Los números de Colau lo confirman: BCN pierde peso turístico

Las pernoctaciones hoteleras de turistas internacionales se redujeron un 6,2% en julio en Cataluña.

Los números de Colau lo confirman: BCN pierde peso turístico

El Ayuntamiento de Barcelona confirma que en el último trimestre las visitas de turistas internacionales han caído el 5,5%

El Ayuntamiento de Barcelona ha reconocido oficialmente el impacto de la inestabilidad política en el turismo de la ciudad, uno de sus principales motores económicos. En el último trimestre el sector registró un descenso del 4,3% en su número de visitantes; pero el impacto fue mayor entre los visitantes internacionales, con una caída del 5,5%.

El turismo internacional representa al 80% de las visitas a Barcelona, y la mayor caída se ha dado entre los ciudadanos europeos, sobre todo del Reino Unido, Alemania, Francia e Italia; mientras que han crecido las llegadas de turistas de orígenes más lejanos como Argentina, Estados Unidos, Rusia, Japón y China.

Barcelona ha perdido el 10% de los ingresos del turismo, dijo Agustí Colom

Estos números fueron expuestos en la comisión de Economía del ayuntamiento. Allí el concejal de Turismo Agustí Colom precisó que los ingresos del turismo entre octubre y diciembre se derrumbaron un 10%, aunque no aportó cifras de qué cuánto dinero ha dejado de percibir la ciudad. En Cataluña, la Generalitat reconoció que se perdieron 319 millones de euros durante el último trimestre.

Cruce de responsabilidades

Colom aprovechó la difusión de estos números para buscar responsables sobre la crisis en el sector. El concejal dijo que la caída ha sido por "la violencia policial el 1-O, la huelga del 3 de octubre y la situación de inestabilidad por intentos de unilateralidad”.

En cambio, el representante del PP desligó la actuación policial y lo adjudicó a “la inestabilidad política catalana”, mientras que desde Ciudadanos consideran que el gobierno de Colau es responsable por haber lanzado “un mensaje de turismofobia”.

Desde la bancada socialista la concejal Montserrat Ballarín dijo que si no cambia la tendencia podrían verse afectados los puestos de trabajo en el sector.