Cinco ciudades (y una isla) diseñadas por mentes visionarias

Catedral de Brasilia, obra de Oscar Niemeyer.

Cinco ciudades (y una isla) diseñadas por mentes visionarias

De la India a España y de Brasil a Francia, seis arquitectos únicos que imprimieron su particular sello a otras tantas ciudades y destinos

Mar Nuevo

Madrid

30/01/2019 - 19:29h

Proyectadas desde cero como Brasilia, Nueva Delhi o Chandigarh, o máximos exponentes de corrientes artísticas, como Barcelona y el modernismo, pasando por el personalista e inclasificable estilo que César Manrique imprimió a la isla de Lanzarote, estas ciudades y destinos son la imagen de la mente visionaria de sus creadores.

Para leer más: Si amas la arquitectura debes visitar Le Havre

Paris por Georges-Eugene Haussmann

El trabajo del barón Haussmann en París, encargado por el emperador Napoléon III, incluyó una auténtica obra de demolición, que tenía por objetivo transformar totalmente la ciudad, que a mediados de siglo XIX continuaba teniendo un laberíntico trazado medieval.

El trabajo de Haussmann en París, entre 1853 y 1870, consistió en desmantelar antiguos barrios medievales y reemplazarlos por un trazado urbano moderno, de amplias avenidas y distritos simétricos

Su trabajo, entre 1853 y 1870, consistió en desmantelar barrios enteros, como sucedió con Arcis, en el margen derecho del Sena, y reemplazarlos por un trazado urbano moderno, de amplias avenidas y distritos simétricos.

Así, se calcula que Haussmann transformó hasta el 60% de los edificios de París. Rediseñó la Place de l’Etoile (hoy Chales de Gaulle), creo largas avenidas con perspectivas hacia monumentos como el Arco del Triunfo y la Ópera Garnier y nuevos puentes, como los de Sully la Concorde.

También están entre sus logros una nueva conducción de agua y una gran red de alcantarillado.

Una panorámica nocturna de París, sinónimo del turismo de lujo.
Se calcula que Haussmann transformó hasta el 60% de los edificios de París.

La Barcelona de Antoni Gaudí

A diferencia de Haussmann, el arquitecto más reconocido de Cataluña no destruyó la ciudad de Barcelona para erigir otra en su lugar –más bien fue Ildefonso Cerdá el urbanista que diseñó la urbe que conocemos hoy en día-. Sin embargo, Antoni Gaudí sí logró que sus característicos edificios se convirtiesen en símbolos de la ciudad.

Si bien Gaudí no diseñó la ciudad de Barcelona, sí logró que sus característicos edificios se convirtiesen en el símbolo más reconocible de la ciudad

Máximo exponente del modernismo catalán, tanto sus soluciones estructurales como –y sobre todo- la integración de trabajos artesanales como cerámica, vidriería, forja de hierro o carpintería están entre sus señas de identidad.

Para leer más: Seis maravillas de la arquitectura que verán la luz en 2019

Sus obras abarcan todas las disciplinas, desde las farolas de Pla de Palau y Plaza Real hasta la iglesia incompleta de la Sagrada Familia –que le valió el título de ‘arquitecto de Dios’- pasando por joyas de arquitectura civil que del pulmón verde del Park Güell a la Casa Batlló, la Casa Vicens o la Casa Milà.

barcelona parc guell
El Park Güell, Barcelona.

La creación de Nueva Delhi

Sir Edwin Lutyens ha pasado a la historia como uno de los mejores –o el mejor- arquitecto del Reino Unido. Sus obras más célebres se concentran en Nueva Delhi, una ciudad que proyectó en 1911 a petición del gobierno británico, que quería desplazar la sede de su gobierno hacia el noroeste de Calcuta.

Proyectada a lo largo de 20 años, Lutyens trazó un entorno adecuado para el centro ministerial a través de un sistema de amplias avenidas, aceras anchas, espacios verdes y viviendas muy características destinadas a los funcionarios: los bungalows.

Proyectada a lo largo de 20 años, Lutyens trazó un entorno adecuado para el centro ministerial a través de un sistema de amplias avenidas, aceras anchas, espacios verdes viviendas muy características: los bungalows

Estos edificios de ladrillo de color blanco, planta baja y dotados con un vasto jardín, componen una imagen que recrea pequeñas islas en medio de un mar de césped y árboles, especialmente visto desde arriba.

Rashtrapati Bhavan en Nueva Delhi.
Residencia presidencial Rashtrapati Bhavan en Nueva Delhi.

El complejo fue inaugurado en 1931, siendo la residencia presidencial, denominada Rashtrapati Bhavan, uno de los edificios más representativos. Era conocida como la Casa del Virrey y se destinaba a la vivienda del gobernador general. A partir de 1950, es la residencia oficial del presidente indio.

La ciudad perfecta de Le Corbusier

Ante Le Corbusier se desplegó un auténtico lienzo en blanco cuando le ofrecieron diseñar una nueva ciudad al norte de la India tras la independencia del país del Reino Unido y el nacimiento del vecino Pakistán.

En la década de los 50 del pasado sigle se desplegó ante Le Corbusier un auténtico lienzo en blanco cuando le ofrecieron diseñar una nueva ciudad al norte de la India

El primer ministro, Jawaharlal Nehru impulsó entonces la creación de una nueva capital para las provincias de Punjab y Haryana, Chandigarh, y el encargo cayó en manos del suizo Charles-Édouard Jeanneret-Gris, Le Corbusier.

No lo desperdició: creó una metrópoli de trazado simétrico, dividida en 60 sectores, cada uno de los cuales con sus viviendas, comercios, escuelas, templos y parques, e incluso una estimación de ciudadanos: 150 familias por núcleo.

Chandigarh High Court
La Corte de la Justicia en Chandigarh.

La Corte de la Justicia, el Secretariado y, el más impactante, la Asamblea, son los edificios más característicos de la ciudad, que cuenta también con monumentos diseñados por el arquitecto: la Torre de las Sombras y el Monumento a la Mano Abierta.

Mientras Le Corbusier diseñaba Chandigarh, uno de sus seguidores, Oscar Niemeyer, recibió el encargo de crear una nueva capital para Brasil

Una nueva capital para Brasil

Mientras Le Corbusier diseñaba Chandigarh, uno de sus seguidores, Oscar Niemeyer, recibió el encargo de crear una nueva capital para Brasil.

En colaboración con Lucio Costa, encargado de la parte urbanística de Brasilia, pero también del paisajista Roberto Burle Marx y el decorador Athos Bulcão, Niemeyer quedó a cargo de los edificios más destacados de la ciudad, que se desarrolló en el tiempo récord de cuatro años, entre 1956 y 1960.

En ese plazo, el arquitecto diseñó decenas de edificios residenciales, comerciales y administrativos, entre ellos la residencia del Presidente (el palacio de la Alvorada), el congreso Nacional, el Palacio de Itamaraty, sede del Ministerio de Asuntos Exteriores, la sede del Tribunal Federal Supremo y el palacio del Planalto, sede del gobierno.

Destaca entre ellos la catedral de Brasilia, obra maestra de la ciudad, con 16 arcos de hormigón blancos que conforman una gigantesca corona y que simulan dos manos levantadas hacia el cielo.

Interior de la catedral de Brasilia. Foto Pixabay.
Interior de la catedral de Brasilia. Foto Pixabay.

Los vitrales entre los pilares garantizan la iluminación natural a la iglesia, que se encuentra debajo del nivel del suelo y en su espacio circular de 70 metros de diámetro caben 4.000 personas.

Lanzarote: el sueño de César Manrique

Nacido en 1919, César Manrique dedicó su tiempo, su obra y hasta su vida a la isla canaria de Lanzarote, logrando conservar la identidad cultural canaria e integrar el paisaje en el desarrollo urbanístico.

Hoy es totalmente imposible imaginarse Lanzarote sin César Manrique o a César Manrique sin Lanzarote

Hoy es totalmente imposible imaginarse Lanzarote sin César Manrique o a César Manrique sin Lanzarote. Pintor, escultor, ecologista, conservador de monumentos, consejero de construcción, planeador de complejos urbanísticos, configurador de paisajes y jardines, su modelo de intervención sostenible en el territorio que permitió salvaguardar su patrimonio natural y cultural le valió la declaración de Reserva de la Biosfera por la Unesco en 1993.

Escultura de César Manrique, Lanzarote.
Escultura de César Manrique en Lanzarote.

Los Jameos del Agua y la Cueva de los Verdes, el Jardín de Cactus, el Mirador del Río, el conjunto arquitectónico de la Casa-Museo del Campesino y Monumento a la Fecundidad –quizás una de sus obras con más simbolismo-, y la Casa-estudio del artista en Taro de Tahíche son algunas de sus obras imprescindibles.