Un viaje por las siete ciudades más aisladas del planeta

Villa Las Estrellas, el asentamiento chileno situado en la Antártida. Chikomario

Un viaje por las siete ciudades más aisladas del planeta

Este recorrido aéreo descubre siete poblaciones recónditas, rodeadas de desiertos, mares, montañas o glaciares

Cerodosbé .

Barcelona

27/03/2017 - 13:00h

Viajar a golpe de Google Maps a veces es posible. Incluso a los lugares más recónditos del planeta. Una muestra de ello es este vídeo elaborado por Business Insider en el que se hace un recorrido aéreo por las siete poblaciones del mundo más aisladas. En este particular viaje se cruzan desiertos, mares y glaciares hasta encontrarnos con pequeñas ciudades ubicadas en entornos que parecen de película.

La primera parada en este recorrido nos lleva hasta Edimburgo de los Siete Martes, capital y principal asentamiento de la isla de Tristán de Acuña, dentro del territorio británico de ultramar de Santa Elena, Ascensión y Tristán de Acuña. Su población apenas alcanza los 300 habitantes, los cuales viven a la sombra de un volcán activo que corona la isla. La manera más rápida de llegar a esta localidad es un viaje en barco de seis días, desde la isla de Santa Elena, 2.173 kilómetros al norte.

edimburgo de los siete mares

A continuación viajamos hasta Whittier, en Alaska (EEUU), hogar de algo más de 200 habitantes. Llama la atención que prácticamente todos ellos viven bajo el mismo techo, en un edifico de catorce plantas que corona la localidad. Para llegar a Whittier sólo es posible hacerlo por vía marítima… o por un túnel de 2,6 millas con una sola vía férrea.

Whittier, Alaska

Casi en el otro extremo del planeta se sitúa Villa Las Estrellas, uno de los dos únicos asentamientos humanos en la Antártida, junto al Fortín Sargento Cabral, de la Base Esperanza, perteneciente a Argentina. Villa Las Estrellas, territorio de Chile, acoge en invierno a alrededor de 80 personas en misión militar o científica, además de a sus familias. Durante el verano la población asciende a 150.  

La siguiente parada la encontramos en plenos Andes. La Rinconada (Perú), ubicada cerca de una mina de oro, acoge a 50.000 habitantes, que viven a 5.100 metros al nivel del mar, lo que la convierte en la ciudad más alta del mundo. Entre las particularidades de esta localidad destaca la ausencia de agua corriente y de un sistema de alcantarillado, con los consiguientes problemas medioambientales y de salud pública.

La Rinconada Peru

En las antípodas del clima de las alturas de Perú se encuentra Coober Pedy, en la desértica Australia meridional. De acuerdo al último censo su población no alcanza los 2.000 habitantes. Todos ellos viven en casas subterráneas, una particularidad que se ha convertido al mismo tiempo en su principal atractivo turístico. Fundada en 1915, Coober Pedy es la capital mundial del ópalo, un mineral que se encuentra casi en exclusiva en esta remota zona de Australia.

Coober Pedy Australia

De vuelta al otro extremo del mundo llegamos a Longyearbyen, el principal asentamiento del archipiélago de Svalbard. Estas islas pertenecientes a Noruega y situadas en el océano Glacial Ártico soportan durante todo el año temperaturas extremas, con consecuencias curiosas: desde hace más de medio siglo el pequeño cementerio de la localidad dejó de acoger a nuevos difuntos, ya que los habitantes de Longyearbyen observaron que los cuerpos no se descomponían debido al hielo permanente que hay en este terreno.

Longyearbyen noruega

La última parada de este viaje es el oasis de Siwa, en Egipto, completamente rodeado por el desierto del Sahara. Recientemente se construyó una planta solar para proveer de electricidad a sus cerca de 23.000 habitantes. Muy cercana a la frontera con Libia, algunos touroperadores ofrecen una viaje de nueve horas por carretera desde El Cairo, la capital del país. 

siwa oasis