Botella acepta que la salvación de Madrid es copiar a Barcelona

Botella acepta que la salvación de Madrid es copiar a Barcelona

El Ayuntamiento de Madrid ultima un consorcio público-privado para promover la imagen de la ciudad

David Placer

Madrid

16/01/2014 - 00:25h

Dos turistas en el Parque del Retiro de Madrid.
El Ayuntamiento de Madrid ha aceptado calcar el modelo de Barcelona para sacar a flote el turismo de Madrid, que afrontó el año pasado una fuerte caída de visitantes. La alcaldesa Ana Botella y su equipo han acelerado el ritmo de reuniones con empresarios del sector turístico para impulsar un consorcio similar a Barcelona Turisme.

La entidad estará liderada por el Ayuntamiento pero en ella participarán activamente hoteleros y empresarios del sector. La patronal turística Exceltur había sugerido al gobierno local copiar la iniciativa de Barcelona que ideó el consorcio para llenar los hoteles que se construyeron para los Juegos Olímpicos de 1992.

Los empresarios están convencidos de que el éxito turístico de Barcelona reside, en buena parte, en la estrategia común que ha emprendido durante 20 años el consorcio público-privado. “Han hecho un trabajo muy profesional. Todos se han unido con el propósito de promocionar la ciudad y la realidad es que hoy Barcelona aparece en los primeros lugares deseados por los turistas y Madrid no”, explica José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de Exceltur.
 
 
La preocupación de los empresarios por la debacle turística de la ciudad es creciente: caen los vuelos, los hoteles y el bus turístico
 
Los empresarios debaten estos días el modelo, las líneas, los atractivos que la propia alcaldesa, Ana Botella, tuvo dificultades para explicar con claridad durante la presentación ante el Comité Olímpico Internacional para la candidatura de Madrid. La potencialidad cultural de la ciudad, con el museo del Prado a la cabeza, es el punto fuerte que más consenso generan para promocionar a Madrid como destino diferenciado.

Los empresarios esperan que el Ayuntamiento anuncie en breve la creación del consorcio. La preocupación por la debacle de la ciudad es creciente. El bus turístico viaja vacío, el 65% de los hoteles bajó en 2013 su facturación, el aeropuerto de Barajas pierde pasajeros por la política de British Airways y, para colmo, el Gobierno sube las tasas aeroportuarias.

“No hay una política coherente, integral. La subida de tasas ha ahuyentado la atracción de visitantes que necesitábamos”, explica el vicepresidente de Exceltur.

La ciudad perdió el verano pasado el 5,8% de turistas en comparación con el mismo período de 2012, que también había experimentado una disminución. La caída ha sido la mayor de toda España, seguida por el País Vasco.