Barcelona, Canarias y Baleares aguantan la crisis

Barcelona, Canarias y Baleares aguantan la crisis

Los destinos turísticos que tiran del sector se encuentran en Catalunya y las islas. Tienen perspectivas favorables en rentabilidad y facturación

¿Dónde pasa de largo la crisis? En Barcelona, Canarias y Baleares. Estos son los únicos destinos turísticos españoles en los que la recesión económica no hace mella, al menos de momento. La Ciudad Condal, a la cabeza, es la que más despunta de todo el país, con perspectivas favorables para verano y el conjunto del año.

Así, dentro de una tendencia general de escasas mejoras respecto al segundo trimestre de 2011, los empresarios barceloneses y de los destinos de las islas, con elevada presencia de cliente internacional de touroperador, ofrecen un balance “moderadamente” positivo, según revela un informe de la Alianza para la Excelencia Turística (Exceltur).

En cambio, la mayor parte de los destinos del norte, del interior y de las ciudades --dependientes de la demanda interna-- registran “fuertes” descensos en ventas y también en resultados hasta el sexto mes del año.

Barcelona y alrededores prosperan

Barcelona y el área metropolitana han esquivado la caída de consumo y gasto de los extranjeros y, sobre todo, del resto de españoles. El destino catalán sigue destacando como la ciudad con el desempeño más “próspero” en sus indicadores de rentabilidad y facturación empresarial entre abril y junio de 2012.

Las expectativas para mantener los resultados del verano de 2011 son generalizadas en Catalunya. Igualmente, los datos positivos se extenderán al conjunto del año, revelan los indicadores de la encuesta.

“Ligeras” mejoras

Por su parte, los establecimientos de Baleares también manifiestan “ligeras” mejoras en sus ventas en el segundo trimestre, y en menor medida en sus resultados, gracias al mayor nivel de afluencia de internacionales.

Los empresarios canarios --posicionados en producto paquetizado--, tienen durante este periodo registros similares a los alcanzados en 2011, a pesar de haber caído la demanda.

En el escenario turístico previsto para la segunda mitad de 2012, los empresarios de los archipiélagos esperan salvaguardar de forma generalizada las cifras del pasado año o incrementarlos “levemente” en los meses de verano.