Basilea: la pequeña ciudad de la gran arquitectura

Mario Botta es solo uno de los grandes arquitectos con obras en Basilea. Foto: Turismo de Basilea.

Basilea: la pequeña ciudad de la gran arquitectura

La cuna de una de las ferias de arte más potentes del mundo está modelada por una concentración única arquitectura de vanguardia

Mar Nuevo

Madrid

28/02/2020 - 19:21h

Es la capital artística y, sin duda, arquitectónica de Suiza. En ningún otro lugar se dan cita tantas obras de estudios y arquitectos de fama mundial como Richard Meier, Frank Gehry, Herzog & de Meuron o Mario Botta que, sin embargo, conviven a la perfección con un coqueto centro histórico, 40 museos y la Art Basel, la feria de arte más importante del mundo, que este año cumple medio siglo de vida.

Creada en 1970 por los galeristas Ernst Beyeler (coleccionista y fundador de la Fundación Beyeler), Trudl Bruckner y Balz Hilt, la Art Basel ha trascendido fronteras para celebrarse también Miami y Hong Kong (esta última acaba de cancelar su edición por el brote de Coronavirus).

Famosa por su potente industria farmacéutica, por el exquisito y finísimo chocolate y, cómo no, por tener a Roger Federer entre sus hijos más ilustres, Basilea vive y respira arte y arquitectura

Si en su edición inaugural logró atraer a 30 galerías y 16.000 visitantes, en la edición de 2020, que se celebrará del 18 al 21 de junio, 300 galerías participarán en la Art Basel original.

La ciudad, famosa también por su potente industria farmacéutica, por el exquisito y finísimo chocolate y, cómo no, por tener a Roger Federer entre sus hijos más ilustres, vive y respira arte y arquitectura, lo que se manifiesta en galerías y museos.

Art Basel es la feria de arte más importante del mundo.Foto Turismo de Basilea

Art Basel es la feria de arte más importante del mundo. Foto: Turismo de Basilea.

[Para leer más: Ginebra en diez museos imprescindibles (y una ópera)]

Casco histórico

Fronteriza con Alemania y Francia, el alma de la ciudad lo encontramos en el río que la atraviesa, el Rin. Cuatro transbordadores de cable y dos puentes, el Mittlerebrücke y el Wettsteinbrücke, unen las orillas de Grossbasel, donde se encuentra el casco antiguo, y Kleinbasel la pequeña Basilea. Sus orillas son perfectas para todo tipo de paseos en bici eléctrica, que se alquila por 20 francos diarios (19 euros).

El corazón histórico es la Marktplatz, dominado por el Ayuntamiento de arenisca roja que data de 1504, aunque el edificio más notable es la catedral románico-gótica, también de piedra rojiza, que guarda en su interior la tumba de Erasmo de Rotterdam. Por detrás debemos localizar la Pfalz, una terraza en lo alto del Rin que ofrece maravillosas vistas sobre la ciudad, la curva del Rin y hasta las colinas boscosas que anticipan la Selva Negra alemana y los Vosgos franceses.

Ayuntamiento y Marketplatz. Foto Turismo de Basilea.

Ayuntamiento y Marktplatz. Foto: Turismo de Basilea.

Deambulando por el casco antiguo toparemos con tres de las siete puertas originales de la ciudad que se han mantenido intactas o con pequeños y grandes tesoros como el Museo Hoosesagg, con colecciones de miniaturas, o el restaurante Schlüsselzunft, en un edificio que data de 1306 que mantiene un ambiente de antiguos caballeros y un menú de sabrosas recetas locales.

Kunstmuseum

Ciudad de museos por excelencia, entre los imprescindibles encontramos Kunstmuseum, que atesora más de 4.000 pinturas y esculturas o 300.000 dibujos en sus tres sedes, entre ellos seis obras de Picasso -algunas donadas por el propio pintor-. Firmadas a lo largo de siete siglos encontramos todo tipo de obras que van desde Holbein a Rothko y Jasper Johns pasando por Bröcklin, Leger y Chagall, además del mencionado Picasso. El edificio principal del museo se amplió en 2016 con un proyecto del estudio de arquitectos Christ & Gantenbein.

Fundación Beyeler. Foto Mark Niedermann

Fundación Beyeler. Foto: Mark Niedermann

La segunda gran pinacoteca es la Fundación Beyeler, que nos espera en un hermoso edificio rebosante de luz diseñado por Renzo Piano al norte de la ciudad. Rodeado de espectaculares jardines, que hacen de él uno de los más bucólicos del mundo, alberga la colección que Hildy y Ernst Beyeler reunieran a lo largo de 50 años e incluye obras de Monet, Picasso y Rothko o esculturas de Miró y Max Ernst.

A solo unos minutos de la fundación encontramos la Villa Wenkenhof, un edificio señorial de estilo inglés construido en 1735 y rodeado de hermosos jardines, de acceso gratuito y escogido por Roger Federer y Mirka Vavrinec para celebrar su boda.

Öffentliche Stadtführung Basel  Public Guided Tour Basel

Herzog & de Meuron se encargaron de la rehabilitación del MKB. Foto. Turismo de Basilea

Vitra Campus

Siguiendo la estela de la nueva arquitectura debemos acercarnos al Museo de las Culturas (MKB), próximo a la catedral y que, además de una enorme colección antropológica, ostenta una cubierta proyectada por estudio local de arquitectos Herzog & De Meuron para la rehabilitación de edificio de 1849. De geometría facetada, revestida de piezas hexagonales y plantas trepadoras, crea un efecto singular entre los tejados de la ciudad medieval.

VitraHaus en Vitra Campus. Foto Turismo de Basilea.

VitraHaus en Vitra Campus. Foto: Turismo de Basilea.

Una acumulación mayor de proyectos arquitectónicos vanguardistas nos esperan en Vitra Campus, ya en suelo alemán, que puede jactarse de contrar con el primer edificio diseñado por Frank Gehry, pero también creaciones de Tadao Ando, Álvaro Siza, Zaha Hadid y Herzog & De Meuron, y un catálogo de mobiliario que incluye a Ray y Charles Eames, Isamu Noguchi, George Nelson, Jas2per Morrison y Ron Arad.

Museo Tinguely

Mario Botta tiene también su sello en la ciudad, en concreto en el Museo Tinguely, que alberga una colección de esculturas cinegéticas o “maquinas-escultura” del artista suizo Jean Tingueli, y en el Banco de Transacciones Internacionales.

Schaulager, Basilea

Foto: Schaulager.

Entre las instituciones artísticas más novedosas se cuenta Schaulager, a medio camino entre el museo y el almacén, que exhibe las obras no expuestas de la fundación Emanuel Hoffmann pero que sirve también de centro de formación e investigación, todo ello dentro de una gran caja que firman, otra vez, Herzog & de Meuron.

Los mismos arquitectos están detrás del Recinto Ferial de Basilea, la Torre de control de los ferrocarriles, la Business Center de la farmacéutica Actelion o la Roche Tower, también de una compañía farmacéutica. De hecho, cuentan con alrededor de 40 construcciones en la que es su ciudad natal (y es que para eso juegan en casa).