Colau poda el número de sombrillas y chiringuitos en las playas

Barcelona emprende medidas para evitar la masificación de las playas.

Colau poda el número de sombrillas y chiringuitos en las playas

El Ayuntamiento de Barcelona recorta la oferta de sombrillas en un 75% en las playas y reduce el número de chiringuitos a 15 establecimientos

Equipo Cerodosbé

BARCELONA

24/05/2018 - 13:02h

La temporada de verano en Barcelona llega con recortes. El ayuntamiento de la ciudad dispuso que el número de chiringuitos pase de 20 a 15 establecimientos, mientras que la oferta de sombrillas de alquiler se reduce en un 75%, al pasar de 2.300 unidades a 575. En tanto, la disponibilidad de hamacas baja a la mitad, y se queda en 1.150 unidades.

Estas medidas fueron anunciadas para evitar la saturación de las playas de la ciudad, dijo el comisionado de Ecología Frederic Ximeno.

El sector para perros en Levant quedará como un equipamiento permanente

Los recortes en estos servicios se focalizarán en las playas de Barceloneta, Somorrostro, Sant Sebastià i Sant Miquel y Nova Icària, que son las que tienen una mayor presión turística.

Menos deportes, más perros

Otra medida para aliviar la masificación es trasladar los campeonatos de voley-playa, que de realizarse en temporada alta ahora se organizarán entre octubre y Semana Santa, precisamente en los meses en que las arenas están prácticamente vacías.

De los 20 chiringuitos del año pasado el ayuntamiento dispuso que se reduzcan a 15 establecimientos

El ayuntamiento también dispuso que el sector para perros, en la playa de Levant, quede como un equipamiento fijo. Durante dos años se hicieron pruebas piloto para ver si la medida tenía éxito, y ahora se decidió que sea permanente, con una capacidad máxima de 100 animales acompañados de sus dueños.

Medidas contra la contaminación

Para evitar la contaminación de las playas, todos los chiringuitos estarán obligados a utilizar vasos reutilizables, que se devuelven al terminar la consumición. El objetivo, dijo Ximeno, es llegar al “residuo cero” en el litoral costero.

También se colocarán señales de advertencia para informar sobre los riesgos de dejar basura y el peligro para el ecosistema con los plásticos, latas y otros residuos.