Cinco razones por las que enamorarse del barrio judío de Budapest

La Gran Sinagoga de Budapest es la segunda más grande del mundo. Foto Agencia del Turismo Húngaro.

Cinco razones por las que enamorarse del barrio judío de Budapest

La Gran Sinagoga, el Árbol de la Vida, el art nouveau y el arte callejero o los ruin bars son solo algunos motivos para recorrer palmo a palmo este barrio

Mar Nuevo

Madrid

04/03/2019 - 18:49h

Delicadas construcciones art Nouveau, la segunda sinagoga más grande del mundo, arte urbano, impresionantes monumentos en honor a los judíos, tiendas de moda y diseño, bares alternativos y ruin bars hacen del distrito VII nuestro preferido en Budapest, el flamante 'Mejor destino europeo para 2019'.

Y es que, según la organización dedicada a la promoción de la cultura y el turismo en Europa, la European Best Destinations, y, más fiable aún, según más de 500.000 viajeros que participaron en la votación, la hermosa Budapest, la ‘perla del Danubio’, es el destino que no te puedes perder este año.

El barrio judío guarda en cada uno de sus rincones el peso de la historia y lo conjuga con la actividad de una legión de creadores, artistas y emprendedores que lo han llenado de arte urbano, tiendas, restaurantes y los mejores pubs de la ciudad

El Danubio divide y une las dos mitades de la ciudad, Buda y Pest. Una ciudad romántica y hermosa, vibrante y auténtica, donde la elegancia arquitectónica convive con una gran oferta de ocio, donde el imponente castillo se mide al Parlamento (tercero más grande del mundo) y el encanto del viejo tranvía compite en fans con los famosos baños termales.

Budapest. Foto Agencia del Turismo Húngaro.
Budapest. Foto Agencia del Turismo Húngaro.

[Para leer más: Seis potentes razones para viajar ya a Bucarest]

1- La Gran Sinagoga

Entre todos sus tesoros, hoy nos quedamos con el barrio judío, un distrito que guarda en cada uno de sus rincones el peso de la historia que, además, ha sabido conjugar con la actividad de una legión de creadores, artistas y emprendedores que lo han llenado de arte urbano, tiendas, restaurantes y los mejores pubs de la ciudad.

En la orilla oriental de la ciudad, y delimitado por las calles Dohány, Karoly, Kiraly y Kertesz, acogió el gueto judío que hacinó entre 1944 y 1945 a más de 70.000 personas, muchas de las cuales murieron. Como gran símbolo emerge entre sus calles la sinagoga Dohány, la más grande de Europa y segunda más grande del mundo tras la de Nueva York.

La Gran Sinagoga de Budapest. Foto EFE.
La Gran Sinagoga de Budapest. Foto EFE.

Fue construida entre 1854 y 1859 siguiendo el diseño del arquitecto austríaco Ludwig Forster con una exquisita decoración que mezcla estilos árabe, bizantino, románico y gótico, por lo que se la llama también ‘catedral judía’. Bombardeada por los nazis, fue reconstruida en los años 90 y hoy es una visita totalmente imprescindible.

2- Templo de los Héroes y Árbol de la Vida

En el exterior hay que detenerse en dos lugares más: el Templo de los Héroes que rinde homenaje a los judíos húngaros que perdieron la vida durante la Primera Guerra Mundial y, sobre todo, el Árbol de la Vida, en el parque memorial de Raoul Wallenberg.

Una impresionante escultura en forma de sauce llorón rinde su particular homenaje los 400.000 judíos húngaros víctima del holocausto nazi, muchos de cuyos nombres se grabaron en las hojas del árbol.

El Árbol de la Vida. Foto Pixabay.
El Árbol de la Vida. Foto Pixabay.

3- Art nouveau

Todo el barrio está salpicado de construcciones del estilo arquitectónico art nouveau pero quizás el mejor ejemplo sea la sinagoga de la calle Kazinczy, que hoy alberga a la comunidad ortodoxa.

Viejos edificios abandonados amenazaban con derrumbarse cuando, a principios de los años 2.000, comenzaron a instalarse en ellos los ya populares 'ruin bars', comenzando por el Szimpla Kert, el más veterano, abierto en 2002

Además, se puede seguir la estela del art nouveau en otros edificios, como románticas galerías y patios. En uno de ellos, además, llamado Hollo utca, se puede observar un tramo de las paredes originales del gueto.

Sin embargo, el patio más visitado es, sin duda, el Gozsdu (Király, 13), en el centro de un conjunto de ocho edificios reconvertido en centro de ocio, con restaurantes y locales alternativos, así como un mercadillo vintage.

Arte urbano en el barrio judío. Foto Turismo de Hungría.
Arte urbano en el barrio judío. Foto Agencia del Turismo Húngaro.

4- Ruin bars

El antiguo gueto judío no fue inmediatamente rehabilitado. Viejos edificios abandonados amenazaban con derrumbarse cuando, a principios de los años 2.000, comenzaron a instalarse en ellos los ya populares ruin bars, comenzando por el Szimpla Kert, el más veterano, abierto en 2002.

Se trata de macroespacios de regusto punk que abrazan la arquitectura en mal estado y aprovechan su estética (y sus paredes sin lucir) para elaborar una decoración basada en muebles antiguos, grafitis, extravagancias y todo tipo de objetos reciclados.

La traducción literal de 'ruin bars' no hace justicia a estos grandes locales, que ofrecen gastronomía, copas y ocio. Así, hoy, los ruins bars, tan berlineses, son tan típicos de Budapest como la silueta del Parlamento

La traducción literal no hace justicia a estos grandes locales, que ofrecen gastronomía, copas y ocio. Así, hoy, los ruin bars, tan berlineses, son tan típicos de Budapest como la silueta del Parlamento.

Szimpla Kert. Foto Turismo de Hungría.
Szimpla Kert. Foto Agencia del Turismo Húngaro.

Además del mencionado Szimpla Kert, otros locales que debemos visitar son Fogas Ház e Instant, así como lugares menos conocidos como Ellátó Kert, Kőleves Kert y uno de los últimos en incorporarse: Mazel Tov, a medio camino entre restaurante y centro alternativo de ocio en el envoltorio de un 'ruin bar'.

5- Arte urbano

A lo largo de las calles del barrio judío nos acompaña el arte callejero, con todo tipo de murales en un movimiento que floreció al calor de un proyecto municipal de rehabilitación de fachadas por el que las autoridades locales otorgaron permisos para pintar diferentes edificios con grandes obras de arte callejero.

Siguiendo estas muestras artísticas nos topamos con galerías y tiendas de diseño y moda. Es el caso de Printa, famosa por sus serigrafías y arte realizado con objetos reciclados; o Szimpla, junto al famoso ruin bar homónimo.

Especializada en fotografía encontramos Lumas, que además de vender obras contemporáneas organiza exposiciones y otros eventos, mientras que en Mono Art & Design, en un viejo edificio rehabilitado, podemos comprar muebles, ropa y otros objetos de diseño.

Murales en el barrio judío. Foto Turismo de Hungría.
Murales en el barrio judío. Foto Agencia del Turismo Húngaro.

Y no podemos marcharnos sin darnos un homenaje gastronómico. En el barrio encontramos desde puestos de comida callejera, como los que se ofrecen en Karavan, en la calle Kazinczy, donde encontraremos desde bocados veganos hasta queso frito, pasando por todo tipo de salchichas, hasta restaurantes de moda asiática tradicional como Ramenka, pasando por los especializados en comida kosher (para algo estamos en el barrio judío).