El triángulo urbano para descubrir en las tierras de Asturias

El Centro Niemeyer vistió de modernidad a la arquitectura de Avilés, en Asturias. Foto: Ayuntamiento de Avilés.

El triángulo urbano para descubrir en las tierras de Asturias

A Asturias se la suele conocer por su generosa naturaleza. Pero Gijón, Oviedo y Avilés presentan un triángulo de sorpresas urbanas para descubrir

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

13/10/2019 - 16:00h

Las tres mayores ciudades de Asturias, a un promedio de 30 kilómetros cada una, componen un triángulo de detalles urbanos para conocer sin prisas, donde la historia de sus templos y monumentos se fusionan con un presente de impactantes complejos arquitectónicos y una deliciosa propuesta gastronómica.

Gijón, Avilés y Oviedo no compiten entre sí. De hecho, las tres mantienen una estrategia turística basada en la complementariedad, como se vio en una reciente presentación en Barcelona.

Entre las montañas y el mar, la identidad marina se combina con la industria minera y la agrícola, en un reparto equilátero de pequeñas gemas preparadas para ser descubiertas.

Las calles históricas de Avilés

Uno de los grandes atractivos de Avilés son sus calles porticadas. De hecho es la segunda ciudad con más kilómetros de este tipo de construcciones, que le dan un perfil acogedor y cercano.

Su herencia medieval se mantuvo hasta que cayeron las murallas en el siglo XIX, y en su trazado tortuoso se encuentran la Plaza de España con monumentos del siglo XVII como el Ayuntamiento y los palacios de Ferrara y Llano-Ponte.

Calle Galiana Turismo F02
Calle Galiana, en Avilés. Foto: Ayuntamiento de Avilés.

[Para leer más: Los diez pueblos favoritos de los españoles para el turismo rural]

También hay lugar para el románico (Iglesia Vieja de Sabugo y la de los Padres Franciscanos), el barroco (el Palacio de Camposagrado), el neogótico (la iglesia de Santo Tomás de Cantorbery), el modernismo (Palacio de Balsera) y la arquitectura industrial (Mercado de Abastos).

Centro Niemeyer

El centro histórico contrasta con la moderna silueta curvilínea del Centro Niemeyer, el regalo de uno de los arquitectos fundamentales del siglo XX a una de sus ciudades favoritas.

El Centro Niemeyer, del otro lado de la ría de Avilés, contrasta con la herencia de su centro histórico

Es su única obra en España, y allí se organizan diferentes eventos culturales, como conciertos musicales y exposiciones de arte.

CENTRO�20NIEMEYER
Las modernas formas del Centro Niemeyer. Foto: Ayuntamiento de Avilés.

Plaza del Mercado

En realidad se llama Plaza de los Hermanos Orbón, pero poco importa el nombre. Rodeada de galerías, en su trazado rectangular se concentra un mercado que es una perdición para los amantes de los quesos asturianos y de embutidos locales como la longaniza de Avilés.

La Peral MG 5202
Quesos de La Peral. Foto: Ayuntamiento de Avilés.

A su alrededor se encuentran varias tascas que permiten degustar sidras, tapas o el clásico bollo mantecado.

Laboral-Ciudad de la Cultura

Las instalaciones de la Universidad Laboral de Gijón conforman el edificio más grande de España en superficie.

[Para leer más: Vueling saca a Asturias del aislamiento internacional]

Es un colosal conjunto que fue creado como orfanato de hijos de mineros, y además de su gigantesco patio cuenta con un gran teatro de fachada helenística, jardines, y las infraestructuras para los residentes. Además allí está la segunda capilla de planta elíptica más grande del mundo.

En este inmenso recinto se suelen organizar eventos culturales.

ciudad de la cultura
El gigantesco edificio de la Ciudad de la Cultura. Foto: Ciudad de la Cultura.

Barrio de Cimavilla

Aquí se concentran los monumentos más reconocidos de Gijón, como la Plaza Mayor coronada por el Ayuntamiento, el palacio barroco de Revillagigedo, la plaza de Jovellanos con restos de la muralla romana, la plaza del Marqués junto al Puerto Deportivo y el palacio renacentista Jove-Huergo que dialoga con la capilla de la Trinidad, del siglo XVII, y que acoge al Museo Barjola.

gijon cimavilla san lorenzo aerea 2015 foto asturias IG
Foto aérea del barrio de Cimavilla. Foto: Ayuntamiento de Gijón.

Rutas gastronómicas de Gijón

Como ciudad marinera, los platos elaborados con pescados y mariscos con una asignatura obligatoria. Pero también hay una marcada herencia de la sidra y la cocina de los pueblos.

Para conocerlas se presentan tres rutas, la De la Sidra, la Gijón Gourmet y Gijón Goloso. Para la primera hay numerosos merenderos en las afueras donde se suelen compartir tapas y ‘culinos’ de sidra debajo de los plátanos. La bebida más famosa también se puede degustar en las sidrerías distribuidas en la ciudad, así como en los pumaraes (plantaciones de manzanos) donde se aprende a escanciar.

Diversos restaurantes, algunos con estrellas Michelin, presentan sus propuestas en la ruta gourmet que maridan la herencia de los fogones campestres con preparaciones vanguardistas.

Tres rutas permiten conocer la tradición y la modernidad de la gastronomía de Gijón

En tanto, la tradición pastelera gijonesa se presentan en numerosas casas que venden dulces como las princesitas, los bombones de mazapán y trufas de naranja y la charlota, la reinvención de una tarta clásica importada de Austria.

fiesta sidra escanciado
Cientos de personas escaciando sidra en Gijón. Foto: Ayuntamiento de Gijón.

La herencia religiosa de Oviedo

La capital administrativa de Asturias tiene una larga historia, y sus raíces se encuentran en templos románicos de las afueras como las iglesias de San Miguel de Lillo, la de Santa María del Naranco, y la de San Julián de los Prados.

La Catedral de San Salvador fue uno de los epicentros de las peregrinaciones, al ser el segundo templo de país con más número de reliquias, conservadas en un templo de factura gótica que, a su vez, guarda una Cámara Santa de raíces románicas.

Las calles medievales que rodean al templo, como las de Trascorrales, la del Paraguas y la de Fontán aportan una bonita postal histórica.

Catedral de Oviedo 2010
La estampa gótica de la Catedral de Oviedo. Foto: Wikipedia.

Teatro Campoamor y el Palacio de Exposiciones

Este teatro, una vez al año, concentra los focos cuando se entregan los premios Princesa de Asturias. Su presencia neoclásica es una síntesis del poder de la burguesía asturiana de fines del siglo XIX.

Más allá de este evento anual, el teatro mantiene una activa agenda cultural de representaciones, conciertos, así como cursos y talleres.

Una recomendada muestra de arquitectura moderna es el monumental Palacio de Exposiciones y Congresos de Oviedo, diseñado por Santiago Calatrava, que evidencia la apuesta de la ciudad asturiana por contar con infraestructuras de vanguardia.

2. 2. 2. 11. PEC Vestíbulo Principal 03. Foto Daniel Mora
Vestíbulo del Palacio de Exposiciones de Oviedo. Foto Daniel Mora.

El bulevar de la sidra

La céntrica calle Gascona congrega a los aficionados a la sidra asturiana, donde se concentran 13 locales que sirven la popular bebida de manera tradicional.

Además del néctar de la manzana estos bares tienen una recomendada gastronomía de platos tradicionales como la fabada, el cachopo, los bollos preñaos y los frixuelos. Quien tenga ganas de fiesta, no puede dejar de conocerla.

Escanciando sidra La Pumarada
La Pumarada, uno de los bares emblemáticos para probar sidra en Oviedo. Foto: La Pumarada.