Una de las mayores colecciones de joyas del mundo tiene nuevo hogar

El nuevo local de Albion Art se encuentra en la zona más elegante de Tokio. Foto: Albion Art

Una de las mayores colecciones de joyas del mundo tiene nuevo hogar

La joyería Albion Art, que atesora 800 piezas de la colección de Kazumi Arikawa, abre sus puertas en una de las zonas más exclusivas de Tokio

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

19/02/2020 - 14:32h

Hay muchos museos que presentan joyas de alto valor histórico, pero la colección privada del experto japonés Kazumi Arikawa, con más de 800 piezas de todas partes del mundo y épocas, se considera como la más importante del mundo. Y ya tiene un nuevo centro de exhibición.

Albion Art Jewellery Institute, su compañía, abrió sus puertas en el lobby del hotel Prestige Tower, uno de los establecimientos más lujosos de Tokio, ubicado entre tiendas de moda, embajadas y sofisticados restaurantes.

Joyas de toda la historia

Según describe Forbes, Arikawa inició su colección hace 30 años, pero no es un patrimonio estático. El empresario se dedica a la compra y venta de joyas, por lo que las piezas van rotando continuamente.

[Para leer más: El museo que atesora las joyas favoritas de los zares]

albion art 2

La sala de Albion Art tiene un aire monástico. Foto: Albion Art

A pesar de que toda su vida residió en Japón, las joyas que fue atesorando son de Oriente Medio y Occidente, desde las antiguas culturas egipcia y mesopotámica hasta los años ’30, pasando por pequeñas obras maestras bizantinas, del manierismo renacentista, y de los estilos barroco, rococó, eclecticismo victoriano, art nouveau y art decó, entre otros.

La colección de 800 joyas de Arikawa abarcan todos los períodos históricos, con un acento en las tiaras y los camafeos

Además de collares, pendientes, anillos y brazaletes, Arikawa tiene debilidad por los camafeos y las tiaras; engalanadas con diamantes, safiros, rubíes, esmeraldas y otras piedras preciosas pulidas por generaciones de orfebres.

tiara helenica siglo II a.C. Foto Albion Art

Tiara helénica del siglo II a.C. Foto Albion Art

El espíritu de las joyas

Su sala de exposición es de apenas 50 metros cuadrados, decorado con un espíritu religioso, más concretamente, “como una iglesia románica durante la Edad Media”, dijo el empresario.

¿La razón? La relación entre espiritualidad y joyas, que es transversal en varias religiones, explica el coleccionista, que durante dos años estudió para ser monje budista.

La puerta de entrada tiene unos dibujos de filigranas dorados similares a los de un confesionario, con arcos que recuerdan a un monasterio. Los gabinetes, las mesas y sillas son de diferentes tipos de madera, mientras de fondo suavemente suenan cantos gregorianos.

joyas realeza rusa siglo XVIII Foto Albion Art

Joyas de la realeza rusa del siglo XVIII. Foto Albion Art

La mayor biblioteca especializada

En una habitación se encuentra una biblioteca especializada en joyas, que según describe Arikawa, contiene solo el 3% de su colección de libros.

[Para leer más: La exposición que te sumerge en el glamour de Tiffany’s]

“Es la mayor y más importante colección de obras sobre joyería en el mundo”, dice a Forbes sin falsa modestia. Seguramente tiene razón.

Anillo rubí Foto Albion Art

Anillo de rubí de María José de Bélgica. Foto: Albion Art

Obras maestras de la orfebrería

Entre las maravillas que se exponen en el salón de Tokio se encuentran una tiara con laureles dorados de la época helénica, un collar de oro de la Roma del siglo XI, un impactante collar de piedras preciosas coronada por una esmeralda con la efigie de Catalina II la Grande de Rusia y un reloj lleno de diamantes del Duque de Wellington.

También hay fastuosos prendedores art-decó, un anillo de un gran rubí con otras piedras de María José de Bélgica, una tiara de diamantes y platino de Cartier de 1930, y varias piezas elaboradas por el maestro joyero René Lalique, uno de los más talentosos del estilo art-nouveau.

Pendiente art nouveau de René Lalique Foto Albion Art

Pendiente de art nouveau realizado por René Lalique. Foto Albion Art