Así es Pigneto: el barrio más alternativo de Roma

Los murales de arte urbano son una constante en el barrio de Pignet. Foto Chiara Tringali, Creative Common.

Así es Pigneto: el barrio más alternativo de Roma

Animadas calles peatonales reflejan la Roma más 'cool' que vive, de momento, oculta a los ojos de los turistas que abarrotan sus distritos históricos

Sergio Cabrera

Madrid

24/02/2019 - 17:12h

Los que tenían la suerte de poder visitar Roma con calma no perdonaban una velada de copas, picoteo y aperitivo italiano en el animadísimo barrio de Trastevere. Sin embargo, al que hasta ahora fue el barrio favorito de los que ansiaban ‘la verdadera Roma’, más allá de los hitos turísticos, le ha salido competencia: Pigneto, donde se cuece lo más moderno y alternativo de la capital.

Pigneto toma su nombre de la larguísima calle que divide en dos el barrio del Prenestino Labicano, un área del este de la ciudad prácticament ignorada por las guías de viaje.

Pequeñas calles en perpendicular a la vía Pigneto dan vida a este barrio de moda cuyas fachadas están decoradas en buena parte con grafitis

En la casi línea recta que une las estaciones de metro de Pigneto y Malatesta se ha concentrado un buen número de cafeterías, tiendas, empresas de diseño y galerías de arte, herederas de la Roma urbana y canalla de Fellini y Rosellini, la que mantiene viva la esencia de lo italiano en una ciudad que se resiste a convertirse en un parque temático.

[Söderlmalm: la isla de la vanguardia en Estocolmo]

Esencia italiana en el barrio de moda

Muchas calles peatonales pequeñas en perpendicular a la vía Pigneto dan vida a este barrio de moda cuyas fachadas están decoradas en buena parte con grafitis.

Mural en Pigneto. Foto F. Cavalieri Instagram
Mural en Pigneto. 

Las tiendas alternativas, como los estudios de tatuajes, los de diseño o los de moda se suceden con las trattorias de siempre y los restaurantes en los que la pasta o cualquier plato de la gastronomía italiana sale del horno perfecto.

Las tiendas alternativas, como los estudios de tatuajes, de diseño o de moda se suceden en Pigneto con las trattorias de siempre y los restaurantes de gastronomía tradicional italiana

Por ejemplo, las pizzas al horno de leña de Rosti, que presume de ser ‘el mejor restaurante del Pigneto, una factoría de buen sabor, singular y abierta a todo el mundo’; o el cerdo asado –orchetta– que causa sensación en I Porchettoni (Via dei Marrucini, 18).

Muchos jóvenes artistas han abierto allí pequeños negocios de todo tipo. No es difícil ver burras con ropa de segunda mano, o estudios que presentan a nuevos creadores. Los grafitis al estilo Banksy se suceden por doquier (destaca el mural con el rostro de Jean Paul Sartre junto a una ferretería) y no desentonan con las terrazas de toda la vida, con sillas de plástico y sombrillas con grandes logotipos de publicidad.

Magnebevo E Sto Ar Pigneto
Magnebevo E Sto Ar Pigneto

A partir de la hora del aperitivo le dan el relevo a muchos bares que, sobre todo en la zona peatonal, dan vida a diario al barrio, aunque especialmente son animados los fines de semana.

Bendito aperitivo

Para probar un auténtico aperitivo italiano, nada como ir al Bar del Pigneto, la trattoria Pigneto Quarantuno, el YEAH Pigneto o el Magnebevo e sto (donde destaca su barra de cócteles creativos).

[Matosinhos: las últimas tendencias en Oporto miran al mar]

Claro que es solo por nombrar unos cuantos, porque la lista de bares que al poco de empezar el atardecer se suman al aperitivo italiano, con bandejas llenas de comida que probar entre Spritz, Martinis, cervezas y otros combinados, es larga.

Por ejemplo, en el Magnebevo, de 18 a 21 h., el aperitivo incluye bebida y un plato de comida y snacks por 8 euros. Un Negroni en el Yeah cuesta 7 euros, pero a la hora del aperitivo un Aperol Spritz (4 euros) y algo de picoteo es sin duda la estrella.

YEAH Pigneto Caffe
Aperitivo en ​YEAH Pigneto Caffe. 

La animación vespertina en Pigneto no quiere decir que el resto del tiempo sea un lugar aburrido. Ni mucho menos. Por las mañanas, su zona peatonal acoge un mercado de frutas y flores en el que hacerse con productos frescos. Los fines de semana, además, hay muchas familias que van hasta allí en sus bicis, permitiendo una estampa de lo más moderna. Volver a casa sin un pan de Panificio Ferrari es, sencillamente, un delito.

Y si lo que queremos es traernos a España un souvenir, las opciones pasan por Tuba, una librería feminista donde poder ahondar en esta temática, pero también en erotismo, fotografía... Cuenta con su propio bar, donde sirven paninis y pequeños bocados y cócteles, así como un pequeño bazar.

Tuba Bazar y Librería
Tuba Bazar y Librería.

Ropa original la encontraremos en Mademoiselle, en Ex Merceria y una de las firmas más interesantes de la nueva joyería italiana nació allí y donde mantiene su primera boutique: hablamos de Iosselliani, que ya ha abierto también en Tokio, Osaka y Nueva York.

Pero ¿podría ser una escapada a la auténtica Roma sin rematar con un gelato? La Gelateria del Pigneto es donde debemos acudir para completar nuestra visita. Los sabores cambian según la temporada, pero elegir entre gustos tan exóticos como violetas, rosa, jazmín o fresa-uva seguro que será una decisión complicada (Via Pesaro, 11).

Mademoiselle Vintage Clothing.
Mademoiselle Vintage Clothing.