Baleares sanciona con 620.000 euros a los hoteles patera

El gobierno de Baleares pone la lupa en los hoteles que excedieron su capacidad de alojamiento.

Baleares sanciona con 620.000 euros a los hoteles patera

El gobierno de las Islas Baleares abre expedientes sancionadores a 32 hoteles de Mallorca por superar la capacidad máxima de ocupación

El gobierno de Baleares no sólo multa a los pisos turísticos ilegales y sus plataformas: la Consejería de Turismo abrirá expedientes sancionadores a 32 hoteles de Mallorca por sobreocupación en el verano. El monto total de las multas asciende a los 621.000 euros.

Estas sanciones se originan en una serie de inspecciones realizada en agosto del año pasado a 40 hoteles, de los cuales detectaron un exceso de ocupación en 32 establecimientos.

Excepciones

En cada visita, los inspectores comprobaban que los hoteles no superaran la capacidad autorizada. Las excepciones eran cuando un cliente pedía en su reserva la instalación de camas supletorias para menores de 12 años; o que se disponga de cunas para que puedan dormir los niños de hasta dos años.

Los 32 hoteles sancionados tendrán que afrontar una multa de 621.000 euros

“Pero en ningún caso está permitido que la ocupación efectiva del establecimiento supere el número de plazas autorizadas”, indicaron en la Consejería de Turismo.

No es igual que ‘overbooking’

El gobierno balear puntualiza que la sobreocupación no es lo mismo que la sobrecontratación, más conocida como ‘overbooking’.

La primera “no está permitida”, mientras que la segunda consiste en aceptar más reservas que las plazas disponibles, pero que en caso de lleno del hotel, se tienen que ofrecer las alternativas planteadas en la Ley 8/2012.

Defensa del consumidor

Esta ley establece que en caso de sobreocupación la dirección del hotel está obligada a proporcionar alojamiento a las personas afectadas en un establecimiento de la misma zona, con una categoría igual o superior a la reservada, y con condiciones similares a las pactadas.

El hotel también tiene que asumir los gastos de traslado al alojamiento definitivo, así como los gastos adicionales que tenga que el pasajero afectado por la sobreocupación.