La patata caliente del concurso del NitBus que podría explotarle a Colau

Uno de los autobuses de la red de NitBus, en Barcelona.

La patata caliente del concurso del NitBus que podría explotarle a Colau

Alsa, ganadora en 2014 de una licitación que todavía no se ha aplicado, amenaza con denunciar al Área Metropolitana de Barcelona

PABLO JIMÉNEZ

Barcelona

13/10/2016 - 22:38h

En 2014 el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) adjudicó a la empresa Alsa el servicio de autobuses nocturnos de la zona norte de la capital catalana, más conocido como NitBus. Dos años después, y tras numerosas alegaciones y protestas por parte de la antigua prestadora del servicio, la compañía con sede en Badalona Tusgsal, la licitación sigue sin aplicarse.

En la última reunión del consejo de AMB celebrada hace un par de semanas la decisión se pospuso de nuevo.

Ahora, tras cumplirse un tercio de la duración total del concurso (dos de los seis años señalados en el pliego), Alsa amenaza con emprender acciones legales contra el organismo público que preside la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y en el que tienen representación los 36 municipios de la zona. Así como a exigir “las compensaciones económicas y responsabilidades personales que haya lugar”, explica Valeriano Díaz, responsable para Cataluña de la empresa de transportes.

El origen de este largo conflicto hay que encontrarlo en la licitación que, tras casi 25 años de servicio, arrebató a Tusgsal la gestión de una red de rutas con alrededor de 4 millones de pasajeros anules. Más de una decena de líneas de autobús que conectan, a partir de la medianoche, las múltiples localidades de la periferia de la capital catalana, incluida la propia Barcelona.

La firma badalonesa, creada en 1985 por antiguos trabajadores de la zona vinculados a UGT bajo un modelo de cooperativa, aludió desde un principio a las irregularidades cometidas en el proceso de adjudicación. La principal, la no publicitación del concurso en el Diario Oficial de la Unión Europea, tal y como exige la normativa comunitaria sobre contratación pública.

Tusgsal, que sigue ejerciendo el servicio, aludió desde un principio a irregularidades en el proceso de adjudicación

Desde Alsa, empresa de origen español adquirida en 2005 por el gigante británico de los transportes National Express, rechazan este argumento, tachándolo de “artimaña jurídica”. “Reto a quien quiera a que me enseñe un concurso de la AMB que se haya publicado en Europa. No hay ninguno”, apunta Díaz.

Igualmente, fuentes de la empresa desmienten otro de los temores manifestados por los 170 trabajadores de Tusgsal que a día de hoy siguen trabajando en el NitBus: la plantilla al completo se subrogaría a Alsa –según contempla las condiciones de la adjudicación—bajo el mismo convenio y salarios, sostienen. 

Con todo, la decisión de AMB no se podrá demorar por mucho más tiempo. En el penúltimo pleno de AMB en el que se trató el caso, celebrado en julio, se decidió solicitar un nuevo análisis jurídico externo. Un informe que, según publica El Periódico, apunta de nuevo al incumplimiento de la normativa europea sobre información y transparencia en este tipo de concursos.