Diez tesoros del barrio más tanguero de Buenos Aires

El espíritu del tango persiste en cada rincón de San Telmo. Foto: Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires.

Diez tesoros del barrio más tanguero de Buenos Aires

En San Telmo, uno de los barrios históricos de Buenos Aires, el tango y el arte conviven con paseos de antigüedades y casas coloniales

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

08/11/2019 - 18:58h

San Telmo es uno de los barrios de Buenos Aires donde mejor se conservan las huellas de la historia de la ciudad. En una cuadrícula de 10 manzanas se concentran tanguerías, ferias de anticuarios, antiguas mansiones reconvertidas en tiendas de diseño, casonas con túneles centenarios, bares emblemáticos y museos de arte.

Los domingos son los días donde las calles –muchas de ellas con sus adoquines originales- se convierten en peatonales, y el barrio es un imán para turistas.

Con calma, aprovechando que en Argentina es primavera, estas son algunas de las diez ‘perlitas’, como dicen los porteños, que se pueden descubrir en San Telmo.

Plaza Dorrego

Es la segunda plaza más antigua de Buenos Aires, después de la fundacional Plaza de Mayo. Ocupa menos de una manzana, y era el sitio donde se detenían las carretas tiradas con bueyes que traían las carnes y pieles de la campiña bonaerense.

Plaza dorrego Gentileza Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires
Bar Plaza Dorrego, uno de los cafés emblemáticos de la ciudad. Foto: Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires.

[Para leer más: Qué tiene Buenos Aires que seduce a los millennials]

Basta mirar en 360 grados para descubrir cafés legendarios como el Bar Dorrego, tanguerías, iglesias de aires coloniales como la de San Pedro Telmo, edificios antiguos como la vieja Cárcel de Mujeres y casonas transformadas en galerías comerciales como el Solar de French.

Feria de Antigüedades

La feria de antigüedades de Plaza Dorrego, una de las más importantes del continente, merece un capítulo aparte.

En la Plaza Dorrego y a lo largo de la calle Defensa se concentran los anticuarios y los puestos de venta de antigüedades

 Feria Antiguedades Gentileza Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires
Feria de Antigüedades de San Telmo. Foto: Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires.

Sus inicios se remontan a la década de los ’70, cuando los vecinos se juntaban a vender objetos en desuso. Los domingos suelen presentarse músicos y bailarines de tango, y además de los 270 puestos de la plaza también se pueden encontrar toda clase de artículos centenarios en las tiendas de anticuarios que se agrupan en la calle Defensa.

Pasaje de la Defensa

En 1871 las familias de clase-media alta abandonaron el barrio cuando la ciudad fue castigada por una epidemia de fiebre amarilla.

pasaje defensa 2
Casa Ezeiza, actual Pasaje de la Defensa. Foto: Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires.

Las residencias fueron ocupadas por familias inmigrantes, y las huellas de este cambio se pueden ver en esta propiedad de la familia Ezeiza, en Defensa y San Juan, una casona dividida en dos patios donde se distribuían las habitaciones y estancias de servicio, que ahora se dedican a la venta de antigüedades, libros y al diseño textil.

Mercado de San Telmo

A fines del siglo XIX el gobierno municipal ordenó que cada barrio tuviese su mercado. En San Telmo hubo dos: el Argentino desapareció, pero el que lleva el nombre del barrio persiste; y junto a las paradas de venta de alimentos hay locales gastronómicos para comer asado, pizza, empanadas y platos del norte como locro y tamales.

Mercado San Telmo Gentileza Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires
Mercado de San Telmo. Foto: Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires.

[Para leer más: Cinco secretos de Buenos Aires desconocidos hasta para sus habitantes]

Vale la pena mirar su estructura metálica, que presenta una sucesión de pórticos de hierro y vidrio que forman las galerías.

Cafés de ayer y de hoy

Varios bares, cafés y hoteles se encuentran en casas con 200 o 300 años de antigüedad, de cuando Buenos Aires era conocida como ‘La Gran Aldea’.

Uno es el Viejo Almacén, en Independencia y Balcarce, una de las pocas esquinas en ángulo recto de la ciudad. En el siglo XVIII fue una ‘pulpería’, comercio donde los vecinos compraban todo lo que necesitaban y que funcionaba como bar y centro de reunión social. En 1969 el cantante Edmundo Rivero (que se presenta en una estatua a pocos metros) la transformó en una tanguería.

Viejas casonas como la Antigua Tasca de Cuchilleros o el Pasaje Solar se transformaron en hoteles y restaurantes

En el Pasaje Solar, sobre Balcarce al 1024, se puede ver cómo una vieja casona se transformó en un hotel boutique con un coqueto restaurante, aunque en las tardes de sol se recomienda tomar un café bajo la sombra de su galería.

Pasaje solar San Telmo
El Pasaje Solar, reconvertido en un hotel boutique. Foto: Pasaje Solar.

A pocos metros está el Galería Hotel, una casa de 1890 que se convirtió en un alojamiento siempre visitado por artistas, que aprovecharon para instalar sus talleres y galerías.

En Carlos Calvo 319 está la Antigua Tasca de Cuchilleros, una casa construida entre el siglo XVIII y principios del siglo XIX, que guarda una trágica historia de amor de los años de la anarquía tras la independencia de 1816.

Casas y túneles

La casa más estrecha de Buenos Aires se encuentra en el simpático pasaje San Lorenzo. Solo mide 2,5 metros, y la leyenda dice que aquí vivió el primer esclavo liberto de la ciudad, aunque lo más probable es que sea una subdivisión sin más protocolo.

San Telmo casa minima  Gentileza Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires
La Casa Mínima, la más estrecha de la ciudad. Foto: Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires.

A pocos metros se encuentra el Zanjón de Granados, una casa de estilo italiano de la primera mitad del siglo XIX, construida sobre otra residencia del siglo anterior. Cuando en 1980 su propietario quiso hacer reformas se encontró con una serie de túneles que provienen de inicios del siglo XVII.

El lugar funciona como sala de eventos, pero también se organizan visitas turísticas por esta Buenos Aires de ultratumba.

Museos de Arte

En San Juan entre Defensa y Balcarce se concentran dos centros culturales a tener en cuenta. Uno es el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, situado en una vieja fábrica de tabaco, que cuenta con una importante colección de 7.000 obras de arte del siglo XX de artistas argentinos e internacionales.

museo de arte moderno de Buenos Aires
Museo de Arte Moderno de Buenos Aires. Foto: Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires.

[Para leer más: Buenos Aires a través de diez edificios imprescindibles]

Al lado está el Museo de Arte Contemporáneo, que acoge la colección del mecenas Aldo Rubino, centrado en estilos geométricos y abstractos.

Iglesias europeas

El aluvión de inmigrantes que tuvo Argentina en el último tercio del siglo XIX transformó el país. Además de las comunidades italiana y española también llegaron trabajadores y familias de otras partes de Europa, con sus credos a cuestas.

Iglesia Ortodoxa Rusa Gentileza Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires
Iglesia Ortodoxa Rusa. Foto: Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires.

En Brasil casi Balcarse está la llamativa Iglesia Ortodoxa Rusa, que parece extraída de algún barrio de Moscú con sus cúpulas acebolladas de color turquesa. Cada una tiene una cruz que mira al Este, sujeta por cadenas. Vale la pena contemplar los vitrales con escenas bíblicas y el mosaico que representa la Santa Trinidad, importado de San Petersburgo.

La Iglesia Ortodoxa Rusa, con sus cúpulas turquesas en forma de bulbo, parece haber sido extraída piedra por piedra de Moscú o San Petersburgo

En Juan de Garay y Azopardo, en el límite Este del barrio, está la Iglesia Nórdica, fundada para dar servicios protestantes a los marinos suecos, y que se extendió como centro religioso, social y cultural de la comunidad escandinava en la ciudad.

Mafalda

Quino reconoció que para dibujar la fachada del edificio de Mafalda se inspiró en un inmueble de la calle Chile 371. En su homenaje a pocos metros se instaló un banco con Mafalda con Manolito y Susanita, que se convirtió en una meca para los seguidores de la popular viñeta.
amigos mafalda paseos historieta buenos aires
Mafalda y sus amigos, en el Paseo de la Historieta. Foto: Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires.

A un lado una tienda vende recuerdos de las creaciones de Quino, en una calle empedrada llena de bares y restaurantes.

Estas pequeñas esculturas forman parte del Paseo de la Historieta, un circuito con 20 personajes emblemáticos de la Argentina, que se descubren en los barrios de San Telmo, Monserrat y Puerto Madero.

Parque Lezama

Las investigaciones históricas sostienen que en este gran parque, de senderos que suben y bajan, fue donde el andaluz Pedro de Mendoza fundó Buenos Aires en 1536, para luego abandonarla por el hambre y el asedio de los nativos.

thays lezama 1200
Los senderos decimonónicos del Parque Lezama. Foto: Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires.

En el parque se encuentra la residencia de Gregorio Lezama, que alberga el Museo Histórico Nacional, enfocado en la historia política del país. Vale tener en cuenta el mirador, habitual en las casonas para vigilar los movimientos de los barcos en la entrada al puerto.

Sobre la calle Defensa está el Centro Cultural Torquato Tasso, donde se organizan espectáculos y bailes de tango; y en la esquina con Brasil se enfrentan dos bares emblemáticos: El Hipopótamo y El Británico, habituales puntos de la bohemia porteña.