¿Cómo sería vivir una temporada en Marte? Dubái tiene la respuesta

El desierto de Dubái recreará las duras condiciones de vida de Marte. Foto: Gobierno de Dubái

¿Cómo sería vivir una temporada en Marte? Dubái tiene la respuesta

Dubái proyecta construir una colonia espacial en su desierto tan grande como 30 campos de fútbol, y en que los residentes aprendan a vivir en el aislamiento

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

11/06/2020 - 13:28h

Dubái tiene un proyecto único entre los países con aspiraciones de conquista espacial: crear una ciudad en Marte. El objetivo es aterrizar en el planeta rojo en 2117, y para ello creará una estructura de domos en su desierto para adaptar las condiciones de vida de los futuros colonizadores marcianos.

La ciudad marciana en el desierto

El proyecto Mars Science City contempla construir una serie de domos entre las rocas del desierto dubaití, en un área de 176.000 metros cuadrados, equivalente a 30 campos de fútbol.

El proyecto de la colonia marciana en Dubái costará 115 millones de euros y espera estar operativa en cuatro años

Aunque todavía no hay una fecha concreta para empezar a levantar las estructuras, pero se espera que ya puedan estar operativas en cuatro años.

En la carrera se apuntaron importantes estudios como BIG (Bjarke Ingels Group), que tienen sus bocetos preparados para convencer al Centro Espacial Mohammed Bin Rashid, promotor de la iniciativa.

2 Foto Estudio BIG

Los domos se construirán con impresoras 3D, usando arena del desierto. Foto: Gobierno de Dubái

El dilema de la construcción

Todavía no se sabe cómo podría llegar una tripulación al planeta rojo y volver sana y salva, aunque hay proyectos como el gigantesco cohete Starship, de SpaceX, que podría abrir el camino.

[Para leer más: Viaja a Marte sin salir de Cantabria (y por solo 6.000 euros]

Pero además del transporte hay que pensar en cómo levantar una colonia. No es posible transportar ladrillos y en Marte no hay árboles para recoger madera. Una de las opciones es usar impresoras 3D, que si en ese planeta usaría el polvo oxidado como materia prima, en Dubái se nutriría de las arenas del desierto.

Vivir en un ambiente hostil

El proyecto de BIG contempla crear varias cúpulas cubiertas por una estructura de polietileno, que puedan estar interconectadas y equipadas con laboratorios y  jardines en los que se pueda probar métodos agrícolas para poder contar con alimentos. También deberán ensayar fórmulas para generar energía y agua potable para los futuros habitantes.

3 Foto Estudio BIG

En los domos se investigará cómo desarrollar las condiciones para la vida marciana. Foto Gobierno de Dubái

Los domos tendrán que tener la comodidades para que los miembros de una misión tengan que vivir durante un año.

[Para leer más: No será como dormir en Marte, pero se le parece]

El factor psicológico es importante, y para saber cómo convivir aislados en un entorno hostil hay varias iniciativas en marcha, como la Estación Concordia en la Antártida, las cápsulas de la NASA en el desierto del Mojave en California y la base que la Agencia Espacial Europea creó en el Sahara marroquí.

Abierto al turismo

La propuesta de Dubái también tiene una veta turística, ya que se propone que uno de los domos tenga un museo, un anfiteatro y un centro de divulgación donde los visitantes puedan conocer los pasos dados en la conquista del espacio.

Además de ensayar las condiciones científicas de la vida en Marte la colonia de Dubái contará con un museo y un centro de divulgación para las visitas

Es similar a la iniciativa que se está desarrollando en Cantabria, donde la agencia Astroland permite pasar tres noches en un domo instalado en la profundidad de una cueva, que imita cómo sería una avanzada colonial en Marte.

3 Foto Gobierno de Dubái

En los domos se permitirán las visitas para divulgar la misión espacial. Foto Gobierno de Dubái

Es difícil vivir en Marte

Es que la vida en el planeta rojo puede ser muy dura. Allí no hay protección posible contra la radiación solar porque la atmósfera es muy delgada y no hay campos magnéticos.

La temperatura no sube de los –63 grados, y la escasa atmósfera hace que los líquidos se evaporen. Sí, entre ellos la sangre humana.