Cataluña aplicará a turistas nacionales y extranjeros una tasa de estancia en hoteles y cruceros

Cataluña aplicará a turistas nacionales y extranjeros una tasa de estancia en hoteles y cruceros

El tributo, con el que la Generalitat espera recaudar 100 millones de euros, oscila entre los uno y tres euros en función de la categoría del alojamiento

Joan Oliva

20/12/2011 - 16:55h

La tasa turística en Cataluña ha dejado de ser una hipótesis para convertirse en una realidad a partir del uno de enero del próximo año. El Gobierno catalán aplicará un impuesto de entre uno y tres euros a las estancias de los turistas extranjeros y nacionales, sin distinción, en los alojamientos de Cataluña, según ha anunciado este martes el consejero de Economia y Conocimiento de la Generalitat, Andreu Mas-Colell, durante la presentación de los presupuestos del Govern para el 2012.

El anuncio ha pillado por sorpresa a algunos hoteleros, ya que, por ejemplo, el Gremio de Hoteles de Barcelona no había prevenido a sus asociados de las medidas a tomar por parte del ejecutivo autonómico.

Una de las novedades, nada superflua, es que se incluye al boyante segmento de los cruceros que parten de los puertos catalanes. Justamente, el director comercial del ohla Hotel, un establecimiento de cinco estrellas en la Ciudad Condal, Albert Arranz ha expresado a 02B que "a mi me preocupa mucho si perdemos cruceros. Muchos ya no vienen por las elevadas tasas que les aplica la Autoridad Portuaria."

La tasa será unipersonal y, en el caso de los hoteles de cinco estrellas y cruceros, será de tres euros por persona y noche; en los de cuatro estrellas, de dos euros; y de un euro en el resto de establecimientos. Además de hoteles, serán sujetos recaudatorios del impuesto los apartamentos, cámpings y casas rurales.

A partir de las diez noches de estancia ya no se gravarán las pernoctaciones. Presumiblemente se verán más afectados los hoteles vacacionales que incluyen estancias más prolongadas con lo que los clientes deberán calcular un plus por persona en sus presupuestos. Pero tampoco se libran los urbanos, con medias de estancia de 2,5 noches por cliente en algunos casos.

El consejero ha argumentado que la decisión de hacer una figura impositiva sólo para los turistas extranjeros "vulneraría las normativas europeas". El Gobierno catalán confía en recaudar 100 millones de euros con esta tasa, cuya recaudación, ha dicho Mas-Colell, se destinará a la promoción del sector turístico catalán. Se prevé que queden exentos del impuesto los menores de 12 años y las personas que se beneficien de viajes subvencionados por programas sociales de alguna administración pública de la Unión Europea (UE), como pueden ser los turistas senior.

Oposición de la Cámara de Comercio

Entre los primeros entes reacios a la medida impositiva figura la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Barcelona. En la reunión del Consejo de Turismo que se celebra este miércoles, el presidente de la Cámara barcelonesa, Miquel Valls, expondrá su rotunda oposición a la tasa en la medida que esta no sea gestionada por el propio sector afectado.

Aunque la Cámara no ha publicado todavía su posición oficial, 02B ha sabido que el representante de la Cámara ya ha advertido que el dinero recaudado al sector turístico mediante este tributo no debe terminar sirviendo para otros menesteres.

Por su parte, el presidente de la Asociación Catalana de Agencias de Viajes (ACAV), Francesc Carnenero, ya anticipó la semana pasada que la tasa de pernoctaciones no tendría la misma incidencia en un hotel u otro. "No es lo mismo un euro de tasa en un hotel de costa que compite en precio con otros destinos mediterráneos, y que le afecta, que el mismo tributo en un alojamiento de otro tipo".

El modelo de tasa por pernoctaciones no es nuevo, concluye a su vez Albert Arranz, de ohla Hotel. "Se están copiando de otras ciudades. Sucede en Estados Unidos donde el cliente, por pernoctar, paga una tasa de la ciudad, una tasa de alojamiento y el precio de la habitación".