Buenos Aires a través de diez edificios imprescindibles

Un paseo por los edificios más bellos de Buenos Aires. Foto Sander Crombach | Unsplash.

Buenos Aires a través de diez edificios imprescindibles

Siempre queda algo por descubrir en la ciudad porteña, inacabable en gastronomía, ocio, cultura y, por supuesto, arquitectura

Mar Nuevo

Madrid

13/06/2019 - 18:40h

Teatros, galerías, residencias palaciegas o viviendas convertidas en hoteles. Testigos de la historia y las historias de sus ciudadanos. De diferentes estilos y épocas. A cada paso, en cada barrio y tras cada esquina, Buenos Aires nos sorprende con edificios emblemáticos. Escogemos los diez imprescindibles.

Una lista perfecta para completar, sustituir o tachar. Porque si hay ciudades en las que basta una visita para conocerlas, hay otras que nunca acabamos de descubrir del todo. Y Buenos Aires pertenece, sin duda, a las segundas.

Hasta 1.500 personas participaron en la construcción del Teatro Colón, que se extendió durante 20 años. Sus dos primeros arquitectos fallecieron antes de su inauguración

[Para leer más: Así se vive Palermo Soho, el barrio de moda de Buenos Aires]

Teatro Colón

Considerado, por su tamaño, acústica y trayectoria, uno de los teatros líricos más importantes del mundo y al nivel de los archiconocidos como Metropolitan Opera House de Nueva York, la Scala de Milán, la Ópera Estatal de Viena, la Royal Opera House de Londres y la Ópera de París, el Teatro Colón fue restaurando en el 2010.

Teatro Colón. Foto Turismo Buenos Aires.
Teatro Colón. Foto Turismo Buenos Aires.

En su construcción original, que se extendió durante 20 años, participaron 1.500 personas, dirigidas por los arquitectos Victor Meano y Jules Dormal. El proyecto original fue de Francesco Tamburini, quien murió antes de iniciarse las obras.

Con materiales blandos (telas, maderas y alfombras) en la sala y los palcos, y materiales duros (mármol y bronce) en los pisos superiores, así como un diseño en forma de herradura que distribuye el sonido, cuenta con una acústica envidiada en el mundo, pero también detalles únicos como la cúpula decorada por el pintor argentino Raúl Soldi.

Desde su primera función del 25 de mayo de 1908, en la que se presentó la ópera Aída, de Giuseppe Verdi, han pasado por el teatro los directores, cantantes y bailarines más importantes de la historia, tales como Igor Stravinsky, Herbert von Karajan, Daniel Barenboim, Maria Callas, Luciano Pavarotti, Plácido Domingo, Rudolf Nureyev, Julio Bocca y Maximiliano Guerra.

Teatro Colón, Turismo de Buenos Aires.
Teatro Colón, Turismo de Buenos Aires.

Edificio Kavanagh

De 120 metros, el que fuera el rascacielos más alto de Sudamérica, Monumento Histórico Nacional y Patrimonio Mundial de la Modernidad por la Unesco, es hoy un símbolo arquitectónico de la ciudad.

Las obras se iniciaron en abril de 1934 bajo la supervisión del Ingeniero contratista Rodolfo Cervini y los arquitectos Sánchez, Lagos y de la Torre sobre una idea promovida por Corina Kavanagh (dicen que para vengar el veto de la familia Anchorena a su amor con uno de los vástagos tapándoles las vistas desde su residencia, el actual Palacio San Martín, sede de la Cancillería, a la Basílica del Santísimo Sacramento).

Cierta o no la leyenda, el edificio se inauguró en 1936 e incluyó grandes avances en la época, como aire acondicionado, una fuente, talleres de lavado y planchado, cámara frigorífica y sistema telefónico central.

Edificio Kavanagh. Foto Wikipedia.
Edificio Kavanagh. Foto Wikipedia.

Debido a su forma escalonada, se instalaron novedosas terrazas jardín. Hoy es un edificio residencial con 105 apartamentos.

Palacio Barolo

Ubicado en el barrio de Monserrat, este edificio de tintes indios y referencias a la Divina Comedia de Dante Alighieri -por ejemplo, la división en tres partes que se corresponden con el infierno, el purgatorio y el paraíso, como en la obra-, fue construido por el arquitecto italiano Mario Palanti para el empresario Luigi Barolo.

Inaugurado en 1923, fue en ese entonces el edificio más alto de Sudamérica, hasta que se construyó el Kavanagh, y fue también el primer edificio de hormigón armado de casi 100 m de altura.

Palacio Barolo. Foto Turismo Buenos Aires.
Palacio Barolo. Foto Turismo Buenos Aires.

Está rematado por un faro giratorio en el piso 22 que, en 1923, transmitió con sus luces el resultado de la pelea por el título mundial de boxeo entre Luis Angel Firpo y Jack Dempsey en Nueva York.

Como curiosidad, cuenta con un hermano gemelo al otro lado del Río de la Plata, el Palacio Salvo, en Montevideo.

Palacio Devoto

Tomás Devoto, presidente del Círculo Italiano, mandó construir a Alejandro Christophersen una residencia que marcaría el comienzo de una abundante proliferación de lujosos palacios de las familias más acaudaladas de la ciudad.

La majestuosidad de la residencia combina con la decoración interior sembrando las estancias con un rosa pálido muy característico dominante en la casa.

Café Tortoni

Si hay algún establecimiento mítico de Buenos Aires es el Café Tortoni, el más antiguo de la ciudad, fundado en 1858, y una parada obligada en cualquier recorrido.

Su fachada, obra del arquitecto Alejandro Christophersen, sus mesas de mármol y sus espectáculos de jazz y tango son algunos de sus reclamos más populares.

Cafe Tortoni. Foto Turismo Buenos Aires.
Cafe Tortoni. Foto Turismo Buenos Aires.

Pero la verdadera fama del café viene dada por los clientes que ha tenido a lo largo de su historia: Jorge Luis Borges, Federico García Lorca y Julio Cortázar o Carlos Gardel disfrutaron de grandes momentos entre las paredes del Tortoni.

Palacio Pereda

La actual embajada de Brasil fue mandada construir al estilo del Museo Jacquemart André de Paris al arquitecto francés Louis Martin.

Sin embargo, quien terminaría firmando el proyecto sería el popular Julio Dormal. La fachada, la decoración de su interior y las pinturas que alberga este palacio (entre ellas los cielorrasos de los salones, obra del pintor catalán José María Sert) son las señas de identidad de la embajada brasileña.

Palacio Pereda. Foto Wikipedia.
Palacio Pereda, sede de la embajada de Brasil en Buenos Aires. Foto Wikipedia.

Galería Güemes

De estilo art nouveau, con una marcada influencia de la arquitectura europea de finales de silgo XIX en elementos como detalles de bronce y cúpulas de vidrio y hierro, la galería es un impresionante pasaje peatonal de más de 100 metros de extensión que une las calles Florida y San Martín.

Galería Güelmes, Buenos Aires. Foto Wikipedia.
Galería Güemes. Foto Wikipedia.

Edificio Estrugamou

Situado en el barrio del Retiro, el Estrugamou es un ejemplo excelente de la arquitectura señorial de la primera mitad del siglo XX.

Con un aire muy francés, este bloque de viviendas se ideó para familias adineradas de la época y, por ello, se usaron materiales de alta calidad como picaportes y herrajes de bronce importados de Francia o mármoles para las escaleras y los suelos de los vestíbulos.

Los arquitectos que llevaron a cabo el proyecto son Eduardo Sauze y Auguste Huguier.

Centro Cultural Kirchner

De nuevo un arquitecto francés, Norbert-Auguste Maillart, está detrás de un proyecto arquitectónico en la ciudad porteña que, en este caso, se construyó como sede del servicio de correos y se conoció como Correo Central. 

Centro Cultural Kirchner. Foto Turismo de Buenos Aires.
Centro Cultural Kirchner. Turismo de Buenos Aires.

En 1997 fue declarado Monumento y Patrimonio Histórico Nacional y reabrió sus puertas en el 2015, con impresionantes detalles arquitectónicos como el vidrio facetado de la cúpula. Pese a la reconversión del edificio a nuevos usos, en su interior aún guarda detalles como mesas de mármol y buzones que recuerdan su cien años dedicado al servicio postal.

El CCK es un espacio moderno, amplio y diverso dedicado a las artes visuales y escénicas, a la educación y en general a todo tipo de manifestaciones artísticas.

Palacio Duhau

Inspirado en el Château Du Marais, este edificio de estilo neoclásico que en otra época fuera una vivienda familiar forma parte hoy en día del hotel Hyatt, de 5 estrellas.

De decoración modernista, con muebles de estilo belle époque y cuadros contemporáneos, los detalles de algunas de sus paredes en madera tallada, y sus suelos de mármol, marcan la diferencia.

Palacio Duhau, hoy Park Hyatt Buenos Aires. Foto Hyatt.
Palacio Duhau, hoy Park Hyatt Buenos Aires. Foto Hyatt.