5.000 años no son nada: así luce la tumba de la reina Meresankh III

Así comienza el paseo virtual a la tumba de Meresankh III

5.000 años no son nada: así luce la tumba de la reina Meresankh III

Un tour virtual nos permite descubrir desde casa el interior de la tumba de la reina Meresankh III, una de las maravillas del Antiguo Egipto

Mar Nuevo

Madrid

20/04/2020 - 12:01h

¿Quién no ha soñado con ser arqueólogo alguna vez? Si Egipto ya es, por sí mismo, un destino fascinante, aventuras como las de Indiana Jones en la saga que dirigió Steven Spielberg y protagonizó Harrison Ford no han hecho sino acrecentar la leyenda. Y, precisamente ahora que no podemos viajar, encontramos la oportunidad de explorar el interior de las grandes pirámides.

Recorrer la tumba de la reina Meresankh III con 5.000 años de antigüedad es la primera de las cuatro aventuras que propone la Oficina de Turismo de Egipto. ¿Lo mejor? Ni asomo de colas en esta fantástica atracción, recreada virtualmente a través de un tour modelado con la ayuda de la Universidad de Harvard.

[Para leer más: Para ver el Gran Museo Egipcio habrá que esperar un año más]

Realismo en un nuevo nivel

El realismo adquiere un nuevo nivel gracias a este recorrido por una de las tumbas mejor conservadas de la antigüedad, que permite casi tocar las superficies cinceladas y recorrer con el dedo los trazos de sus jeroglíficos.

La tumba tiene 5.000 años.

La tumba tiene 5.000 años.

Mientras avanzamos, podemos ampliar la información sobre la tumba, descubierta por el arqueólogo George Andrew Reisner en 1927, quien quedó profundamente impresionado por la calidad y el estado de conservación de las pinturas, el momento histórico, otros faraones y sus relaciones de parentesco, a demás de acceder a reconstrucciones generadas por las últimas tecnologías y fotografías de la excavación original.

Meresankh III

Esposa del rey Khafre, hija del príncipe Kawab y s esposa Hetepheres II de la cuarta dinastía, y nieta del faraón Khufu, conocido como Keops, quien levantó la Gran Pirámide de Giza, Meresankh III fue enterrada hace 5.000 años (en el 2532 a. C.)

Su tumba, excavada sobre la roca, se planeó originalmente para la madre de la reina pero, al morir Meresankh primero, se convirtió en la suya.

Cazadores que capturan aves acuáticas, panaderos que hacen hogazas de pan triangulares y sirvientes con ofrendas son algunos de los personajes representados en pinturas y bajorrelieves, entre los que destaca la figura de una imponente reina con túnica blanca.

En una cámara al norte de la tumba, una fila de diez estatuas excavadas en la roca que representan a mujeres, lo cual no deja de ser inusual en una sociedad dominada por hombres. Según se explica en el tour, los investigadores creen que se debe a la posición que ocupaba Meresankh en la realeza.

Su tumba muestra la importancia de su figura en la época.

Su tumba muestra la importancia de su figura en la época.

Otras de las escenas representan, de hecho, a muchos de sus familiares, incluidos sus padres y sus seis hijos. También escribas y artesanos.

La luz parece desvanecerse y el campo de visión se estrecha al acceder, en un piso inferior al que se accede por escaleras de madera, a la cámara donde Reisner encontró el sarcófago de granito negro de Meresankh (ahora en el Museo de Antigüedades Egipcias de El Cairo). Mientras, una pestaña en la esquina inferior izquierda proporciona en todo momento un modelo 3D giratorio de la tumba.

Tumba de Menna

Además de la reina, otras de las antiguas tumbas que podemos recorrer a través de estas visitas virtuales es la de Menna, un alto funcionario del Egipto de los faraones enterrado en la orilla occidental de la antigua Tebas (actual Luxor), a unos 600 km al sur de El Cairo y que vivió durante la dinastía XVIII (1.450-1050 a.C.)

Navegando por la aplicación podremos adentrarnos en la tumba de este personaje que, entre otros títulos, regentó el de ‘supervisor de los campos de Amón’.

Tumba de Menna en la necrópolis de Tebas.

Tumba de Menna en la necrópolis de Tebas.

Con forma de T, la tumba, excavada en la roca de la necrópolis, conserva en muy buen estado su decoración tanto en techos como en paredes, con pinturas del difunto sentado y de pie, además de escenas de su vida y su trabajo y de su esposa, Henuttawy, además de ofrendas, festivales, y las repetidas escenas del paso a la vida del más allá.

Otras visitas virtuales en Egipto

Además de ver la tumba de Meresankh III, podemos también visitar la Sinagoga de Ben Ezra, en El Cairo, en el lugar donde, según la tradición local, se encontró al bebé Moisés, además -y de esto quedan pruebas físicas- de más de 100.000 fragmentos de textos bíblicos y litúrgicos.

 

Otros de los tours virtuales noa conducen a la Mezquita-Madrassa medieval del sultán Barquq de finales del siglo XIV y el Monasterio Rojo Copto.