Benidorm tiembla por los recortes en el Imserso

Benidorm tiembla por los recortes en el Imserso

Los hosteleros, que reciben cada año 150.000 jubilados y que disponen de 30 hoteles especializados, temen ser los grandes afectados por los 26 millones menos que se invertirán en estos programas

El invierno en Benidorm puede ser mucho más frío sin los viajes del Imserso. Los hosteleros alicantinos, que acogen cada año a cerca de 150.000 jubilados, creen que serán los más perjudicados tras la decisión del Gobierno de reducir un 25% sus aportaciones a este programa. Un recorte que podría poner en peligro a 30 hoteles y 2.000 empleos.

La ciudad alicantina, un gigante hotelero con 40.000 camas, tiembla ante los efectos que podrían desencadenar estos recortes de 26 millones de euros, pues el programa ha pasado de contar con unos fondos de 103 millones a poco más de 77.

Benidorm se ha convertido en una ciudad que vive por y para el Imserso durante el invierno. Tiene hoteles y actividades de ocio dedicados exclusivamente a la llegada de los jubilados. Y una parte de su sector servicios se ha especializado en las necesidades del Imserso “En temporada baja pueden representar el 65% de la ocupación”, asegura Antoni Mayor, presidente de la patronal hotelera de Benidorm y Costa Blanca (Hosbec).

30 hoteles

Por eso, el recorte del Gobierno ha puesto en pie de guerra al sector turístico. Los hosteleros calculan que esta medida puede afectar a 30 hoteles dedicados por completo a este tipo de turistas, mientras que los sindicatos recuerdan que podría afectar a 2.000 trabajadores.

En los últimos años, Benidorm recibe el 75% de los 200.000 paquetes de viajes anuales del Imserso en la Comunitat Valenciana. “Es una torpeza recortar en un programa en el que el Estado recupera 1,5 euros por cada euro invertido”, asegura Mayor.

Subir el precio


De momento, la patronal y el Ayuntamiento de Benidorm han solicitado una reunión con el director general del Imserso, César Antón Beltrán, para frenar los recortes y buscar otras soluciones. Su propuesta pasa por aumentar en parte el precio a los jubilados sin recortar plazas.

Además, los hosteleros recuerdan que se trata de “otra piedra en el camino”. A los recortes en el Imserso se suman la subida en las tasas en el aeropuerto de El Altet y la supresión de vuelos de Ryanair.