Con la vista en una app: así será ir a la playa este verano

Playa de la Isla de Tabarca. Foto: Getty Images.

Con la vista en una app: así será ir a la playa este verano

Alicante pone en marcha un dispositivo pionero que permitirá conocer en tiempo real y según un sistema de colores el ocupamiento de sus playas

Mar Nuevo

Madrid

03/06/2020 - 16:28h

Ya sabemos que nos enfrentamos a un verano, cuanto menos, extraño tras la pandemia que coronavirus que cambiará por mucho tiempo la forma en que nos relacionamos, trabajamos, nos divertimos y, claro, nos vamos de vacaciones. Pero poco a poco empezamos a conocer en qué se traducirá en nuestro día a día. ¿Un ejemplo? Iremos a la playa cuando una aplicación nos de el visto bueno.

Es una iniciativa del ayuntamiento de Alicante, que ha desarrollado una app móvil (también en su web) que mostrará en tiempo real y por colores verde/amarillo/rojo) el número de bañistas en la playa para garantizar la distancia física.

La propuesta busca además consolidar la ciudad como destino seguro desde el punto de vista sanitario frente a la Covid-19.

Una cámara proporcionarán información de la cantidad de gente que accede a la playa y otra alertará cuando varias personas permanezcan durante más de 15 minutos a menos de 2 metros de distancia

[Para leer más: Las diez playas europeas más seguras para este verano]

Primero en la playa de Postiguet

Desarrollado por el consistorio y la compañía Aguas de Alicante, este sistema de videocontrol que han calificado de “pionero en España”, empezará a funcionar a partir del próximo 24 de junio en la playa de Postiguet de la ciudad y, más adelante, también en la playa de la isla de Tabarca, que pertenece al término municipal de la capital.

Si se observa que la playa se satura, la policía local y Protección Civil acudirán a la zona afectada del arenal, donde “avisarán y recomendarán” a los usuarios que deben distanciarse.

El sistema se estrenará en la playa de Postiguet. Foto Manuel Lorenzo EFE

El sistema se estrenará en la playa de Postiguet. Foto: Manuel Lorenzo | EFE.

Para ponerlo en marcha, se instalarán dos cámaras en la azotea de un hotel Meliá cercano con un procesador incorporado que transmitirá los datos de presencia de personas en el Postiguet para saber con precisión si se cumple el distanciamiento y también para diseñar el mapa por colores de ocupación.

Lo innovador de la aplicación es que las cámaras no transmiten imágenes, sino únicamente datos, por lo que se respeta el Reglamento de Protección de Datos Personales.

Este mapa en verde, amarillo y rojo permitirá a los usuarios conocer de antemano si hay sitio o no en la playa, lo que servirá para evitar desplazamientos y, en su caso, planificar alternativas para disfrutar del mar con seguridad.

Una de las cámaras se dedicará exclusivamente a contar cuántas personas entran y salen de la playa a través de las pasarelas, mientras que la otra dividirá la arena en un centenar de franjas para saber si en esas cuadrículas se cumple la obligada separación entre los usuarios.

¿Y la seguridad?

El responsable de Innovación Tecnológica de Aguas de Alicante, Antonio Sánchez, ha explicado esta mañana que, gracias al procesador que lleva incorporada cada cámara (de 8 megapíxeles), éstas no emiten imágenes de la playa sino únicamente datos, lo que permite cumplir el Reglamento de Protección de Datos Personales.

Esta peculiaridad convierte el sistema en innovador y pionero en toda España, según Sánchez. Su desarrollo ha sido posible porque ya existía un proyecto -previo a la pandemia- para controlar el aforo en la playa, proyecto que se aceleró “al máximo” para dar respuesta al verano después de la crisis sanitaria.

El programa contempla contingencias como el cruce de personas, habitual en un lugar como la orilla del mar, y se activará solo cuando se incumplan las recomendaciones de  las autoridades sanitarias (no respetar la distancia social de 2 metros durante más de 15 minutos).

La información de la app se presentará en tres idiomas: castellano, valenciano e inglés

La información sobre la ocupación en la web municipal y la app estará en tres idiomas, castellano, valenciano e inglés.

En un desarrollo posterior de la aplicación, se prevé también ofrecer información de las corrientes, la resaca marina y las mareas. También permitirá anticiparse y ofrecer previsiones sobre la ocupación de la playa con 48 horas  de antelación gracias a una ecuación a partir de la temperatura y la humedad relativa del aire estimada.

[Para leer más: Verano en Europa: estos son los destinos a los que se podrá viajar]

Incertidumbre en el turismo

La primera playa de Alicante en estrenar este sistema es la del Postiguet. La de San Juan tendrá que esperar ya que, según los responsables de la iniciativa, es más difícil de monitorizar por su gran extensión. Sin embargo, también será controlada aunque, en este caso, serán los bomberos quienes vigilarán con la ayuda de drones.

Con la iniciativa, la ciudad quiere consolidarse como destino seguro precisamente en un momento de mucha incertidumbre en relación al turismo que, en el caso de Alicante, procede hasta en un 63% de mercados internacionales.