Arts District, donde se cocinan las tendencias en Los Ángeles

Los grandes espacios de Art District alojan galerías de arte, lofts, oficinas y restaurantes.

Arts District, donde se cocinan las tendencias en Los Ángeles

Cervecerías artesanales, tiendas de diseño, librerías, interioristas…el paraíso de los creativos se encuentra en pocas manzanas de Los Ángeles

Juan Pedro Chuet-Missé

BARCELONA

04/11/2017 - 04:55h

El nombre de Arts District (Distrito de las Artes) para bautizar a este barrio de Los Ángeles, no es actual, sino que proviene de la explosión de artistas y cazadores de tendencias que invadió la zona en la década de los ’70.

En aquel entonces Arts District era un barrio de esos en lo que no conviene quedarse por la noche. El lugar, que un siglo atrás supo acoger viñedos, era un damero de una docena de manzanas ocupadas por hangares, galpones y depósitos que nacieron con la expansión del ferrocarril y el boom industrial tras la Segunda Guerra Mundial.

La vida artística ha ido mutando en estas últimas décadas, y los grandes espacios donde se realizaban performances y en la que los artistas podían pintar, esculpir y crear sin molestias se han reciclado como oficinas y lofts para vivir.

Arts District sigue de moda. Es una de las usinas creativas más fascinantes de la Costa Oeste de EEUU. Sus calles presentan una espectacular muestra de arte urbano, con los largos muros de las antiguas fábricas convertidos en lienzos para el talento de los grafiteros.

GenzkenRose 2small
Galería de arte Hauser Wirth + Schimmel

Todavía quedan algunas zonas que parecen un poco sórdidas. Pero caminando se pueden encontrar algunos locales que vale la pena visitar. La oferta gastronómica oscila entre la fuerte influencia mexicana, con puestitos callejeros de tacos, y la cocina de tendencias, con derivas veganas o de café gourmet.

Para comer y beber

Uno de ellos, según la sugerencia de Travel & Leisure, es Manuela (E. 3rd y Santa Fe Avenue), que comparte espacio con la galería de arte Hauser Wirth + Schimmel en un antiguo depósito de harina. Su cocina combina las ganas de experimentar de su chef Wes Whitsell con la tradición de Texas y los ingredientes de California. “Es una cocina simple, rústica, orgánica y sostenible”, describe.

HWS   Manuela   42.0
Restaurante Manuela

Entre los platos, destaca el hot dog con mantequilla de melaza y el jamón campestre ‘redneck’, servido con pimiento, morrón, huevos rellenos y galletas. En sus recetas, Whitsell apuesta fuerte por los alimentos marinados, las conservas y otros procesos tan tradicionales como las gallinas que acampan por el restaurante en total tranquilidad.

Los amantes de la cerveza no pueden pasar por alto templo a esta bebida que es el Arts District Brewing Co. (828 Traction Ave), una fábrica con quince marcas que producen 3.000 barriles al año. Sus interiores, de espacios más que generosos, ofrecen sectores para los que quieran pasar un buen rato degustando las variedades artesanales mientras que también hay un área con juegos como ping pong, dardos y seekball (una variante de los bolos popular en los ’70). A un lado, el restaurante Fritzi sirve comida americana clásica, como el recomendado sandwich de pollo aliñado con ajo.

Moda, arquitectura y diseño

Los grandes espacios de las antiguas fábricas son excelentes escaparates para que los artistas emergentes exhiban sus obras (lo que hace la galería Hauser Wirth + Schimmel), así como para diseñadores que presentan sus colecciones. Este es el caso de Guerrilla Atelier (821 E 3rd St), que combina las creaciones para vestir de diseñadores textiles que todavía no explotan en el circuito de la moda, con exposiciones de artistas que gustan de ser etiquetados como parte de las vanguardias.

guerrilla atelier
Guerrilla Atelier

 Y lo que se vende no es ropa de mercadillo o segunda mano: Carl Louisville, ex director de un local Prada de Beverly Hills, se preocupa que las creaciones exhiban una calidad de primera línea.

Los fanáticos de los libros tienen su rincón del paraíso en Hennessey & Ingalls (300 S. Santa Fe Ave), que se promociona como la mayor librería de arte, diseño y arquitectura al oeste de EEUU. En su edificio de 460 metros cuadrados no sólo llegan los clientes tradicionales que conquistaron en el antiguo local de Santa Mónica, sino que es invadido por legiones de jóvenes y no tanto que buscan inspiraciones en el inabarcable catálogo de libros y revistas especializadas.

Y hablando de inspiraciones, los que busquen ideas para decorar su hogar podrían pasar por Hammer and Spear (255 S. Santa Fe Ave), que en su exposición permanente presentan una audaz combinación de muebles de estilo retro, con otros que apuestan por la funcionalidad y verdaderas maravillas que parecen extraídas de un catálogo de antigüedades.

henesey
Hennessey & Ingalls