Como será visitar la Torre de Londres sin los ‘beefeaters’

Los guardianes de la Torre de Londres son un atractivo en sí mismos. Foto: Getty Images.

Como será visitar la Torre de Londres sin los ‘beefeaters’

El coronavirus acorrala a la organización que administra castillos y palacios y amenza a la icónica guardia de las joyas de la Corona Británica

Mar Nuevo

Madrid

30/06/2020 - 14:21h

Han custodiado la Torre de Londres y las joyas de la Corona Británica desde el año 1485. Con al menos 22 años de servicio en las Fuerzas Armadas e impecable hoja de servicios, los beefeaters o Yeomen Warders podrían no soportar el envite del coronavirus, que ha golpeado financieramente la institución que los emplea en algunos de los lugares icónicos de Londres.

El cierre impuesto por la expansión de la Covid-19 ha reducido drásticamente los ingresos de la Historic Royal Palace, la asociación benéfica que se encarga de la gestión de lugares como el Hampton Court Palace, Banqueting House, Kensington Palace, Kew Place y Hillsborough Castle, este último en Irlanda del Norte, además de la Torre de Londres.

La organización que gestiona el lugar considera que dejará de ingresar este año por la Covid-19 más de 105 millones de euros

[Para leer más: 'Al fresco dining': Londres saca sus restaurantes a la calle]

Cinco siglos de historia

Con sus arcas mermadas por tres meses de cierre -sus fondos se nutren de la venta de entradas, membresías, eventos y patrocinadores-, la HRP, que calcula que dejará de ingresar este año más de 105 millones de euros, se queda sin opciones y baraja reducir las nóminas, lo que afectaría a alrededor de 1.100 empleados, incluidos estos míticos guardianes. Muchos podrían perder incluso sus hogares, ya que en el caso de los Yeoman Warders viven dentro de la Torre.

Yeomen Warderes. Foto: Pixabay.

Yeomen Warders. Foto: Pixabay.

Sindicatos como GMB London, que cuenta con algunos de estos beefeaters entre sus miembros, ya ha reclamado al gobierno que intervenga para salvar estos empleos. Hasta el momento este organismo no es susceptible de financiación estatal por su condición de organización benéfica, señala Lonely Planet.

También desde el sindicato PCS se han rebelado y han calificado de “vergüenza” estos despidos. Este personal “ayuda a proteger las joyas de la corona y a mantener limpios y seguros los monumentos y locales reales históricos. No deberían pagar por los efectos de la pandemia de coronavirus” argumentan.

Por su parte, según recoge el diario Mirror, el presidente de HRP, John Barnes, señala que la decisión, que califica de inevitable, es “desgarradora”. “Estamos desconsolados por haber llegado a esto”.

Leyenda de los Beafeeters

Con el nombre oficial de Yeomen Warders of Her Majesty's Royal Palace and Fortress the Tower of London, estos guardianas ceremoniales tenían bajo su responsabilidad la custodia de la fastuosa colección de Joyas de la Corona Británica y la vigilancia de los prisioneros encerrados en la Torre, una de las fortalezas más famosas del planeta y que ha servido como palacio real, cárcel, arsenal e incluso zoológico.

Entre sus tareas, proteger las joyas de la Corona. Foto: Viviane Monconduit | Pixabay

Entre sus tareas, proteger las joyas de la Corona. Foto: Viviane Monconduit | Pixabay.

En la práctica guías turísticos de la Torre -y también una de sus principales atracciones-, que narran la increíble historia del lugar y de las deslumbrantes joyas, para ser uno de los 36 guardianes (35 y un Jefe) es necesaria una prolongada carrera militar: todos son personas retiradas de la Fuerzas Armadas Británicas y con al menos 22 años de servicio. También deben ostentar las medallas al servicio prolongado y a la buena conducta.

¿Y por qué el sobrenombre de Beefeater? No se sabe a ciencia cierta de dónde procede, aunque la principal teoría lo relaciona con los términos beef eaters (comedores de carne) ya que en principio parte de su retribución consistía en carne de ternera entre otros productos. Esta teoría tiene su propia variación peyorativa: serviría para hacer referencia a personas relativamente bien alimentadas en comparación con el resto de la población.

Hay también quien lo relaciona con el término francés buffetier, un término arcaico para designar al guardián de la comida real.

Sea como fuere hoy el término sirve también para hacer referencia a su característico gorro.