Australia expulsa a los turistas de su monte sagrado

Este icono australiano cierra para siempre al turismo. Foto Holger Link | Unsplash.

Australia expulsa a los turistas de su monte sagrado

Últimas avalanchas de turistas para escalar el monte Uluru: a partir del próximo sábado será imposible acceder al monolito sagrado

Mar Nuevo

Madrid

25/10/2019 - 13:32h

Es uno de los iconos de Australia, patrimonio mundial de la Unesco y, desde el próximo sábado, también símbolo del impacto de la masificación turística y la necesidad de preservar el patrimonio. Desde el 26 de octubre, el acceso al Uluru, en el Parque Nacional Uluru-Kata Tjuta, estará cerrado a los visitantes.

Fijada en 2017, la fecha no es casual. El 26 de octubre de 1985, el monte Uluru y Kata Tjuta fueron devueltos a la comunidad indígena Pitjantjatjara Anangu, sus moradores desde hace 30.000 años.

La fecha, el 26 de octubre, se escogió como homenaje a la recuperación de las tierras por sus propietarios ancestrales en 1985

[Para leer más: Kioto lucha contra la masificación a golpe de inteligencia artificial]

Monte Uluru

Centenares de turistas acudieron hoy al magnético monolito de tierra roja cuyas tonalidades varían según la luz y considerado sagrado por los aborígenes australianos ante su cierre inminente.

Las aglomeraciones para subir al monte Uluru serán las últimas. Foto: Lukas Coch | EFE | EPA.
Las aglomeraciones para subir al monte Uluru serán las últimas. Foto: Lukas Coch | EFE | EPA.

De hecho, según imágenes divulgadas en las redes sociales, largas hileras de furgonetas esperaban en la entrada del Parque Nacional a los pies del monte, de 348 m de altura y 9 km de perímetro, para intentar alcanzar su cima antes de que entre en vigor la prohibición de escalarlo.

Con el cierre del sendero se eliminarán las señalizaciones y las cadenas que facilitaban el ascenso

Cuando se cierre el sendero se eliminarán también las cadenas de hacían de pasamanos para facilitar el ascenso, así como las señalizaciones, que denominan el lugar como Ayers Rock, el nombre que le impusieron en 1873 los colonizadores británicos.

Ejemplo de masificación turística

La prohibición de escalar Uluru fue decidida en 2017 en reconocimiento a los deseos del pueblo indígena de los Anangu y se entiende como un antes y un después en la gestión del turismo de masas y en la preservación del patrimonio.

Si hasta ese año visitaban anualmente unos 100.000 viajeros el lugar sagrado, a partir de la fecha el número se disparó, llegando a 400.000 entre julio de 2018 y junio de 2019.

Todo está listo para el cierre monte Uluru al turismo. Foto: Lukas Coch | EFE | EPA.
Todo está listo para el cierre monte Uluru al turismo. Foto: Lukas Coch | EFE | EPA.

La decisión no ha estado, además, exenta de controversia, ya que existen sectores que consideran el que cierre del Uluru, todo un símbolo australiano, podría dañar el sector turístico.

Tras anunciarse la prohibición, el número de turistas que ascendían el monte Uluru se disparó un 20%

Simbología

Según el pueblo Anangu, el monolito, ubicado en el corazón del desierto australiano y declarado Patrimonio de la Humanidad, es el lugar donde viven seres de su mitología que tienen como cometido guiarles por la vida.

Según explicaron los representantes aborígenes ya en 2017, “la tierra tiene ley y cultura. Damos la bienvenida a los turistas aquí. Cerrar la escalada no es algo para sentirse molesto sino un motivo de celebración. Vamos a cerrarlo todos juntos”.

Y es que, como recuerda el experto en asuntos indígenas de la Universidad Deakin, Yin Paradies, “cada parte de la tierra y el mar tienen un significado cultural para los aborígenes e isleños del estrecho de Torres y Uluru no es una excepción”.

“Hay muchos lugares sagrados y rutas cósmicas alrededor de Uluru formado por seres ancestrales y es un proceso continuo de recreación conocido como el 'Tiempo del Ensueño'”, añade este experto. Y es algo que “algunas personas no entienden porque no reconocen que todos existimos dentro de un cosmos viviente que se regenera”.

Los dueños tradicionales de Uluru, que han inspirado a otros grupos indígenas a considerar prohibiciones similares, celebrarán el cierre con una ceremonia tradicional el domingo.