Con la comida sí se juega: los pop-up de alimentos más divertidos

El Museo del Helado invita a jugar con ingredientes gigantes.

Con la comida sí se juega: los pop-up de alimentos más divertidos

En EEUU crece la tendencia de ‘museos’ efímeros con audaces puestas en escena sobre alimentos y comidas

Es cierto que la comida entra por los ojos, pero ahora también llega por las redes sociales. En Estados Unidos crece la tendencia de los espacios pop-up que combinan la gastronomía con el arte, y las nuevas tecnologías con escenografías que bordea el surrealismo. Todo sirve para el consumo de Instagram.

egghouse

5 The Egg House -- Los Ángeles


The Egg House representa el viaje de un huevo, llamado Ellis, desde Nueva York hasta Shanghái. Además de conocer su aventura, los visitantes pueden descubrir huevos de tamaños gigantescos, una sartén que funciona como trampolín para sumergirse en un huevo descomunal, un jardín con columpios hechos de berenjenas, un mini golf de caviar, y varios objetos para comprar como recuerdo como bolsos y joyas con forma de huevo.

pizza experience

4 The Pizza Experience -- Pasadena


En esta ciudad de California se encuentra uno de los homenajes más divertidos al mundo de la pizza. Hay una sala de masas, un restaurante, un salón para catas, graffitis sobre este alimento, un apartamento decorado con pepperonis y otros ingredientes, una sala con obras de arte que representan porciones de todos los gustos y hasta un castillo construido con cajas de pizzas.

salon desayuno

3 Salón del Desayuno -- Salt Lake City


El visitante entra a este salón en homenaje al desayuno a través de una nevera gigante, y pareciera como se encogiera de tamaño porque puede jugar en un tobogán de tocino, en columpios de donas, sumergirse en un tazón de frutas gigantes y caminar en una sala de cereales llenas de confeti. Este salón estará abierto hasta el 1 de noviembre, en que cerrará para presentarse en Los Ángeles.

candytopia

2 Candytopia -- Nueva York


Candytopia se presenta en simultáneo en Nueva York (hasta el 15 de noviembre) y San Francisco (al 30 de noviembre), y sumerge en un universo que parece inspirado en Willy Wonka y su fábrica de chocolate. Son una docena de espacios con obras de arte creadas con chuches y golosinas, desde una esfinge egipcia hasta réplicas de cuadros elaborados con grageas. También hay una piscina de malvaviscos con espuma y bocadillos de chocolate para consumir hasta que el estómago diga basta. La entrada es de 33 euros para adultos y 22 los menores de 12 años.

museo helado 2

1 Museo del Helado -- Nueva York


El Museo del Helado abrió en Nueva York en 2016. Pasó por Los Ángeles, Miami y ahora recaló en San Francisco. Se trata de unas diez salas que dan la sensación de estar metido dentro de una gigantesca factoría de helados, con una piscina de topics, un jardín con gomitas con forma de oso, una jungla con plantas de menta y un restaurante decorado como los años 50 donde se ofrecen gustos tan extraños como sus nombres: Vanillionaire, Cherrylicious o Churro Churro. Este museo estará abierto hasta fin de año, y su entrada cuesta 33 euros.