Este es el precio por pasar una noche en el paraíso

El resort de Coco Privé en Maldivas cuenta con una cabaña y cinco villas de lujo.

Este es el precio por pasar una noche en el paraíso

Cocó Privé, una isla privada en Maldivas, ofrece una de las mayores experiencias del lujo en los resorts del país

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

09/12/2018 - 18:30h

El turismo de las islas Maldivas nunca fue para viajeros low cost. Sin contar el largo viaje en avión hasta los confines del Índico, este archipiélago presenta unas de las opciones más exclusivas del turismo de sol y playa en el mundo. Y una de las más lujosas entre ellas es la propuesta de Cocó Privé.

Este resort se encuentra en una isla de 1.200 metros cuadrados a media hora en yate desde el aeropuerto de Malé, la única conexión aérea de Maldivas con el mundo exterior.

Se trata de una gran cabaña para doce personas con sus áreas de servicio y otras cinco villas. La isla se alquila entera a 38.000 euros por noche, pero si se viaja en un grupo de doce personas cuesta menos de 3.200 euros cada una, un precio accesible para quien está acostumbrado a los viajes de alta categoría.

Maldives CocoPrive 52
En el complejo de Maldivas se puede cenar mientras llega el atardecer.

Elegancia en el diseño

El complejo está administrado por la firma Coco Collection, que cuenta con otros dos resorts en la nación del Índico: Coco Bodu Hithi y Coco Palm Dhuni Kolhu.

Los interiores fueron diseñados por el arquitecto Guz Wilkinson, con todo el estilo que se puede encontrar en un resort cinco estrellas de Maldivas: ventanas desde el cielo al techo, cortinas que se accionan desde un iPad, máquina de Nespresso y tetera eléctrica, una cama de dos plazas que parece de cuatro, albornoz y pantuflas de primera calidad, amenities en el baño de Aqua di Parma y un mini bar con tres tipos de agua: Perrier, Voss y Evian.

Servicio personalizado

Quizás alguien puede preguntarse al llegar por qué no hay gin o whisky en la habitación. Es que esas bebidas, como los cócteles, se sirven en la cabaña principal, o las acerca el mayordomo personal. Lo mismo con las comidas o los snacks para picar algo entre horas: basta con solicitarlo y al minuto lo tienen en la mano, porque hay un chef personal para los huéspedes.

Los huéspedes tienen mayordomos y cocineros personales a su servicio

Las cabañas tiene jacuzzi, algunas incluso piscina privada, aunque por lo general los pasajeros prefieren bajar a la playa y bucear son snorkel en el mar que parece retocado por Photoshop.

Coco Privé
La piscina infinita del resort Coco Privé se confunde con el océano Índico.

Mayordomos especializados

Los mayordomos están acostumbrados a recibir las propuestas más extrañas de los clientes más exóticos: alquilar un hidroavión para nadar en algún punto perdido del océano, organizar una cena con traje largo y corbata en un banco de arena, buscar niñera para los hijos de una familia, montar una barra con expendedoras de cerveza en la playa, traer máquinas para hacer ejercicios desde la capital o contratar a un DJ para que ponga música y convertir al resort en una rave.

Qué hacer en un resort del Índico

Pero más allá de estos pedidos insólitos el personal suele preparar programas más relajantes: ofrecer sesiones de yoga al amanecer o masajes al atardecer, aprender a navegar en un paddleboard, acelerar una moto de agua entre las olas, ver películas de cine a la fresca, navegar mar adentro para encontrar a los tiburones de los arrecifes, ir de pesca o alquilar un avión para dar una vuelta por los atolones.

Pero también hay pasajeros que no quieren irse muy lejos, y prefieren dejar que corran las horas entre cócteles, comidas, con el sol en la piscina o la luna reflejando las burbujas del jacuzzi. De eso se trata pasar unos días en Maldivas.