Canarias se harta de los turistas que apilan piedras en la playa

La costumbre de apilar rocas arruina el ecosistema en Canarias. Foto: Yo soy Tenerife.

Canarias se harta de los turistas que apilan piedras en la playa

La costumbre de crear túmulos de piedras para el postureo de Instagram altera el frágil ecosistema de Canarias. Las ONG buscan erradicar la costumbre

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

31/07/2019 - 13:14h

Hay turistas que creen que apilar rocas en una figura piramidal quedará muy bonito para postear en Instagram con un atardecer de fondo, pero esta costumbre, que explotó en los últimos años, colmó la paciencia de varias ONG de Canarias, que alertan del riesgo para el ecosistema.

Este fenómeno no solo ocurre en Canarias sino también en Baleares o en costas de Galicia o el litoral mediterráneo, pero en Tenerife se da una explosión como no se ve en ningún otro sitio.

Boom en Tenerife

La playa del Jardín es la que concentra el mayor número de túmulos en Europa, en un espacio de 200 por 150 metros donde hay una figura al lado de la otra.

Apilar piedras en un túmulo seca a las plantas y perjudica a la población de insectos y reptiles que viven en las costas

Bajo el hasthag #pasasinhuella la Fundación Telesforo Bravo-Juan Coello alerta por redes sociales que esta costumbre –que no tiene nada que ver con las tradiciones canarias– perjudica al medio ambiente.

rocas 1
Además del impacto ecológico los túmulos también afean el paisaje. Foto: Fundación Telesforo Bravo-Juan Coello.

Hace pocos días unos 150 voluntarios se acercaron a este paraje para desarmar las torres y recuperar el paisaje natural. Sin embargo al otro día otras manos se dedicaron a reconstruir los túmulos.

El mes pasado también tiraron abajo cientos de tonguitas, como se les llama en Canarias, en la zona del faro de El Cotillo y en el pico de Malpaso; en la isla de El Hierro.

 


El guía del Parque Nacional del Teide explica por qué no hay que apilar piedras.

Por qué no se deben apilar piedras

En un video el guía del Parque Nacional del Teide, Pedro Luis Sánchez, explica que las plantas necesitan a las piedras para echar raíces en un medio ambiente de condiciones duras.

Estos vegetales atraen a insectos, que a su vez son el alimento de reptiles, aves y pequeños mamíferos; y varios de ellos también usan a las rocas como refugio ante predadores y como alivio frente al sol.

rocas 3 foto playa jardin foto Yo soy Tenerife
Voluntarios en la Playa Jardín de Tenerife desarman los túmulos. Foto: Yo soy Tenerife.

Al removerlas y apilarlas el ecosistema se altera: las plantas mueren y los animales buscan otros sitios donde anidar, comer o reproducirse.

[Para leer más: Siete restaurantes para enamorarse de las islas Canarias]

Otra mala costumbre es rodear a una planta con un túmulo de piedras. Puede quedar muy bonito desde lo estético, pero para el vegetal es una condena a muerte porque necesita espacio libre para extender sus raíces en un ecosistema donde el agua escasea.

Piden penas más duras

Desde las ONGs saben que no pueden ir día tras día desarmando las creaciones pétreas de los turistas.

caramulls, cap salines foto Terraferida
El paisaje de las rocas apiladas se repiten en Caramulls, en Mallorca. Foto: Terraferida.

Por ello solicitan a las autoridades que, además de las campañas de prevención, establezcan “medidas punitivas a aquellos que continúan construyendo estas torres”, dijo Jaime Coello, director de la Fundación Telesforo Bravo-Juan Coello al diario Tenerife El Día.

Perjuicios al senderismo

Además del impacto ambiental, esta mala costumbre también afecta a otros turistas: los senderistas suelen dejar mojones de piedras para marcar las rutas cuando no hay señales a la vista.

Unos 150 voluntarios se dedicaron el pasado fin de semana a desarmar los túmulos en una playa de Tenerife. Pero al otro día fueron reconstruidos

Pero los túmulos siembran la confusión entre los caminantes que recorren las extensiones del Parque Nacional del Teide o la Sierra de la Tramontana, en Mallorca.