Burdeos: fusión de pensamiento, arte y vino

La Cité du Vin o cómo Burdeos se sumó a la vanguardia arquitectónica. Foto Anaka.

Burdeos: fusión de pensamiento, arte y vino

La capital de Nueva Aquitania conjuga como ninguna el patrimonio intelectual y cultural y las nuevas tendencias creativas con la tradición vitivinícola

María Jesús Tomé

Barcelona

10/02/2019 - 18:55h

Cuna de pensadores y grandes literatos, Burdeos es una ciudad que se ha reinventado en los últimos 20 años y se ha posicionado como un destino sostenible que marida como nadie arte, vino y patrimonio, tríada superlativa que simboliza la excelencia y el arte de vivir a la francesa. Tierra de acogida para muchos artistas, la capital del departamento de la Gironda es también referente de la efervescencia cultural del país.

París es la ‘ciudad de la luz’, eso está claro. Pero muy pocos saben que a Burdeos se la conoce por la ‘ciudad de las luces’ por las mentes brillantes que allí vivieron como Montesquieu, filósofo al que le debemos la separación de poderes, Montaigne, considerado el padre del ensayo literario o Mauriac, novelista que consiguió el Premio Nobel de Literatura.

Así como París es la ciudad de la luz, Burdeos lo es de las luces por las brillantes mentes que allí vivieron, de Montesquieu a Montaigne, pasando or Mauriac o Goya

Incluso Francisco de Goya, uno de nuestros pintores universales, eligió la capital del departamento de la Gironda para residir durante cuatro años huyendo de su archinémesis, el rey absolutista Fernando VII.

 

Goya tuvo un escenario magnífico para inspirarse: la arquitectura excepcional del siglo XVIII de Burdeos, urbe que no ha experimentado prácticamente ninguna ruptura estilística desde hace dos siglos.

[Narbona: una escapada a la nueva capital del queso]

Declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco, la ciudad de la media luna (llamada así por el suave meandro que hace el río Garona a su paso), ha sabido sacar provecho como ninguna otra en Francia de su excelso patrimonio arquitectónico de más de 350 edificios inscritos en la lista de monumentos históricos.

Espejo del agua. Foto Vent d'Antan . Turismo Burdeos.
Espejo del agua en la Plaza de la Bolsa. Foto Vent d'Antan / Turismo de Burdeos.

Del gris al verde de la sostenibilidad

A mediados del siglo XX el color predominante en Burdeos era el gris y no fue hasta los años noventa que esta urbe comenzó un proceso de limpieza de fachadas neoclásicas y de remodelación de las orillas del río que culminó en 2016 con la inauguración de la Cité du Vin. Obra del estudio francés XTU Architects, se trata de un verdadero sumun de la arquitectura contemporánea que acoge el museo más moderno del mundo dedicado al vino.

En los años noventa del pasado siglo Burdeos inició un proceso de limpieza de fachadas neoclásicas y de remodelación de las orillas del río que culminó en 2016 con la inauguración de la Cité du Vin​

A todo ello se sumó la puesta en funcionamiento de un moderno tranvía que se alimenta de energía eléctrica mediante placas solares.

La Cité du Vin. Foto Nicolas Duffaure.
La Cité du Vin. Foto Nicolas Duffaure / Turismo de Burdeos.

Burdeos, esa ciudad con nombre de vino, pasó en ese momento de ser una metrópolis gris a una ciudad con un aire cosmopolita y plenamente contemporánea que vive de cara al Garona y que ha dado alas a algunas de sus zonas otrora deprimidas.

Un buen ejemplo es Darwin, en el muelle de Queyries, que nació hace seis años tras la remodelación de una zona antigua industrial pensando en la sostenibilidad y en el futuro de los bordeleses.

El arte está muy presente en Burdeos y por eso son imprescindibles dos espacios: el Museo de Bellas Artes, que se aloja en el Palacio Rohan, y el CAPC, de arte contemporáneo, en el antiguo almacén de productos coloniales Lainé

El nuevo barrio de Darwin (Burdeos). Foto Sophie Duboscq
El nuevo barrio de Darwin (Burdeos). Foto Sophie Duboscq /Turismo de Burdeos.

Arte y vino en las bodegas de Burdeos

El arte está muy presente en Burdeos y por eso son imprescindibles dos espacios: el Museo de Bellas Artes, que se aloja en el Palacio Rohan y que alberga 330 obras, cuadros y esculturas, que van desde Tiziano hasta Picasso; y el CAPC, centro de arte contemporáneo, que se ubica en el antiguo almacén de productos coloniales Lainé.

Museo CAPC. Foto Philippe Deval
Museo CAPC. Foto Philippe Deval / Turismo de Burdeos.

Esta pasión por el arte marida a la perfección con su savoir-faire más ancestral: la elaboración del vino.

[El road trip definitivo por Rioja Alavesa]

En este sentido este curioso binomio lo han sabido conjugar algunos bodegueros que han apadrinado en sus instalaciones verdaderas colecciones de arte contemporáneo. El Château Chasse-Spleen, que acoge una exposición centrada en autores emergentes, o el Château d’Arsac, que destaca por su Jardín de Esculturas, son dos buenos ejemplos de la fusión del arte y el vino en Burdeos.

El Château Smith Haut Lafitte, en la vecina Martillac, cuenta con un recorrido de casi diez hectáreas conocido como El Bosque de los Sentidos con creaciones de artistas procedentes principalmente de la capital de Nueva Aquitania

No obstante uno de los más famosos por sus obras de arte en los viñedos es el Château Smith Haut Lafitte, en la vecina Martillac, que cuenta con un recorrido de casi diez hectáreas conocido como El Bosque de los Sentidos con creaciones de artistas procedentes principalmente de la capital de Nueva Aquitania.

Ruta del vino en Burdeos

No hace falta salir de Burdeos para disfrutar de sus vinos ya que en el centro de la ciudad se puede hacer una ruta por sus bares más conocidos, la denominada Urban Wine Trail.

Para hacer una ruta de vinos en Burdeos una buena opción es bajarse la aplicación Cirkwi, que facilita el itinerario e indica donde están estos establecimientos. Cada uno de ellos propone una fórmula de degustación de vino con productos gastronómicos locales

Porte Cailhau. Foto Deepix Turismo Burdeos.
Porte Cailhau. Foto Deepix / Turismo de Burdeos.

Tan solo hace falta descargarse la aplicación Cirkwi, que facilita el itinerario e indica donde están estos establecimientos. Cada uno de ellos propone una fórmula de degustación de vino con productos gastronómicos locales. Dos de de los más conocidos son La Ligne Rouge, al pie de la Puerta Cailhau, y Le Wine Bar, en el barrio de Saint Pierre, donde se pueden tomar vinos excelentes con especialidades italianas.

Aunque uno de los mejores lugares de Burdeos para acabar con una copa de vino en la mano y disfrutar de unas buenas vistas es el mirador de La Cité du Vin. Desde sus 35 metros de altura se puede admirar la ciudad girondina y sus alrededores mientras se degustan algunos de los caldos procedentes de los mejores viñedos del mundo.

La Cité du Vin, de XTU Architects. Foto Anaka.
La Cité du Vin, de XTU Architects. Foto Anaka.