Adiós camareros: llegan los robots

Sawyer puede servir hasta cinco cafés con su brazo mecánico.

Adiós camareros: llegan los robots

Una cafetería de Tokio presenta a su robot que elabora varios tipos de café e infusiones, y en mucho menos tiempo que un empleado

Equipo Cerodosbé

Barcelona

13/02/2018 - 04:55h

No hace falta recordar lo avanzado que se encuentra Japón en materia de tecnología, y lo apasionado que es este país por la cultura cibernética. Los robots pueden amenazar diversos puestos de trabajo, y en Tokio, también peligra los empleos de la gastronomía.

En la capital nipona la cadena Henna Café (que significa ‘café extraño’) presentó a Sawyer, que no es un trabajador más, sino que se trata de un robot que elabora diferentes tipos de café e infusiones a una velocidad imposible para un humano.

En realidad no es el primer prototipo de este tipo que sale al mercado, pero hasta ahora es el más rápido en preparar este tipo de bebidas.

Café en tiempo récord

Sawyer cuenta con un solo brazo, donde el cliente escanea el boleto de compra que dispensa una máquina expendedora, y recibe al consumidor con la pregunta “¿quiere tomar un delicioso café?”, mientras pestañea desde una pantalla de alta definición.

Este robot se encarga de todos los pasos: muele los granos, llena el filtro y vierte agua caliente en los vasos de papel, que puede servir hasta para cinco clientes al mismo tiempo. Desde su brazo también sirve otras seis bebidas calientes, como cappucinos, chocolates y tés.

Cada café cuesta 320 yenes (2,4 euros), un precio algo más barato que los 400 yenes (tres euros) que suele costar esta bebida en Tokio.

Impacto de marketing

La cafetería es propiedad de la agencia de viajes H.I.S., y como era de esperar, ha sido un boom comercial: el local de Henna Café no sólo está lleno de gente con ganas de tomar un café, sino también de curiosos y fanáticos de la tecnología que con sus móviles en mano se realizan selfies al lado del robot barista.

Para sus propietarios, Sawyer es la solución ideal para incrementar la productividad al mismo tiempo que entretienen a los clientes. Además su gerente general Masataka Tamaki destacó que con una sola persona supervisando al robot el negocio funciona perfectamente, a diferencia de los o tres empleados que como mínimo necesita una cafetería convencional.