Cuatro formas de recibir al Año Nuevo que solo disfrutarás en Japón

El año nuevo es uno de los pocos momentos en los que visitar las zonas privadas del Palacio Imperial | Wikipedia

Cuatro formas de recibir al Año Nuevo que solo disfrutarás en Japón

Japón es el destino ideal para celebrar la entrada de Año Nuevo: aprovecha para entrar en el Palacio Imperial o para disfrutar de la gastronomía local

Adrián Ortiz

Barcelona

23/12/2018 - 14:00h

Gracias al éxito de la cultura y la gastronomía japonesa, Japón se ha convertido en los últimos años en el destino de millones de turistas, ansiosos de conocer y explorar sus secretos milenarios

Si bien sus principales ciudades –Tokio, Osaka y Kioto– forman parte del listado de ciudades más visitadas del mundo, Japón tiene secretos que sólo podrás disfrutar en épocas concretas. De hecho, nada mejor que Año Nuevo para disfrutar de esta cultura milenaria.

Los japoneses dan la bienvenida al Año Nuevo con múltiples espectáculos de luces, celebraciones milenarias para atraer la buena suerte y largas reuniones en familia.

No en vano, el primer día del año es el momento ideal para visitar el Palacio Imperial, para ver el increíble amanecer nipón o para cruzar el famoso cruce de Shibuya en Tokio.

El primer amanecer desde Japón

Ver el primer amanecer con tus allegados tiene un significado especial en Japón. Sus ciudadanos tienen como costumbre rezar durante la primera salida del sol para tener buena salud y atraer la buena suerte de cara al año venidero. Conocida en japonés como Hatshuhinode, esta plegaria se da en paisajes alejados de las grandes ciudades.

Asimismo, algunas compañías tienen como costumbre fletar un avión para el primer amanecer desde el aire, sobrevolando el icónico Monte Fuji y disfrutar del Osechi, una caja con comida japonesa típica de año nuevo.

Monte Fuji (4)

Muchos japoneses celebran el hatsumode, la primera visita del año al templo, vestidos con kimono, adquiriendo los omikuji, papeles con predicciones escritas, para descubrir cómo será su suerte durante el año entrante.

Una visita al Palacio Imperial

El año nuevo es uno de los escasos momentos del año en los que los turistas pueden acceder a las zonas privadas del Palacio Imperial de Tokio. Asimismo, es el momento en el que el Emperador, junto a la Familia Real, da la bienvenida al año que se inicia.

Palacio Imperial de Tokio (JNTO) (2)

De hecho, es recomendable llegar con tiempo pues se forman largas colas para ver algunos de los miembros de la realeza japonesa aparecer por los jardines.

El momento de disfrutar de la gastronomía

La gastronomía japonesa se ha convertido en una de las más famosas del mundo, compitiendo de tú a tú con otras como la italiana, la española o la china. Los japoneses cierran el año con los toshikoshi soba, unos largos fideos de trigo sarraceno que según la creencia local auguran una vida larga y feliz.

Para acompañar a este manjar, los nipones preparan ozoni, pequeños pasteles que se toman únicamente en la festividad y que contienen diferentes ingredientes, dependiendo de la región.

Para dar la bienvenida al Año Nuevo, por su parte, preparan durante los primeros días de postre el osechi ryori, unas cajas que contienen aperitivos como kuromame, pescados asados y huevos dulces.

Fukubukuro: las bolsas sorpresa

Para los japoneses, las fukubukuro son una religión. Estas bolsas sorpresa, de todos los tamaños y precios, y típicas del primer día del año, contienen artículos exclusivos y de gran valor.

De hecho, se pueden encontrar en todo tipo de comercios, desde tiendas de ropa a papelerías, pasando por cadenas de cafeterías e incluso tiendas de alimentación.