Los competidores de España recogen los frutos de Semana Santa

Los turistas alemanes impulsan el crecimiento de Túnez en Semana Santa.

Los competidores de España recogen los frutos de Semana Santa

El turismo en la margen oriental del Mediterráneo crece un 50% durante la Semana Santa, frente a un leve aumento de España

Los turistas alemanes han catapultado las reservas turísticas de los destinos competidores de España. Las pernoctaciones hoteleras en Túnez, Turquía, Egipto y Marruecos crecieron entre un 15% y un 63% en Semana Santa.

La Semana Santa en España registró índices similares a los del año pasado, de un 80% de ocupación, pero teniendo en cuenta que el país supera sus registros turísticos mes a mes, los números de esas mini-vacaciones tuvieron un regusto a decepción. La excepción fueron los poblados rurales y las estaciones de esquí, que tuvieron casi un lleno completo. En tanto, hubo un leve descenso de turistas en Barcelona, Madrid y la costa andaluza.

La importancia del turismo alemán

Los visitantes que llegan a España desde Alemania, unos 11,88 millones, representan al segundo grupo más importante tras los británicos.

Según Turespaña, el organismo encargado de la promoción del turismo en el exterior, España es el primer destino para los viajes largos en el extranjero, con una cuota de mercado del 13,1%.

Las reservas hoteleras de Túnez crecieron el 63% en Semana Santa, y las de Turquía el 51%

Pero como advirtió esta oficina, el resurgimiento del norte de África y Turquía pueden cambiar las tornas.

Descenso en la Península Ibérica

Las estadísticas de Tevo Trend y el medio digital FVW revelan cómo los alemanes han catapultan el crecimiento de los destinos de la margen suroriental del Mediterráneo.

Tomando en cuenta el período del 19 de marzo al 1 de abril, las reservas hoteleras en España bajaron un 3% comparado con el año anterior. A Portugal le fue peor, donde los hoteles presenciaron una pérdida del 18%.

Italia tuvo un desempeño más aceptable: creció un 10%, y de la costa de enfrente del Adriático, Croacia logró un meritorio 2% de aumento en la llegada de los turistas de ese país.

El boom del Mediterráneo oriental

Pero donde se ha consolidado un auténtico boom es en Turquía, Egipto, Túnez y, en menor medida, Marruecos.


Las promociones de Túnez apuestan por el sol y playa, y un toque de exotismo.

Túnez se lleva las palmas. Con un crecimiento de las reservas del 63%, el pequeño país del Magreb recupera turistas que buscan la oferta de sol y playa en enclaves situados frente al Mediterráneo.

Una de las claves de la resurrección tunecina es la mayor estabilidad política, luego de diversos atentados en enclaves turísticos. La otra es que los operadores presentan ofertas de precios imposibles de ofrecer por los españoles, con paquetes a 30 euros la noche en hoteles cinco estrellas.

Confianza de Turquía

El otro gran ganador es Turquía, con un aumento del 51% en las reservas hoteleras. El país euroasiático, sobre todo gracias a sus destinos de la costa mediterránea y la del Mar Negro, ha sido uno de los destinos tradicionales de los alemanes, favorecido además por el importante flujo migratorio entre ambos países.

El fallido golpe de Estado de 2016 y diversos atentados alejaron al turismo, pero el país recupera su músculo, al punto de que sus autoridades confían en un crecimiento tan acelerado que les permitirá abrir el aeropuerto más grande del mundo.

Egipto de nuevo en carrera

Egipto también se levanta, y presenta un crecimiento del 42% respecto a las últimas dos semanas del 2017. Pese al buen registro, cabe precisar que el país árabe tuvo un mejor desempeño en las semanas previas: 67% de aumento en las reservas en la primera quincena de marzo y del 79% en la última de febrero.

Marruecos también tuvo un desempeño interesante, con un aumento del 15% en la llegada de alemanes a los hoteles de Fes, Casablanca, Marrakech y Tánger, entre otros puntos. Este país es más seductor para el turista francés e inglés, pero de a poco los alemanes incrementan su presencia.

Evitar la pérdida de competitividad

Sin embargo, cabe matizar que la Semana Santa de 2017 cayó entre el 14 y 16 de abril, por lo que la comparativa se hace sobre unas semanas de menor ocupación durante el año pasado.

De todas maneras, el fuerte crecimiento de estos destinos, así como la continua caída de turistas británicos, ha llevado a Turespaña y a los organismos autonómicos y locales de turismo ha rediseñar sus estrategias para evitar la pérdida de competitividad.