Colau llena la Ciutat Vella de urinarios

Un lavabo portátil ubicado en la Plaza de Medinaceli, en Barcelona.

Colau llena la Ciutat Vella de urinarios

El Ayuntamiento de Barcelona duplica los urinarios públicos para evitar las conductas incívicas de los turistas

Equipo Cerodosbé

BARCELONA

04/04/2018 - 12:40h

Una de las consecuencias del aluvión turístico en Barcelona es el incivismo de los visitantes, que aumenta en forma geométrica por la noche. Muchas callejuelas del Barrio Gótico, el Raval o el Born, cuando amanece, presentan un olor a orines que abofetea a los madrugadores.

Pero la necesidad de contar con lavabos no se circunscribe a la noche: durante el día, miles de turistas (y lugareños) buscan con ansias algún bar que no sea demasiado restrictivo para usar el lavabo sin haber consumido.

Las franquicias de comidas rápidas, cansadas del desfile de usuarios de baños, en los últimos años han puesto códigos de apertura para acceder a los servicios.

El doble de urinarios

Para dar una respuesta a este problema el Ayuntamiento de Barcelona anunció que duplicarán los urinarios públicos en el distrito de Ciutat Vella, que recibe el mayor volumen de turistas.

En el distrito habrá 15 cabinas que funcionarán entre el 1 de junio y el 30 de septiembre, que se ubicarán en el Paseo del Born, la plaza Duque de Medinaceli, la Rambla del Raval, el Paseo Marítimo y la plaza Poeta Boscà, entre otros sitios.

Estos urinarios temporales se sumarán a las siete cabinas permanentes, ubicadas en las plazas del Palau, de los Ángeles, Sant Agustí, Salvador Seguí, Terenci Moix, del Teatre y en el cruce de Arc del Teatre y Lancaster.

Por otra parte, el Ayuntamiento está en medio de un proceso de contratación de siete cabinas de auto-lavado, que se sumarán a las siete ya existentes. Las nuevas ubicaciones son las plazas de la Catedral y la de Castilla, y los paseos Picasso, Colón, Marítimo, Sant Pau del Camp y la Rambla del Raval.

Más de medio millón de usos

Según el Ayuntamiento, el objetivo es seguir colocando cabinas permanentes y reforzar la presencia de las temporales en la temporada alta de llegada de turistas.

En el caso de los siete lavabos permanentes que se encuentran en la vía pública, durante el año pasado tuvo más de 539.000 usos.