Cinco bibliotecas donde está prohibido aburrirse

Tianjin presume de tener una de las bibliotecas más modernas del mundo. Foto: Ossip-MVRDV.

Cinco bibliotecas donde está prohibido aburrirse

Las bibliotecas no solo prestan libros: también cuentan con teatros, ofrecen espacios de coworking y presentan los últimos gadgets de tecnología

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

12/08/2019 - 12:53h

Las bibliotecas se transforman a velocidades aceleradas y dejan de ser sitios exclusivamente dedicado a los libros. En varias partes del mundo sus edificios son grandes producciones de la arquitectura, presentan terrazas, restaurantes y cafés; cuentan con espacios para trabajar y hacer negocios y ofrecen tecnologías que están lejos del alcance de cualquier ciudadano.

Renovarse o morir

Es que las bibliotecas saben que ser un depósito de libros era un pasaporte a su extinción.

Su existencia siempre se basó en ofrecer servicios que la gente no podía encontrar: en un principio fueron libros, luego sitios para estudiar e investigar en silencio, y una década atrás eran populares como fuente de préstamo de DVDs o para navegar gratis en internet.

[Para leer más: Estas bibliotecas escandinavas fueron creadas para perderse]

Gran parte de estas funciones fueron reemplazadas por la tecnología: Amazon o Google Books ofrecen bibliotecas tan grandes que ni Borges se las hubiera imaginado, sin olvidar la fuente universal de conocimientos que es internet y portales como Wikipedia.

El acceso a internet por los móviles y la popularidad de las plataformas de streaming como Netflix suplantaron a otros servicios.

Pero estas cinco bibliotecas, recopiladas por The New York Times, demuestran como pueden reconvertirse con éxito para el siglo XXI.

Biblioteca central de Helsinki

Para celebrar un nuevo aniversario de la independencia de Finlandia en diciembre del año pasado Helsinki abrió su nueva biblioteca central, llamada Oodi, un complejo de 17.200 metros cuadrados con una fachada construida en madera de abeto, y una estructura de acero y vidrio, en el que se invirtieron 68 millones de euros.

Helsinki Central Library la biblioteca de los 98 millones de euros. Foto ALA Architects.
La biblioteca de Helsinki implicó una inversión de 68 millones de euros. Foto ALA Architects.

Solo un tercio de su superficie se destina a guardar libros y ofrecer espacios de lectura. El diseño de ALA Architects creó espacios de líneas vanguardistas, con espectaculares vistas, cómodas alfombras para sentarse y zonas de árboles en gigantescas macetas.

La biblioteca Oodi, de Helsinski, cuenta con espacios para coworking, tecnología como impresoras 3D y una recomendada terraza para ver la ciudad

En el segundo piso se ofrecen aquellas tecnologías que pocas personas tienen al alcance de la mano: escáneres, impresoras 3D, cortadoras láser, máquinas de coser y herramientas para soldar.

También hay espacios donde se pueden realizar reuniones o alquilarlo como espacios de coworking, y además se ofrecen áreas que funcionen como centros de exhibición de productos y servicios.

Con un millón de visitantes desde que abrió sus puertas, la biblioteca Oodi se convirtió en un nuevo atractivo turístico de la capital finlandesa.

Biblioteca central de Calgary

Posiblemente esta sea la única biblioteca del mundo que es atravesada por una línea de tranvía, donde hay una estación dentro del edificio vanguardista.

A los lados, los grandes sillones de las salas de lectura permiten acomodarse y ver el paisaje urbano con total comodidad.

La biblioteca de Calgary propone un viaje que va desde lo divertido a lo serio conforme se sube por la escalera de espiral.

Calgary Central Library Render
Un tranvía atraviesa la estructura de la nueva biblioteca de Calgary. Foto: Wikipedia.

En la planta inferior hay dos cafés, un centro recreativo para adolescentes, otro para niños y un teatro con 320 asientos.

En el superior está la gran sala de lectura, un espacio más tradicional revestido en madera, pero ningún cartel pide silencio: el espacio rebosa de calma en un paraíso de madera.

El gobierno de Canadá está apostando fuerte por las bibliotecas. La futura sede de la de Ottawa recibió una inversión de 172 millones de euros para construir un edificio que presentará una espectacular terraza sobre el río y que contará con un centro de exposiciones de los archivos nacionales del país.

[Para leer más: Finlandia diseña la biblioteca del futuro]

Esta abrirá en 2024, pero antes, para el año que viene, se inaugurará la biblioteca Milner de Edmonton (Alberta), que entre las novedades tecnológicas tendrá una pantalla de 65 pulgadas en la recepción donde los visitantes podrán jugar, participar en encuestas o crear arte digital.

Biblioteca nacional de Qatar

El edificio diseñado por el arquitectura holandés Rem Koolhas representa la pasión de los residentes de Qatar por la lectura.

El establecimiento, cuenta con un fondo de más de un millón de libros, y sus paredes de cristal permiten que la luz invada todos los rincones.

Un sector que se hunde a siete metros de la superficie presenta 11 salas que exhiben objetos valiosos de la historia de Qatar y la región del Golfo, como si fueran recién extraídos de la tierra.

Qatar National Library Main Collection 0
La biblioteca de Qatar cuenta con un millón de libros. Foto: QNL.

Cada mes la biblioteca organiza entre 80 y 90 eventos gratuitos, entre ellos conciertos de la Orquesta Filarmónica de Qatar. Entre las actividades más populares están los cursos de tejido, donde las participantes pueden estar hasta cuatro horas desarrollando sus habilidades con las agujas y la lana.

También hay laboratorios para aprender música, espacios para realizar transmisiones de televisión y áreas para que los niños puedan jugar.

Biblioteca de Tianjin

La nueva biblioteca de esta ciudad al noreste de China es como la de Helsinski: su éxito la convirtió en un icono turístico, al punto que los visitantes hacen cola en la calle para conocerla.

La biblioteca de Tianjin es una de las más innovadoras del mundo, y un imán turístico, al punto de que los visitantes tienen que hacer cola afuera para entrar

Sus 33.700 metros cuadrados son un alarde de tecnología, arquitectura de vanguardia e innovación. El eje de gravedad es una esfera que contiene un auditorio llamado ‘El ojo’, mientras que los estantes que se despliegan a los lados son de formas onduladas, como si fueran olas, que ascienden hacia el techo.

38b Tianjin Library ©Ossip mvrdv
Una gigantesca esfera, que es un auditorio, preside la biblioteca de Tianjin. Foto: Ossip-MVRDV.

Incluso las escaleras tienen estantes con libros, una manera de integrar la cultura con las visitas, y de paso, para ser tendencia en Instagram.

Las dos terrazas son otros de los puntos populares de la biblioteca, que tiene interesantes panorámicas de la ciudad y sus alrededores.

Biblioteca de Deichman, Oslo

El año que viene se inaugurará la biblioteca de Deichman, otra obra de vanguardia en el distrito de Bjorvika, en la costa del fiordo de Oslo.

Además de las tradicionales funciones de prestar libros y ofrecer espacios para leer y estudiar, el lugar será un sitio para ver y ser visto. Por la noche, cuando cierren las salas de lectura, el sistema de iluminación de la biblioteca cambia de color y se convierte en un centro que organiza eventos culturales.

[Para leer más: Oslo, la coleccionista de arquitectura de vanguardia]

La terraza será uno de los lugares que hay que visitar en Oslo, sobre todo si en verano y primavera, desde donde se despliegan las vistas del paseo costero, los rascacielos del distrito conocido como Barcode (código de barras) y las sierras boscosas que rodean a la ciudad.

Nye Dechman interiør  visit Oslo
La biblioteca de Deichman tendrá un diseño de vanguardia. Foto: Visit Oslo.

La biblioteca contará con un cine y una zona de juegos donde los participantes se cruzarán con las personas que solo van a leer.

Este edificio tendrá una sala con manuscritos secretos que permanecerá cerrada hasta 2114, una iniciativa de la artista Katie Paterson donde invita a un escritor por año a que entregue una pieza original, impresa en papel elaborado con madera de los árboles noruegos, y que se conocerán públicamente dentro de un siglo.