Al Quoz: un polígono con mucho arte en Dubái

Alserkal Avenue es el corazón del distrito del arte de Dubái. Foto: Giuseppe Cacace | Getty Images.

Al Quoz: un polígono con mucho arte en Dubái

Más allá de negocios, extravagancias y rascacielos que compiten por alcanzar la mayor altura, hay un distrito que rebosa arte en Dubái

Galo Martín

Madrid

29/03/2020 - 14:00h

Dubái ha dejado de ser únicamente una trinchera del mundo de los negocios. El arte se ha colado en la ciudad igual que la arena entre los dedos, gracias al goteo constante de artistas internacionales que se han dejado caer por aquí. El refugio que han encontrado para sus obras es Al Quoz, un viejo polígono industrial abandonado y reconvertido en el distrito artístico de Dubái.

Dubái es una perenne obra sin acabar. Una obra de construcción o de arte entre el desierto y el golfo Pérsico. Un enclave megaurbano en el que primero se asentaron beduinos y buscadores de perlas y que en la actualidad lo ocupan jeques, profesionales expatriados, deportistas y trabajadores. Todos ellos a la sombra de rascacielos que compiten por ver cuál es el más alto.

La avenida Alserkal es la que vertebra el distrito artístico de Al Quoz

[Para leer más: Cómo convertir la escala en Dubái en parte (emocionante) del viaje]

Una ciudad a lo grande

Solo quedan postales de aquel territorio vacío con el que se topó el ejército británico a principios del siglo XX.

Instalacion Absolem en Alserkal Avenue. Foto Getty Images.

Instalación 'Absolem' en Alserkal Avenue. Foto: Giuseppe Cacace | Getty Images.

El fervor de los emires locales por construir lo más grande, levantar lo más alto, crear lo más estrambótico e imaginar lo más absurdo, ha disfrazado el desierto.

El Dubái desmedido lo dibujan las torres de cristal del centro financiero, la avenida Sheikh Zayed, recorrida por un metro sin conductor, la Marina y la artificial Palmera Jumeirah, construcciones fruto de una ambición lunática.

En 2008, un viejo polígono industrial revivió como hub artístico de Dubái

No pueden faltar obras de arte en un lugar en el que hay perlas y petróleo. La cirugía que los emires han practicado a Dubái les ha reservado un espacio para su exhibición. El sitio escogido es un viejo y abandonado polígono industrial a las afueras de la ciudad, Al Quoz.

Al Quoz

Este rincón periférico, rodeado de fábricas, talleres, campos de trabajo y polvo, es el embrión que ha dado forma al panorama artístico de Dubái.

Alserkal Avenue. Foto Turismo de Dubái.

Alserkal Avenue. Foto: Turismo de Dubái.

Desde 2007 las grandes naves en desuso de la avenida Alserkal se han transformado en salas de exposición y espacios multidisciplinares, lugares de encuentro para artistas, marchantes de arte y visitantes.

Galerías de arte que exhiben las obras de creadores de Oriente y Occidente abriendo el emirato al mundo de la cultura y de las manifestaciones artísticas. Las obras, instalaciones y esculturas también se muestran en el exterior, lo que hace que Al Quoz también sea un museo al aire libre de 46.451 metros cuadrados repartidos en unas veinte naves, en los que el cupo de cafés y restaurantes es más que suficiente.

La avenida Alserkal es la que vertebra el distrito artístico de Al Quoz. En torno a ella se suceden algunos de los hitos de la zona que, además, y por la especial situación que atravesamos, se han unido para crear una plataforma virtual, Aserkal Online, que nos permite, también desde casa, conocer sus fondos.

Alserkal online.

Para que el show continúe, las galerías han puesto en marcha Alserkal online.

A4 Space

Se trata de un espacio de trabajo comunitario, tan de moda en los últimos años en las grandes ciudades de todo el mundo, en el que se intercambian ideas y se incentiva el talento. El A4 Space es un local diáfano que  cuenta con un café, una sala de cine y una biblioteca que se nutre con los libros que donan los clientes.

Concrete

Este edificio es la carta de presentación del arquitecto neerlandés Rem Koolhas en el golfo Pérsico. En la línea de Al Quoz, el edificio en cuestión, que ocupa varias naves industriales, está cubierto con una especie de hormigón, vidrio y azogue, materiales que no requieren un gran mantenimiento, además de soportar muy bien el polvo, el viento y el calor de la zona.

Alserkal Avenue. Foto Turismo de Dubái.

Alserkal Avenue. Foto Turismo de Dubái.

El resultado son 1.250 metros cuadrados de un espacio flexible que consta de cuatro paredes correderas de ocho metros de altura que se deslizan y rotan haciendo que el interior del pabellón no termine de definirse nunca, sino que varíe en función del evento programado.

Entre arte y arquitectura hay tiempo y lugares para catar los productos que venden los cafés de Al Quoz. En The lime tree café uno puede tomar un té, café o una limonada y probar alguno de los bocados que preparan a base de zanahoria, así como los socorridos platos de pasta.

Tom & Serg presume de ser una de las mejores cafeterías de Dubái. Otra opción es desconectar del mundo del arte y engancharse a los videojuegos en el simulador de golf del Hungarian Games Café.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Tom&Serg (@_tomandserg_) el

The Fridge

De regreso a la senda del arte es interesante visitar The Fridge. Un espacio versátil de dos plantas en el que se celebran conciertos, obras de teatro, exposiciones, clases, talleres y conferencias de prensa.

En el innovador The Cartel cohabitan el arte y la moda. Un lugar en el que es posible visitar una galería de arte y comprar prendas inéditas en los muchos centros comerciales que hay en Dubái. También se proyectan películas sobre moda, acoge exposiciones y se celebran conferencias.

A modo de apéndice el recorrido artístico por Al Quoz se puede continuar fuera de su perímetro industrial, en el barrio histórico de Al Fahidi y en el Gate Village.

Alserkal Avenue. Foto: Turismo de Dubái.

Alserkal Avenue. Foto: Turismo de Dubái.

Este último ocupa un moderno y acristalado conjunto de 10 edificios unido por dos puentes de madera al Dubai International Finanace Centre (DIFC). 445.000 metros cuadrados en los que cohabitan bancos, instituciones financieras –el NASDAQ de Dubái–, galerías de arte y la Farjam Foundation, una organización privada que tiene el objetivo de mostrar al público la cultura y el arte islámico.

En Al Quoz, el arte local y extranjero, tienen su hogar en Dubái.