Los mejores destinos de verano para amantes del vino

Vista de la ciudad de Friburgo. Foto Francesco Carovillano | GNTB.

Los mejores destinos de verano para amantes del vino

El verano es el momento propicio para visitar nuevos y atractivos lugares… ¿Y por qué no elegir un destino turístico relacionado con el vino?

José Manuel Torres

Valencia

07/07/2019 - 13:15h

¿Crees que el turismo enológico consiste solo en visitar bodegas? Más allá de las catedrales del vino existen destinos que merecen ser descubiertos y que atesoran productos gastronómicos, encantadoras ciudades, pueblos y rincones naturales, además de restaurantes y hoteles. Y el verano es un momento perfecto para descubrirlos.

Os mostramos cuatro puntos de la geografía mundial en los que cualquier amante del vino y de la buena vida podrá sentirse un viajero afortunado: Saint-Émilion, en Francia, Rioja Alavesa, en España, Valle de Willamette, en Estados Unidos y Friburgo, en Alemania.

[Para leer más: El road trip definitivo por Rioja Alavesa]

Saint-Émilion (Francia)

Conocida por sus profundos vinos tintos y de gran cuerpo, Saint Émilion es una de las ciudades vinícolas con más historia de la región de Burdeos.

En Saint Émilion la cultura del vino se vive en la calle. Foto Saint Emilion Tourisme.
En Saint Émilion la cultura del vino se vive en la calle. Foto Saint Emilion Tourisme.

Entre sus principales atracciones turísticas se encuentra Les Cordeliers, una bodega rústica situada en medio de las ruinas de un monasterio franciscano del siglo XIV. Les Cordeliers lleva más de un siglo produciendo el espumoso vino Crémant de Bordeaux en sus antiguas bodegas. Otras bodegas de visita obligada incluyen el notable Château Coutet y el Château Troplong Mondot.

También puede aprender sobre los aspectos básicos de la cata de vinos en la Maison du Vin de Saint-Emilion Wine School. Las sesiones para aquellos que quieran seguir sus cursos se realizan diariamente desde mediados de julio hasta finales de agosto.

Además, Saint-Emilion goza de una gran propuesta gastronómica en restaurantes como La Table de Plaisance, Logis de la Cadene o el famoso L'Huitrier-Pie, que ofrece platos tan distinguidos como la vieira de foie gras frita y laqueada con salsa de soja y yuzu o el lomo de cerdo de la casa de la casa con chirivías en múltiples texturas.

Los castillos y los edificios históricos jalonan Saint Emilion.
Los castillos y los edificios históricos jalonan Saint Emilion.

Rioja Alavesa (España)

Los que busquen el mejor plan enogastronómico están de suerte si deciden pasar unas vacaciones en Rioja Alavesa, una de las siete comarcas en las que se divide la provincia de Álava, y lugar en el que los viñedos cubren como un manto tierras surcadas de montañas que conforman la Sierra de Toloño y que son el escenario perfecto de pueblos admirables y villas medievales como Laguardia, Elciego, Labastida o Samaniego, entre otros.

El verano se viste de fiesta en Rioja Alavesa y comienza con el festival Música entre Viñedos, con conciertos de jazz, blues y rock en paisajes rodeados de viñas pertenecientes a espacios naturales de Labraza, Laguardia, Elciego, Elvillar, Yécora y Baños de Ebro.

En Elciego, del 15 al 21 de julio, se presentará el ‘Estudio Arqueológico del Barrio de Bodegas en Bodegas Marqués de Elciego’ y se realizará un maridaje de vino con chocolate así como una cata denominada ‘De blancos al atardecer’, en las campas de la Ermita de San Roque, así como la cata maridaje musical Wine & Music, a la que seguirá el tradicional picnic en el Parque de la Encina.

Senderismo entre viñas. Foto Ruta del Vino de Rioja Alavesa.
Senderismo entre viñas. Foto Ruta del Vino de Rioja Alavesa.

Por su parte, la Ruta del Vino de Rioja Alavesa ofrece el 20 de julio en Lapuebla de Labarca su III Encuentro Enogastronómico Sostenible, Rioja Alavesa-Euskadi. Una propuesta de kilómetro 0 en la que se podrán conocer de primera mano los mejores productos de la zona, con catas y degustaciones para los asistentes.

Una última cita en la agenda: el Concurso de Pintxos Medievales que se celebra el 24 y 25 de agosto en Laguardia, con auténticas delicias en pequeño formato que podrás maridar con vinos de una zona que presume de poseer auténticas joyas enológicas.

[Para leer más: Vino, música y gastronomía bajo las estrellas]

Valle de Willamette, Oregon (EEUU)

Oregón se divide en siete regiones geográficas y cuenta con 16 denominaciones de origen, siendo la de mayor relevancia y las más extensa, la del Valle Willamette, donde se producen algunos de los mejores tintos elaborados con uvas pinot noir del mundo.

Willamette Valley Vineyards es una de las mejores bodegas del valle.
Willamette Valley Vineyards es una de las mejores bodegas de la zona.

La importancia de esta notable región vitivinícola es tal que la revista Wine Enthusiast otorgó en 2016 al Valle de Willamette el premio a la Mejor Región del Vino del Mundo.

Entre las principales bodegas del Valle de Willamette destacan Willamette Valley Vineyards, Ribbon Springs Vineyard y Domaine Drouhin, esta última en la localidad de Dayton, donde es posible disfrutar de diversas degustaciones y un almuerzo picnic con los vinos de la bodega en el bello patio con vistas al valle y a los viñedos.

Si visita este fértil valle debería alojarse en The Allison Inn & Spa, un encantador hotel que dispone de un prestigioso restaurante cuyo chef ejecutivo, Sunny Jin, fue recientemente nominado al premio James Beard como Mejor Chef en el Noroeste de los Estados Unidos.

Los que disfrutan con la naturaleza deben saber que hay interesantes rutas senderistas a pie, en bicicleta o a caballo por las cercanas Montañas Cascade situadas al este.

Si eres un gastrónomo avezado no olvides que esta zona es una de las regiones pioneras del país en lo que se conoce como cocina de la granja a la mesa -no dejes de lado las afamadas mermeladas caseras que venden los granjeros-.

Turismo enológico en el Valle de Willamette.
Turismo enológico en el Valle de Willamette

Un lugar aconsejable para comer es The Barberry and 1882 Grille, restaurante galardonado en el 2017 con el premio Wine Spectator Award of Excellence que ofrece cocina de temporada de origen local maridada con los mejores vinos del Valle de Willamette.

Baden (Alemania)

Baden, la región vinícola más al sur de Alemania, es fundamentalmente una larga y delgada franja de viñedos ubicada entre las colinas de la Selva Negra y el río Rin, que se extiende unos 400 km de norte a sur. Compuesto por nueve distritos, Baden tiene muchos tipos de suelo y variedades de prestigiosas uvas como gewürztraminer y riesling, entre otras.

La mayoría de los cultivadores pertenecen a las 77 cooperativas de viticultores que producen el 80% de los vinos de Baden. Otras 400 bodegas distribuyen de forma independiente sus propios vinos. 

En esta región prima el sol y se define por sus suaves temperaturas mediterráneas, lo que la convierte en ideal para ser visitada durante el verano.  

Colinas interiores de la cordillera de Kaiserstuhl (Friburgo). Foto Instituto Alemán del Vino.
Colinas interiores de la cordillera de Kaiserstuhl (Friburgo). Foto GNTB.

Además de dar una vuelta por las bodegas y probar sus deleitosos vinos, hay que seguir alguna de las interesantes rutas señalizadas, como la Ruta Romántica, que atraviesa el precioso Valle de Tauber, o disfrutar de un agradable paseo en bicicleta por la ruta Markgräfler Wiiwegli, que se dirige de Friburgo a Weil.

Además, en la región de Baden se encuentran bellas ciudades como Heidelberg, Karlsruhe, Baden-Baden o Friburgo que merecen ser visitadas.

Los excelentes vinos de Baden pueden ser degustados en algunos de los muchos bares de la ciudad o en restaurantes tan alabados como Wolfshöhle o Chez Eric, que ofrece platos elaborados con productos de la zona y además se sitúa en el interior del distinguido Mercure Panorama Hotel.

Una última sugerencia gastronómica es que no se pierdan la Ruta del Espárrago de Baden, vegetal muy valorado en la zona y que se cosecha a finales de junio. Un placer culinario de primera que se inicia con gustosos menús temáticos en los principales restaurantes de Schwetzingen, la ciudad de los espárragos, y continúa cerca de 136 kilómetros por Reilingen, Karlsruhe y Rastatt hasta la idílica ciudad de Scherzheim.