Llega el Airbnb para irse de vacaciones desnudo

Los practicantes del naturismo tienen una opción para buscar alojamiento para sus vacaciones.

Llega el Airbnb para irse de vacaciones desnudo

Naturist BnB es la primer plataforma que promociona viviendas u otros tipos de alojamientos exclusivamente para los amantes del naturismo

Juan Pedro Chuet-Missé

BARCELONA

06/05/2018 - 04:45h

En Europa y América hay cientos de playas naturistas, y también hay hoteles que ofrecen a sus huéspedes alojarse sin más indumentaria que el calzado. Inclusive en Francia, cerca de Niza, Cap d’Agde es la única ciudad del mundo 100% naturista. Y con Naturist BnB los interesados en la vida sin ropa pueden elegir el próximo alojamiento para sus vacaciones.

La idea es de un matrimonio finlandés, Petri y Minna Karjalainen, practicantes del nudismo por 20 años, que en alguna oportunidad intentaron poner su propiedad en alquiler por medio de Airbnb, pero fracasaron cuando la promocionaban para amantes del naturismo.

Un sector que estaba vacante

Dado que ellos suelen ir de vacaciones a sitios donde no se usa bañador ni camiseta, decidieron llenar el vacío y lanzaron esta plataforma, que en rigor, funciona igual que Airbnb, Homeaway o cualquier otro motor de búsqueda: el propietario publicita su vivienda, describe las comodidades, el precio, y en un par de clicks, reserva realizada.

Naturist BnB ofrece desde casas en Ibiza o Grecia hasta apartamentos de Brooklyn donde los huéspedes pueden estar todo el día desnudos

El punto diferencial es que todos los alojamientos son para practicar el naturismo. Los Karjalainen no precisan cuántas propiedades publicita su web –que lleva dos meses de vida-, pero en su plataforma se cuentan más de 150 opciones en diferentes destinos del mundo.

Normas de etiqueta

La mayoría son casas en Europa (con Francia, España y Grecia como destinos principales), pero también hay apartamentos en Brooklyn o Londres, yates en el Empordá o villas en la Toscana.

La web se preocupa en brindar a los amantes del naturismo algunos consejos sobre esta práctica, como las normas de etiqueta relativas al uso de cámaras, el contacto visual, la higiene, qué pasa con las áreas en común donde hay que ir vestido, y la necesidad de tener siempre una toalla a mano.