Ahora sí, es el momento de escaparse a Formentera

Considerada el último paraíso del Mediterráneo, Formentera muestra en otoño un ambiente mágico.

Ahora sí, es el momento de escaparse a Formentera

Cuando el verano llega a su fin, la isla ofrece su atmósfera más cautivadora

El último paraíso del Mediterráneo, hogar de aguas turquesas y playas casi vírgenes de arena blanca, vuelve a encontrarse con la paz tras el verano. Temperaturas agradables y una atmósfera enigmática y cautivadora hacen de una escapada en esta época del año un viaje mágico.

Se baja el telón, se apagan los focos, los lujosos yates levan sus anclas y la pequeña de las islas Pitiusas vuelve a su esencia. Lejos de las cámaras de los paparazzis, que captan durante los meses estivales a actores, modelos, deportistas e influencers, Formentera emerge con su verdadera y adictiva personalidad.

Más natural, más tranquila, más salvaje, más auténtica. Al llegar el fin del vernao Formentera ofrece su mejor cara, sin renunciar a sus atractivos gastronómicos, culturales o deportivos

Formentera en octubre

Más natural, más tranquila, más salvaje, más auténtica. Es ahora cuando Formentera ofrece su mejor cara, sin renunciar a sus atractivos gastronómicos, culturales o deportivos, gracias a diferentes citas y eventos que su suceden en octubre. ¿Aún no te has decidido? Porque ahora es, definitivamente, el mejor momento para ir a Formentera.

Con 20 km de largo y solo dos de ancho, la isla es perfecta para degustarse en calma, sin prisa. Por eso para recorrerla no hay mejor opción que la bicicleta. Una red de rutas verdes, que suman más de 100 km de caminos entrelazados, ofrecen acceso a playas excepcionales, como Illetes o Cavall d'en Borràs, singulares por sus aguas cristalinas que les confieren un aspecto de piscinas naturales.

Cala Saona, Formentera.
Cala Saona es uno de los rincones mágicos de Formentera.

También permiten pasear por el camino de Es Brolls, que bordea la gran laguna de agua salada conocida como Estany Pudent, un lugar único donde es habitual observar flamencos, garzas reales y ánades; o recorrer su menos conocido paisaje rural, desde el altiplano de La Mola al Cap de Barbaria.

El Faro del Cap de Barbaria, inmortalizado en una imagen de la película 'Lucía y el sexo' de Julio Medem, es capaz de ofrecer intensas sensaciones de libertad y soledad

Y es que, dejando atrás sus maravillosas playas, existen en el interior de la isla pequeñas poblaciones, faros, torres y molinos, salinas, grutas y cuevas ocultas –algunas solo accesibles en barco o kayak- y bellos bosques de sabinas y pinos.

Merece la pena acercarse a Es caló de Sant Agustí, población de tradición pesquera con un peculiar puerto natural. Sus varaderos de madera, que resguardan del agua las pequeñas embarcaciones, fueron declarados lugar de interés cultural en 2002.En los alrededores, y subiendo hacia La Mola, encontraremos las mejores panorámicas de la isla.

Precisamente el Faro de la Mola es otra de las paradas obligadas, tocado por un halo especial, así como el Faro del Cap de Barbaria, inmortalizado en una imagen de la película Lucía y el sexo de Julio Medem que quedará para siempre en el imaginario cinematográfico colectivo y que, en esta época, cuando los turistas se han marchado, es capaz de ofrecer intensas sensaciones de libertad y soledad.

La posidonia oceánica es la planta marina que guarda el secreto de la pureza y transparencia de las aguas de Formentera

Agenda de actividades

En línea con el ritmo que vive la isla fuera de los meses de verano se celebrará Formentera Zen, un evento dedicado al bienestar físico y emocional en un entorno excepcional que se desarrollará del 12 al 14 de octubre. Disciplinas como yoga, pilates o mindfulness serán las protagonistas de la cita.

También en octubre, el día 19, tendrá lugar un Forum de debate sobre sostenibilidad, turismo y medio ambiente. La iniciativa, organizada por el Consell Insular, analizará el proyecto Save Formentera Project, gracias al que se lograron apadrinar 132.000 metros cuadrados de posidonia oceánica, la planta marina que guarda el secreto de la pureza y transparencia de las aguas de la isla y que requiere de una especial protección.

En el plano deportivo, la isla acogerá diferentes pruebas que la hacen destino ideal para los amantes del ejercicio en plena naturaleza, como el Triatlón olímpico y sprint Isla de Formentera, el 6 de octubre, la Subida a La Mola, el 12, la Vuelta a pie a Formentera, del 11 al 14, o la Vuelta cicloturística en BTT, del 26 al 28 del mes.

Formentera BTT. Jose A Arribas
Formentera es ideal para la práctica de BTT. Foto Jose A. Arribas | Turismo de Formentera.

A todo ello se une una campaña, Descubre Formentera en octubre, que incluye promociones y descuentos en alojamientos, transporte marítimo, alquileres de vehículos y actividades de turismo activo.

Descubre Formentera

Entre las nuevas propuestas hoteleras este año destaca Sa Pedrera Suites & Spa, localizado en Es Pujols, una opción perfecta de alojamiento para quienes busquen exclusividad y confort. Del mismo grupo es el hotel Cala Saona, un clásico de lujo de la isla junto a su restaurante Sol Post.

También en Es Pujols se ubica el Hotel Blanco, cuyos propietarios inaugurarán el próximo año el primer alojamiento de categoría 5 estrellas de la isla. Por supuesto, hay que dejarse caer por Gecko Beach Club.

En el plano gastronómico, se puede disfrutar de la gastronomía tradicional, marcada intensamente por el vínculo con el mar, en los restaurantes Can Rafalet en Es Caló, Can Forn en Sant Ferran de ses Roques, Es Codol Foradat en Migjorn o Vogamarí en Mitjorn. Entre las especialidades encontraremos la ensalada payesa, el frit de polp, sofrit pagès (con carne y patatas), calamars a la bruta (frito de calamares en su tinta) o el bullit de peix, un guiso de pescado con patatas.

Formentera 14
Los paseos a caballo ofrecen otra perspectiva de la isla.

Más novedosos, con propuestas y recetas de autor y tintes internacionales, encontramos Can Pepito en Sant Francesc, La trastienda en Sant Ferrán de ses Roques, Can Pascual en es Caló de Sant Agusti, Quimera en la Savina y Es Caló.

Como complemento a una buena comida puede pedirse alguna de las referencias de las dos bodegas que existen en la isla, Terramoll y Es Cap de Barbaria, con cualidades muy particulares derivadas de una viticultura singular debida al aislamiento de la isla y a sus métodos artesanales de elaboración. Ambas realizan, además, visitas guiadas.