El barrio de París que nadie había tenido en cuenta

Cafeterías y tiendas de diseño como O/HP/E traen nueva vida al barrio Chateau d'Eau.

El barrio de París que nadie había tenido en cuenta

El colorido barrio de Château-d’Eau presume de multiculturalidad e innovación en sus pequeñas tiendas y bares

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

09/05/2019 - 12:23h

Hay barrios que escapan del radar turístico y que son buscados por los viajeros interesados en la faceta multicultural de las grandes ciudades. Si Nueva York tiene sus atractivos en Chinatown o Harlem, hay rincones de París como Chateau d’Eau que dan la impresión que se está en otro país. O continente.

Al salir de la estación del metro de la línea 4, que da nombre a este barrio del X Distrito, el viajero creerá que se trasladó a algún paraje de África. Las tiendas de belleza, ya sean peluquerías o manicuras, se multiplican como reflejos de espejos.

[Para leer más: Guía absurda de París]

Estos locales se encuentran contiguos a tiendas de productos de las Antillas, el Lejano Oriente y el África subsahariana, visitados tanto por miembros de estas etnias como por parisinos en búsqueda de sabores exóticos con los que presumir en los fogones.

Al salir de la estación Chateau d’Eau el viajero puede creer que se trasladó a algún rincón de África

No es raro que muchos inmigrantes de esas regiones y sus descendientes usen las peluquerías para socializar y matar el tiempo, por ello la música (sea rumba congoleña o la makossa de Camerún) se escapa de las paredes y convierte a estas pequeñas calles en una mezcla de ritmos.

Teatros y jazz

En las manzanas de este barrio se concentran siete teatros. El más famoso es el Théâtre Antoine, catalogado como monumento histórico, pero también se pueden conocer el Comédie, el Théâtre du Gymnase, el Théatre du Splendid, el Renacimiento Théâtre y Eldorado, que suelen acoger funciones de grandes actores de la Comédie francesa.

teatro antonie
Interior del Théâtre Antoine.

A pocos pasos se encuentra el recomendado New Morning, una de las salas de conciertos más activas de París con una interesante programación de jazz y blues.

Tiendas a tener en cuenta

Gran parte de la vida del barrio transcurre por el Mercado de Saint-Martin, que data de 1880, pero en los últimos años se han abierto muchas tiendas que, sin dejar de lado las raíces de diversidad de Chateau d’Eau, apuestan por el diseño y la innovación.

[Para leer más: París vuelve a ser la reina de Europa]

Una de ellas es Maison Lévy, que transforma antiguas pinturas (como esas que se pueden conseguir en un mercadillo) en estampados para almohadones y paredes.

tresorerie
La Trésorerie, una de las nuevas tiendas de diseño.

Otra tienda que llama la atención es La Trésorerie, que importa artículos de decoración y menaje de Asia y Europa. A tener en cuenta su línea de lámparas de estética minimalista.

Para comer bien y saludable

En esta línea también se encuentran las creaciones de O/HP/E, donde también se sirven exquisitos pasteles artesanales y café de elaboración orgánica.

hope
Café gourmet y tendencias en menaje en O/HP/E.

La comida saludable también tiene lugar en el restaurante Les Résistants, donde se ve que la elegancia no es incompatible con la gastronomía healty.

El pasaje cubierto de Brady condensa restaurantes y tiendas de India y Pakistán

Si es domingo, en Hollybelly hay buenos brunchs, mientras que los paladares veganos deberían dar una vuelta por Yumy, que tiene una abundante carta de zumos y batidos naturales.

El rincón importado de India

Uno de los rincones más llamativos de esta calle es el pasaje de Brady, que con poca imaginación fue bautizado como La pequeña India.

brady
Pasaje Brady.

Se trata de un pasaje cubierto entre las calles de Faubourg Saint-Denis y Faubourg Saint-Martin, donde las tiendas de origen indio y pakistaní ofrecen productos exóticos hasta donde alcanza la vista, aunque también se pueden encontrar especias y comidas de las islas Reunión y Mauricio.

[Para leer más: Los vecinos de la calle trendy de París están hartos de los turistas]

Hay que armarse de paciencia para transitar este pasaje, sobre todo los sábados, ya que si el lugar es estrecho, encima el espacio se reduce por las mesas de los restaurantes. Mejor hacer una parada, probar los alimentos con curry, y seguir camino.