48 horas en Plovdiv: así es la Capital Cultural Europea 2019

El barrio de Kapana es el más vibrante de la ciudad. Foto: Turismo de Plovdiv.

48 horas en Plovdiv: así es la Capital Cultural Europea 2019

Con anfiteatro romano y yacimientos arqueológicos de altura, esta ciudad búlgara presume de ser una de las más antiguas de Europa

Sergio Cabrera

Madrid

14/09/2019 - 16:00h

Desde que en 1985 Atenas se convirtiese en la primera Ciudad Europea de la Cultura, urbes de todos los países del viejo continente han presumido de un galardón que, desde el año 2000, se rebautizó como Capital Europea de la Cultura y que, también desde entonces, distingue a dos o más ciudades. Este 2019, y además de en Matera, Italia, el honor ha recaído en uno de los enclaves más fascinantes y desconocidos de Europa Oriental: Plovdiv, en Bulgaria.

A orillas del río Maritsa, la segunda ciudad más importante de Bulgaria preside la región de Tracia desde hace siglos.

Macedonios, tracios, romanos, eslavos y otomanos están entre las civilizaciones que habitaron Plovdiv a lo largo de 6.000 años de historia

No sin motivo, presume de ser una de las urbes más antiguas del continente: cuenta con más de 6.000 años, lo que la hace más longeva que Atenas o Roma.

[Para leer más: El Mar Negro, el destino desconocido de Europa]

Así, la que fuera conocida como Eumolpia ha visto pasar por sus calles a macedonios, tracios, romanos, eslavos, otomanos... Todos ellos dejaron una huella que la hacen una de las joyas arqueológicas de Europa.

Vista de Plovdiv. Foto: K. Kapoutsis | Flickr.
Vista de Plovdiv. Foto: K. Kapoutsis | Flickr.

Kapana, de barrio de los artesanos a meca hípster

La visita a la ciudad comienza, como suele ser habitual, en el centro, aunque tendremos que tener en cuenta que muchos de los lugares de interés están algo alejados, por lo que no descartemos tomar taxi o alquilar un coche si necesitamos ahorrar tiempo en paseos, que serán muchos.

El antiguo barrio de artesanos, Kapana, es hoy uno de los más dinámicos y vanguardistas de Europa Oriental

Allí tendremos la oportunidad de conocer Kapana, el antiguo barrio artesano. El nombre de sus calles (calle del Oro, calle del Cuero, calle del Hierro...) da buena cuenta de lo que antiguamente allí se forjaba o curtía, entre otros, hace más de cinco siglos.

Hoy se ha revitalizado como barrio de industrias creativas y quiere ser uno de los más vanguardistas de Europa Oriental.

Ruta por la ciudad vieja

Visitar la ciudad antigua es un viaje fascinante a través de la historia, con detalles renacentistas, romanos, otomanos, tracios…

Teatro romano. Foto: Turismo de Plovdiv.
El teatro romano es uno de los símbolos de la ciudad. Foto: Turismo de Plovdiv.

La ciudad se levanta sobre siete colinas, de las que tres de ellas conforman el casco histórico. La ruta puede comenzar por el complejo de Nebet Tepe, antigua fortaleza tracia del siglo V a.C., aunque las murallas que veremos son romanas, que conquistaron la ciudad posteriormente.

Este rincón es un parque y, como domina una de las colinas, permite tener buenas vistas sobre la ciudad y situarnos de cara al fin de semana que pasaremos allí.

Si el teatro romano es su símbolo de época romana, la puerta de Hisar Kapia lo es de su pasado otomano

El gran símbolo de la ciudad es su teatro romano. Construido en un pequeño valle en el siglo I d.C., era reflejo de la importancia que en la época tenía la por entonces Philippopolis (por Filipo II de Macedonia, quien la conquistara en el 342 a.C.).

Con capacidad para 6.000 espectadores, estuvo en funcionamiento hasta finales del siglo IV y también hacía las funciones de circo, con espectáculos de gladiadores; así como de Asamblea General de la Tracia.

Puerta de Hisar Kapia. Foto: P. Krawiec  Flickr.
Puerta de Hisar Kapia. Foto: P. Krawiec | Flickr.

Huellas otomanas

El pasado otomano, en cambio, tiene su símbolo en la puerta de Hisar Kapia, la antigua puerta de la fortaleza turca, junto a los restos de una de las torres de la muralla.

Un paseo por el Plovdiv del siglo XVIII permite acercarse a un buen ramillete de palacios y casas de ricos burgueses que en el país conocen como Renacimiento Nacional Búlgaro, y es que su esplendor social y económico fue paralelo a una reivindicación de independencia que puso en relieve el folclore y las costumbres propias.

Todo ello se refleja en la decoración de las casas, con tallas de madera impresionantes y detalles decorativos sobre los muros de gran belleza.

Casa Hindliyan. Foto: Turismo de Plovdiv.
Casa Hindliyan. Foto: Turismo de Plovdiv.

Entre esos palacetes destaca la casa de Balabanov (Konstantin Stoilov, 57), con un impactante salón central, artesonados de madera, alfombras persas... te deja sin habla.

Tanto o más como los que hoy albergan el Museo Etnográfico Regional (el patio es visitable aunque no se entre al museo) o el del Museo de Historia. Otras casas a visitar son la de Hindliyan, la de Nedkovich, la de Veren Stambolyan y la casa Klianti.

De hecho, si queremos pasar el día viendo solamente casas de cubiertas curvas, decoraciones naturalistas y un folklorismo anterior al art decó francés, lo podemos hacer.

Museo de Historia Regional. Foto: Turismo de Plovdiv.
Museo de Historia Regional. Foto: Turismo de Plovdiv.

[Para leer más: Maxvorstadt: direcciones para perderse en el Múnich más 'cool']

La vanguardia de Europa del Este

No podemos olvidarnos de la farmacia Hipócrates (Ulitsa Saborna, 16), también del mismo estilo arquitectónico. Levantada en 1872 por el doctor Sotir Anotniadi, con reminiscencias romanas en su interior y que hoy alberga un pequeño museo farmacéutico.

La calle Zhelezarska es la base para explorar las calles, cafés, galerías y coquetas tiendas de Kapana

Después de tanto palacete y visita arqueológica, lo mejor es relajarse de vuelta a Kapana, con sus murales de arte urbano, sus cafés modernos y sus pequeñas tiendas coquetas.

Convertido en uno de los barrios auténticamente hípsters de Europa del Este, no podemos dejar de entrar en sus pequeñas galerías de arte, talleres de artesanía y bisutería así como en sus bares de estilo bohemio. Si necesitamos ayuda para situarnos, la calle Zhelezarska es nuestra base.

No muy lejos podremos cenar en Central, un restaurante que recupera lo mejor de la tradición gastronómica búlgara. Está junto a la calle principal y llama la atención por su bodega de vinos de la tierra y su política de kilómetro cero.

El restaurante Central tiene una agradable terraza. Foto: Central Restaurante.
El restaurante Central tiene una agradable terraza. Foto: Central Restaurante.

Toda la materia prima llega de pequeñas granjas de los alrededores, e incluso los destilados son también caseros. Los filetes de Black Angus son imprescindibles, tanto o más que sus postres caseros.

Gastronomía revisionada

Claro que si lo que queremos es continuar en modo hípster, o picotear, siempre podremos ir a Multi Culti, un gastro bar cuya carta cuenta con bocados de cocina fusión que no esperaríamos encontrar en el centro-sur de Bulgaria. 

Cerca de Plovdiv podemos hacernos unas bajadas en la estación de esquí de Pamporovo

Reúne clásicos de la cocina callejera y es el más popular para desayunar por sus toritas, sus bagels de salmón… Nos llamará la atención que en su carta tengan cazuelitas de lentejas con chorizo a la española.

Si visitamos Plovdiv en invierno, y estamos más de dos días en la ciudad, podemos aprovechar una jornada para disfrutar del deporte blanco. A un par de horas se encuentra la estación de esquí de Pamporovo, una de las más importantes de los Balcanes.

Multi Culti, en Plovdiv. Foto: Multi Culti.
Multi Culti, en Plovdiv. Foto: Multi Culti.

Sede de diferentes campeonatos de esquí, es la joya del descenso en el país y cuenta con buenas instalaciones y equipamientos, además de 55 km. de pistas esquiables y 38 km. de pistas campo a través.

Comparada con estaciones noruegas por lo frondoso de sus bosques y copiosa nieve, puede albergar hasta 13.000 personas y tiene cuatro líneas de telesillas y remontes.

Estos meses, gracias a la Capitalidad Cultural, la ciudad está a rebosar de actividades, exposiciones, muestras, talleres… Disfrutar de un recital de ópera, un concierto de rock o de jazz, acercarse a las vanguardias artísticas con muestras ad hoc… es más que posible y remata un fin de semana único. La agenda se puede encontrar en la web oficial de Plovdiv 2019.