundo hotel en la capital, esta vez bajo la enseña CR7, que la hotelera comparte con el futbolista Cristiano Ronaldo y que verá la luz el primer trimestre de 2020, a poco más de 700 m de la Plaza Mayor, en la arteria comercial por excelencia de la ciudad, la calle Gran Vía.

Recepcion Pestana Hotel. Foto Grupo Pestana.
La sobriedad de la recepción alude a los Austrias que ordenaron la construcción de la Plaza Mayor. Foto Grupo Pestana.

“Y seguimos analizando nuevas oportunidades en España”, avanza Ramírez. Aviso a navegantes.