Claves y direcciones para disfrutar Mallorca fuera de temporada

Cap Rocat, el descanso en Mallorca tras los muros de una antigua fortaleza. Foto Cap Rocat.

Claves y direcciones para disfrutar Mallorca fuera de temporada

Nos escapamos a la isla reina de Baleares para disfrutar de esa tranquilidad que aún podemos encontrar antes de la llegada de la temporada alta

Cristina Rodríguez Bareño

Madrid

02/06/2019 - 18:55h

Rincones únicos, atardeceres donde reencontrarse con el Mediterráneo, una apaciguada ruta cultural en la que no falte la imponente catedral de Palma o el Castillo de Bellver, escoger las mejores tiendas para darnos un bonito capricho y, por supuesto, una gastronomía de altura que ensalza la cocina de la isla y un alojamiento de ensueño del que no querrás volver. Nos vamos y nos vamos ya, porque aún estamos a tiempo de difrutar de Mallorca fuera de temporada.

Cap Rocat nos ofrece el descanso perfecto en una fortaleza excavada en la roca que deja el Mediterráneo a nuestros pies

Dormir en una antigua fortaleza

Ubicada en la zona más privada de la Bahía de Palma, esta antigua fortaleza nos brinda la oportunidad de alojarnos en un lugar de ensueño. Cap Rocat es un lugar mágico que todo amante del mar debería visitar al menos una vez en la vida. Acceder a través de su muralla supone el inicio de un periplo para los sentidos, un viaje sensorial donde cada detalle está pensado para sublimar la experiencia y las sensaciones.

[Para leer más: Troia y Comporta, el paraíso está más cerca de lo que imaginas]

La exquisita restauración de esta edificación, reconocida como Bien de Interés Cultural y catalogada como Monumento Nacional, además de patrimonio cultural y ecológico de Mallorca, ha dado como resultado una integración tan armónica con el entorno que sus huéspedes pueden sentir en todo momento que se encuentran en un auténtico oasis de paz, de reencuentro con la tranquilidad y de evasión del mundo exterior.

Cap Rocat
Cap Rocat, Mallorca.

Cualquiera de sus habitaciones habla por sí sola. La experiencia única de dormir en una ciudadela fortificada excavada en la roca con la fuerza del Mediterráneo a nuestros pies y la brisa marina entrando por cada rincón se convierte en una auténtica delicia.

La propuesta gastronómica de Cap Rocat toma forma en el restaurante La Fortaleza, con Víctor García al mando de los fogones

En cuanto a la propuesta gastronómica, el alojamiento se centra en ofrecer una cocina mediterránea y mallorquina, tanto a nivel tradicional y natural en su Sea Club, como en su versión más vanguardista y sorprendente en el restaurante La Fortaleza, capitaneado por el chef Víctor García.

La estancia se completa con un spa incrustado en las profundidades de la roca, el lugar más protegido de la fortaleza, escenario perfecto para reconectar con nuestras propias sensaciones y, como aseguran en Cap Rocat, “reconocer nuestro cuerpo y volver a enlazarlo con nuestra alma”.

Gastronomía frente al mar

Con influencias de la historia y la cultura de Mallorca, Astir, el restaurante principal del hotel Iberostar Grand Portals Nous ofrece, además de un enclave privilegiado frente a los acantilados de la calita de Portals Nous, un concepto gastronómico vanguardista basado en el producto local.

Restaurante Astir, Mallorca. Foto Iberostar Grand Portals Nous.
Restaurante Astir, Mallorca. Foto Iberostar Grand Portals Nous.

Una cocina extensa en sabores, elegante y atrevida que es el resultado del trabajo constante de productores locales que vuelcan su corazón para que los platos transmitan la esencia de la isla, con la que comerse bocado a bocado el hermoso paisaje mallorquín.

La cocina de autor de Santi Taura en Gust recupera los sabores y aromas más auténticos 

Por la noche, el restaurante se viste de gala con dos menús degustación que nos hablan de Mallorca, de su cultura y de su grandeza. El Champagne Bar, de visita imprescindible antes o después de la cena, se convierte en el ingrediente insuperable para hacer de la velada un recuerdo inmejorable.

[Para leer más: Las mejores terrazas de Palma para las noches de verano]

Gust: el auténtico sabor

La cocina de autor de Santi Taura en Gust no decepciona, y menos aún en la misma playa de Muro. Como su propio nombre indica, Gust es el “sabor que tienen las cosas o el placer que se experimenta con algún motivo”, una definición que se ajusta a la perfección al concepto que aquí quieren transmitirnos.

Gust, Mallorca.
Gust. Foto Iberostar Playa de Muro.

Centrándose en los sabores y en los aromas, creadores de nuestros recuerdos más preciados, la propuesta culinaria de Gust nos transporta a la infancia, evocándonos placeres tan simples como mojar pan, comer con las manos o reunirnos en familia alrededor de una mesa.

Katagi Blau combina las cocinas de Japón y Mallorca para crear una de las propuestas más sorprendentes y deliciosas de la isla

De esta forma su carta propone recetas mediterráneas con las que disfrutar compartiendo. Platos frescos, dinámicos, desenfadados. Repletos de referencias a la tierra y el mar y, en el caso de las carnes y pescados, rematados al calor de las brasas de encima.

Más cerca del cielo

Como su propio nombre indica, bajo el cielo no hay otro igual. Así es Katagi Blau, el restaurante insignia del hotel Iberostar Selection Llaut Palma, situado en la zona más exclusiva del alojamiento, su rooftop.

Katagi Blau. Foto Iberostar Selection Llaut Palma.
Katagi Blau. Foto Iberostar Selection Llaut Palma.

Su ubicación idílica combinada con una fusión culinaria japo-mallorquina hacen de esta propuesta una de las más exclusivas, deliciosas y sorprendentes de la isla.

De la mano del chef Gunnar Blischke se puede degustar la más suculenta alta cocina asiática a través de productos únicos maridados, por qué no, con un exquisito cóctel de autor.

La escena no puede mejorarse: jardines verticales que mezclan el frescor verde con una dorada puesta de sol y, sobre la mesa, los sabores más auténticos del país del sol naciente.

De compras

No podemos volver de Mallorca sin una cesta, capazo y/o algún otro otros complementos en palmito trenzado.

No podemos volver sin un complemento en palmito trenzado. Foto Guillem Casellas.
No podemos volver de Mallorca sin un complemento en palmito trenzado. Foto Guillem Casellas.

Esta técnica artesana milenaria aún se conserva en algunos pequeños comercios de Mallorca y merece la pena asomarse a descubrirlos y darse un capricho auténtico y repleto de encanto. En la localidad de Artà continúa su oficio de tejedor de palmito Guillem Casellas (calle Teulera, 7), quien realiza una gran variedad de productos 100% artesanos y locales.

La Concepción (calle Concepció, 17) es una de las tiendas más queridas por los palmesanos por su historia, su experiencia y el producto que ofrecen: irresistibles alpargatas, albarcas menorquinas e ibicencas que se convertirán en el complemento favorito de vuestra escapada a Mallorca.

Aprovecha para traerte los zapatos del verano. Foto La Concepción.
Aprovecha para traerte los zapatos del verano. Foto La Concepción.

Un recuerdo gourmet

Ensaimadas, sobrasada, embutidos, vino, aceite, miel, almendras… Mallorca cuenta con una despensa de productos típicos tan variada como exquisita, y no podemos marcharnos sin llevarnos un recuerdo gourmet a casa.

Algunas pistas para deleitarse con estas exquisiteces son C’an Salem (Laberint, 16; Algaida) para unas ensaimadas de masa madre que son una auténtica perdición; Confitería Pomar (Plaza, 20), también de entre las mejores ensaimadas de la isla; Colmado Santo Domingo (Santo Domingo, 1), especializados en embutidos y vinos con opción de quedarse a probarlos en formato tapeo; y Son Vivot (Porta Pintada,1), para escoger quesos de Baleares, embutidos, vinos y licores.

Colmado Santo Domingo. Foto Eduardo Miralles Turismo Palma.
Colmado Santo Domingo. Foto Eduardo Miralles Turismo Palma.

Y una playa: Es Trenc

Escoger entre la rica variedad de calas y playas que podemos encontrar en Mallorca no es sencillo, y merece la pena moverse a través de la isla para descubrir varias de ellas en nuestra visita.

Pero nos quedamos con Es Trenc como favorita. Sus tres kilómetros de extensión cubiertos de blanca y fina arena procedente de las dunas que la custodian, su espíritu virgen y su gran riqueza medioambiental -se trata de un área protegida-, se suman a unas aguas turquesas y cristalinas que la convierten en un pequeño pedacito de cielo en la isla.

Es Trenc, Mallorca. Foto Vivian Yang | Pixabay.
Es Trenc, Mallorca. Foto Vivian Yang | Pixabay.