Colau da carpetazo a la batalla por el bus nocturno de BCN

Uno de los autobuses de la red de NitBus, en Barcelona.

Colau da carpetazo a la batalla por el bus nocturno de BCN

La AMB anula el concurso adjudicado a Alsa en 2014. La compañía no descarta emprender acciones legales contra la administración

PABLO JIMÉNEZ

BARCELONA

22/11/2016 - 22:22h

¿Fin a casi dos años de presiones, recursos y acusaciones cruzadas? El Área Metropolitana de Barcelona (AMB) ha anulado definitivamente el concurso del servicio de Nitbus que en 2014 se adjudicó a Alsa. Fuentes del ente supramunicipal aseguran que la decisión la tomó este lunes el Consejo Metropolitano de la AMB, amparándose en un criterio de “prudencia” después de un proceso que ha implicado diversos dictámenes jurídicos contradictorios.

Según ha podido saber Cerodosbé la decisión todavía no ha sido comunicada oficialmente ni a Alsa ni a Tusgsal, la compañía que presta el servicio de autobuses nocturnos en la zona norte de Barcelona desde hace 25 años. La nueva licitación saldrá a concurso en un plazo máximo de “un año y medio”, explican desde la AMB. Mientras tanto, Tusgsal seguirá prestando dicho servicio.

Desde el entorno de Tusgsal --una cooperativa vinculada a UGT y el PSC con sede en Badalona-- se intentó demostrar desde un principio la invalidez del concurso en base a un hecho: la concesión no se notificó en su momento al Diario Oficial de la Unión Europea, tal y como explicita la normativa comunitaria de concursos públicos. 

Un defecto de forma en la concesión ha dilatado todo el proceso

Según explicó Cerodosbé, Alsa ha recazado en repetidas ocasiones este argumento, tachándolo de “artimaña jurídica”. “Reto a quien quiera a que me enseñe un concurso de la AMB que se haya publicado en Europa. No hay ninguno”, señalaba en una circular interna en octubre Valeriano Díaz, responsable para Cataluña de la empresa de transportes.

La compañía amenazó entonces a la AMB con emprender acciones judiciales y exigir “compensaciones económicas” al organismo público que preside la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. Una opción que todavía está sobre la mesa, según aseguran fuentes de Alsa a este medio. Las mismas voces critican igualmente que la AMB haya tomado esta decisión sin tener en cuenta otras opciones legales que subsanasen el defecto de forma origen del conflicto.

 El concurso de la discordia tenía una dotación de 106 millones de euros y una duración de seis años.