Conoce San Francisco como si fueras uno de sus vecinos

Deja que un sanfranciscano te muestre su ciudad. Foto: Erik Larson | Pixabay.

Conoce San Francisco como si fueras uno de sus vecinos

Proponemos un recorrido por una de las ciudades más vivas e interesantes del planeta de la mano de quien más sabe de ella: sus vecinos

Alfredo García Reyes

San Francisco

29/09/2019 - 18:00h

San Francisco es una de las ciudades más vivas y con más personalidad de los Estados Unidos. También una de las más densamente pobladas del país. Pero si por algo es internacionalmente conocida es por su escenografía, con los puentes Golden Gate y Oakland-Bay como grandes protagonistas y, sobre todo, por su liberalidad.

Esta ciudad es, sin duda, una de las más abiertas del planeta desde los puntos de vista social, cultural y moral. Una urbe tan dinámica como inabarcable, donde siempre ocurren cosas y en la que cada día del año se celebran decenas de actos relacionados con el arte, el ocio y la divulgación.

[Para leer más: Nueva York, qué hay de nuevo en la Gran Manzana]

Esa libertad y el espíritu de creación que se respiran tanto en San Francisco como en el resto de las ciudades de su bahía es lo que explica que aquí tengan su matriz algunas de las más grandes empresas tecnológicas y digitales del planeta. A saber: Google, Apple, Amazon, Facebook, Twitter, Oracle, Yahoo

Si no quieres quedarte en el San Francisco más evidente, el de los puentes, las casas victorianas y los zigzag de Lombard Street, contrata un tour guiado por sus propios vecinos

‘Like a local’

Desde luego, dominar San Francisco y sus muchas oportunidades de ocio, cultura, compras y gastronomía requiere de tiempo, paciencia y algo de intuición. Pero, a falta de ello, siempre se puede contar con la ayuda de sus propios vecinos.

San Francisco. Foto Aaron Kato | Unsplash.
Las Pinted Ladies de San Francisco. Foto: Aaron Kato | Unsplash.

En este sentido, desde hace años prosperan las iniciativas de particulares y empresas locales que muestran a los visitantes mucho más que los barrios y monumentos más evidentes: los puentes, Pirámide Transamérica, la zona portuaria The Embarcadero, Civic Center y Ayuntamiento, Union Square, los montes Twin Peaks, las casas vitorianas Pinted Ladies o esa meca LGBTI+ que es Castro.

Buen ejemplo de ese empeño por ofrecer a los visitantes la visión de los sanfranciscanos de su propia ciudad es Local Tastes of the City Tours, que ofrece la visita a algunos de los barrios históricos de la mano de sus vecinos.

Uno de los recorridos con más sabor local es que nos proponen a través de North Beach o Little Italy, junto a Chinatown

Recorridos con sabor

Uno de los recorridos más sabrosos es el que se realiza por North Beach, o Little Italy, junto a la no menos atractiva zona de Chinatown.

North Beach. Foto: Can Balcioglu | San Francisco Travel Association.
North Beach. Foto: Can Balcioglu | San Francisco Travel Association.

A lo largo de la ruta se pueden descubrir algunos de los restaurantes, bares y terrazas de toda la vida, como Mario’s Cigar (566 Columbus Ave.), con sus bocadillos de salami, pesto y mozarella, reconstituyentes y evocadores.

O las pizzas y pastas de Mona Lisa, en un local ecléctico, irreverente, incluso gamberro en cuanto a decoración, con algunas reproducciones de la escultura clásica y el Renacimiento ataviados como para ir a las fiestas del Orgullo Gay.

Mural en North Beach. Foto: Alfredo García Reyes.
Mural en North Beach. Foto: Alfredo García Reyes.

Arte y diseño

Pero en la visita también se conocen talleres como el de Macchiarini que desde hace décadas se inspira en algunos de los personajes sociales y artísticos más relevantes del barrio y de la ciudad para sus creaciones de decoración y complementos en metal. Tienda y taller están unidos y conforman uno de los espacios artísticos más interesantes de la zona.

Si buscas un souvenir, date una vuelta por Macchiarini y llévate alguna de sus creaciones de decoración o complementos

Como el showroom de Al’s Attire y sus calzados, en los que los que el color, la confortabilidad y el diseño propio son su leit motiv. También confeccionan prendas de cuero y todo tipo de complementos, no menos atractivos.

Antes de abandonar North Beach, merece la pena entrar en Z Cioccolato y claudicar ante sus pasteles-bombón a base de los sabores más diversos y con combinaciones de frutos secos, frutas confitadas, caramelo, fondants…

Al's Attire, San Francisco. Foto: Alfredo García Reyes.
Al's Attire, San Francisco. Foto: Alfredo García Reyes.

También ante los quesos, chacinas, aceites de oliva, vinos y licores que se venden en Molinari Deli (573 Columbus Ave.), un auténtico colmado mediterráneo, lo cual tiene mucho mérito si se tiene en cuenta la lejanía con Europa.

[Para leer más: La calle más famosa de San Francisco cobrará peaje]

Parques fuera del radar

Junto a ese mismo barrio está la torre Coit, construida en estilo art déco en los años 30 del siglo XX, que es uno de los mejores miradores tanto a San Francisco como a la bahía.

A los verdaderos sanfranciscanos les encantan los parques, y tienen muchos y muy diversos para escoger

Se encuentra en la cima de un agradable parque, Pioneer, en torno al cual se pueden admirar algunas de las mejores casonas de la ciudad.

Dolores Park, San Francisco. Foto: Koushik Chowdavarapu | Unsplash.
Dolores Park, San Francisco. Foto: Koushik Chowdavarapu | Unsplash.

Desde luego, a quienes habitan en San Francisco les encantan los parques. Y hay muchos y muy diversos en esta urbe. Uno de los más frecuentados es Dolores Park, en pleno Mission District, un lugar muy recomendable a la caída de la tarde, sobre todo durante el fin de semana, cuando se convierte en punto de encuentro de artistas callejeros con los propios vecinos del barrio.

Mission District

Esta zona, junto con Castro y Noe Valley, es además una de las más recomendables para buscar alojamiento: por los precios pero, sobre todo, por la personalidad que imprimen sus vecinos, entre los más jóvenes, multiculturales y étnicos de la ciudad.

Respecto a las mejores opciones, los bed & breakfast son los que permiten vivir una experiencia más auténtica. Muchos de ellos se pueden encontrar en Booking.com. Por ejemplo, Noe’s Nest, en Noe Valley, que ocupa una de las características casas victorianas de San Francisco y cuyas habitaciones con baño están decoradas cada una con un estilo y colores diferentes. Ambiente familiar, muy cercano, ideal para largas charlas en torno a la ciudad y sus oportunidades de ocio.


Salón Noe's Nest. Foto: Booking.
Salón Noe's Nest. Foto: Booking.com.

One Market

Por último, uno de los lugares más seductores de San Francisco, frecuentado por muchos de los que trabajan en el Financial District, es One Market.

A mediodía tienen fórmulas “rápidas” para disfrutar de su nueva cocina americana. Pero cuando realmente merece la pena este local es para la cena, siempre más reposada. Es entonces el momento en que el chef Mark Dommen y su brillante equipo ponen a prueba su creatividad.

En la mesa situada en la propia cocina y en la barra que enmarca a ésta lo de comer se convierte en todo un espectáculo, compartido con el quehacer de los cocineros. Allí merece la pena pedir su contundente menú Prime Rib (solo las cenas de viernes y sábados), pero en la carta hay también suculentos platos a base de pescados, carnes y verduras llegados de las procedencias más diversas.

Menú Prime Rib en Onemarket, San Francisco. Foto: Alfredo García Reyes.
Menú Prime Rib en Onemarket, San Francisco. Foto: Alfredo García Reyes.

Sin duda, una consecuencia -o una influencia, más bien- de la plurinacionalidad que ha convertido a San Francisco en una de las ciudades más diversas (e interesantes) del planeta.