Boí-Taüll supera el concurso de acreedores

Boí-Taüll supera el concurso de acreedores

El ICF acepta la refinanciación a 15 años del crédito hipotecario de siete millones

Boí Taüll ha logrado sellar el convenio que le permitirá salir del concurso de acreedores. En una junta celebrada esta mañana, el pacto propuesto ha logrado el apoyo del 73,2% de los acreedores. El titular del juzgado mercantil número 5 de Barcelona, Daniel Irigoyen, podrá levantar la tutela judicial en el plazo de un mes.

El acuerdo ha contado con la mayoría de los acreedores ordinarios (Bankia, arrendadores de los negocios relacionados y proveedores). La mayoría de ellos se han acogido a los dos primeros escenarios que se plantearon para refinanciar la estación, según ha explicado el abogado de la concursada, Agustí Bou, del despacho Jausas.

Escenarios


El primero supone mantener el montante total del pasivo intacto --unos 40 millones de euros-- y alargar el plazo de pago a 15 años mientras que el segundo es realizar una quita del 40% sobre el pasivo y prolongar el plazo de pago a 10 años con los dos primeros de carencia.

La inyección de 800.000 euros que Boí Taüll ha conseguido de su principal accionista, el grupo inmobiliario aragonés Nozar --que se encuentra también en concurso de acreedores--, ha sido básico para salir de la suspensión de pagos, como ha adelantado el diario Expansión. Además, ha permitido que los trabajadores estén preparando la reapertura de la estación para el próximo puente del 6 de diciembre.

ICF

Por su parte, el ICF --con quien la estación mantiene un crédito hipotecario de unos 7 millones de euros-- ha aceptado una refinanciación a 15 años. El abogado de la compañía negocia ahora con el resto de entidades financieras --CatalunyaCaixa, CAM y La Caixa--, que mantienen créditos privilegiados.

Con el convenio, Boí-Taüll traza un plan de viabilidad para los próximos quince años. Para reactivar la estación durante la próxima temporada, la estación necesita 2,3 millones de euros.