Cuba quiere un turismo más allá del sol y playa

Cuba quiere un turismo más allá del sol y playa

El ministro del ramo pide diversificar el modelo para atraer nuevas inversiones a la isla

Gabriel Trindade

Barcelona

07/05/2014 - 21:13h

Turistas en Cuba
Cuba quiere atraer más inversiones para reforzar el sector turístico de la isla. No obstante, el país caribeño ya no busca únicamente explotar el modelo sol y playa. El ministro del ramo, Manuel Marrero, ha asegurado que su Gobierno tiene el foco puesto en promocionar los aspectos culturales que ofrece la sociedad cubana y espera que la nueva Ley de Inversión Extranjera sirva para aumentar la inversión en un sector que constituye la segunda fuente de ingresos de la isla.
      
 
La OMT asegura que la política no debería afectar al sector turístico como es el caso de Cuba
 
Marrero ha realizado esta afirmación en el marco de la Feria Internacional del Turismo de Cuba. "Estamos trabajando en la implementación de esta nueva ley, que sin duda mejorará la competitividad, y también garantizar el aumento de la calidad y la diversificación de nuestra oferta turística", ha asegurado el alto cargo.

Al acto, también ha acudido el secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Taleb Rifa, quien ha aplaudido la nueva norma ya que permite una flexibilidad que beneficiará la economía en el país. Rifa ha ido un paso más allá en la defensa de los intereses cubanos y, citando el embargo que EE.UU. mantiene sobre la isla desde los 60, ha asegurado que el turismo no debe ser influenciado por la política. Por eso, ha pedido que se restablezcan los vuelos directos entre Nueva York y La Habana.

Marrero ha recordado que por culpa del embargo y de la crisis económica las previsiones para el desarrollo del sector se han frenado. Cuba fue incapaz de cumplir en 2013 con la meta de tres millones de visitantes extranjeros que habían sido predichas por las autoridades. El gasto extranjero se situó en 1.800 millones de dólares (1293 millones de euros).

El sector turístico cubano ya tiene una importante participación de los inversores extranjeros a través de 26 empresas mixtas que operan 15 hoteles con más de 5.600 habitaciones. Entre ellos, compañías españolas como Husa, Barceló o Hotusa.